«La disciplina es fundamental para una tesis doctoral»

Alberto Cairo: «Una buena infografía tiene que estar basada en información o datos de calidad y contrastados»

Alberto Cairo: «Una buena infografía tiene que estar basada en información o datos de calidad y contrastados»

Desde EE. UU., donde es titular de la cátedra Knight de la Universidad de Miami ycomo director del programa de visualización del Centro de Ciencias Computacionales, Alberto Cairo nos cuenta cómo fue la preparación de su tesis de doctorado por la UOC. Anteriormente, fue director de infografía en El Mundo digital y en la Editora Globo de Brasil. Autor de los libros The Functional Art: An Introduction to Information Graphics and Visualization y The Truthful Art: Data, Charts, and Maps for Communication, en la actualidad compagina la docencia con su trabajo de consultor y diseñador independiente para compañías como Google y Microsoft.

Por Marian Antón

"La gestión del tiempo es fundamental para investigar"

¿Cuándo empiezas a interesarte por las infografías y decides dedicarte a ello profesionalmente?

Aproximadamente en 1997. Había estudiado periodismo en Santiago de Compostela y una profesora de la universidad, que sabía que yo podía hacer bocetos, me comentó la posibilidad de hacer prácticas en el departamento de infografías de La Voz de Galicia. Allí me enseñaron un montón de cosas de este mundo. Así empecé como infografista: la persona que explica unas cosas mediante un dibujo. Luego fui derivando a la visualización de datos, donde ahora estoy metido más a fondo.

Como experto, ¿cuáles son los parámetros que debe cumplir una buena infografía?

Lo primero es que tiene que estar basada en información o datos de calidad y contrastados. Por eso, el trabajo previo es clave: reunir la información, hablar con distintas fuentes, contrastar los datos y asegurarnos de que lo que queremos mostrar tiene coherencia con la realidad. Si va a ser un gráfico basado en datos y estadísticas, es bueno asociarnos con alguien que sea experto en estos temas, dado que normalmente los periodistas no dominamos la estadística. Por último, hay que conseguir representar los datos con formas que ayuden al lector a interpretarlos de la manera más adecuada posible.

¿Hay suficiente formación en España para quien se quiere especializar en este tema?

Aunque no conozco toda la oferta al completo, lo que está claro es que hay más de la que había hace unos años. Por ejemplo, la UOC ofrece unas clases de visualización de datos de las que soy consultor.

¿Cuándo te empezaste a plantear hacer un doctorado?

Siempre me interesó tener una carrera dual. Soy profesor en la Universidad de Miami desde hace casi seis años, pero al mismo tiempo sigo como freelance haciendo trabajos para empresas. Para avanzar en mi propio trabajo independiente no necesito seguir investigando, pero para mi trabajo académico pensé que tener un doctorado me podría servir para profundizar y para aprender sobre nuevos métodos de investigación. El programa en la UOC me ayudó mucho con las clases, los consejos de los consultores, los libros y lecturas recomendados.

¿Tenías muy claro el tema o evolucionó a medida que avanzaba tu investigación?

Tenía muy claro que quería investigar la parte que conozco más, es decir, la infografía en prensa: mapas ilustrados, gráficos y cómo evolucionaron en los últimos veinte años. Me interesaba y tenía unas tesis personales, pero quería contrastarlas con la realidad, y para ello he tenido que investigar, entrevistar a expertos, leer libros que hablan de la evolución de los gráficos en prensa, contabilizar gráficos que se publican, etc. Algunas cosas las pude confirmar y otras cambiaron mis tesis iniciales de acuerdo con lo que encontraba. Otros aspectos que también evolucionaron fueron, por ejemplo, el número de entrevistas a expertos que hice, ya que doblé las previstas en mis planes iniciales, y el ámbito. Al principio quería analizar la evolución global y decidí centrarme en el mundo anglosajón, concretamente en los medios de comunicación de élite en Estados Unidos. Así, restringiendo mi ámbito de actuación, pude llegar a unas conclusiones más sólidas.

¿Cómo fue compaginar el doctorado con tu trabajo?

Llevo seis años dedicándole un poquito de tiempo a la tesis, pero fue realmente a finales de 2015 y en 2016 cuando ya casi me dediqué a ella a tiempo completo. Cuando digo «a tiempo completo» realmente quiero decir todo el tiempo libre que me queda después de hacer mi trabajo como profesor en la universidad con mis clases y mi trabajo como consultor freelance. Eso significa que durante un año aproximadamente he dedicado un día o dos a la semana a la investigación.

¿Qué consejos darías a quienes se estén planteando hacer un doctorado?

En primer lugar, que escuchen mucho a los consultores que se les asignen, porque sus ideas y sus consejos les ayudarán mucho a perfilar las cosas. La persona que dirige el comité para tu tesis es la figura a la que yo llamo consultor y a la que comparo un poco con el editor de un medio de comunicación o de una editorial. Es como una especie de Pepito Grillo que te va diciendo lo que está bien o lo que no tanto. Es muy bueno escucharlo como guía u orientador de la tesis. Más adelante, una vez que vas mandando las versiones del trabajo, vas a recibir sus comentarios y sugerencias y tienes que tomártelos muy enserio, porque ellos suelen saber mucho más que tú, por lo que hay que escucharlos atentamente. Otro factor muy importante es la gestión del tiempo. Para ello tienes que saber qué tipo de persona eres. En mi caso, necesito hacer cada día una cosa concreta, no mezclar diferentes asuntos en una misma jornada. Así, dos o tres días a la semana doy clases en la universidad o las preparo, otros trabajo como freelance en mis proyectos y, así, pude reservarme uno o dos días para mi tesis. De todas formas, lo importante es ser muy estricto y sentarse a escribir o a investigar el tiempo que te hayas asignado. La disciplina es fundamental. Hoy en día es muy fácil dispersarse y, por eso, mi consejo es centrarse durante unas horas o unos días concretos solo y exclusivamente en lo que te has propuesto para avanzar.