Dajana Djedovic, estudiante del máster de Comunicación Corporativa, Protocolo y Eventos

«Mis padres me enseñaron a no rendirme, fueran cuales fueran los obstáculos»

Dajana Djedovic: «Para cursar una formación en línea tienes que conocerte bien, ser constante y disciplinada. Más que con estudios presenciales»

Dajana Djedovic: «Para cursar una formación en línea tienes que conocerte bien, ser constante y disciplinada. Más que con estudios presenciales»

Como su propio nombre indica, Dajana Djedovic no es española de nacimiento aunque sí de corazón, como ella misma dice. Nacida en Tuzla, antigua Yugoslavia y actualmente Bosnia- Herzegovina, sus padres llegaron a España huyendo de la guerra cuando ella era solo una niña. Esta estudiante del máster de Comunicación Corporativa, Protocolo y Eventos que actualmente hace sus prácticas, nos cuenta su trayectoria y sus planes de futuro.

Por Marian Antón

«Ahora mismo no me imagino trabajando en un lugar que no sea una agencia de comunicación»
 

¿Cuándo llegaste a España?

Llegué a Cantabria cuando era muy pequeña, en brazos de unos padres que, aun siendo licenciados en arquitectura, los avatares de la vida, o mejor dicho de la guerra, los empujaron a empezar desde cero, en un lugar desconocido y con un idioma que no hablaban. Poco a poco se abrieron camino. Yo fui educada con la mezcla de dos culturas, lenguas y mentalidades diferentes. De ellos aprendí que el sacrificio merece la pena cuando tienes claro lo que quieres. Y, si no lo tienes, también, porque las puertas se cierran y abren constantemente en todas partes y nunca sabes dónde puedes acabar. Resumiendo: me enseñaron a no rendirme, fueran cuales fueran los obstáculos.

¿Cómo había sido tu trayectoria profesional antes de empezar el máster?

Siempre me habían apasionado los idiomas, la lingüística, la literatura y todo lo que tuviese que ver con comunicar mediante las palabras, que para mí es puro arte. Así pues, me gradué en Traducción e Interpretación por la Universidad de Salamanca (USAL) con inglés y francés como lenguas extranjeras. En la USAL me ofrecieron la oportunidad de ir a Bruselas para dar clases de español durante un año académico en el ISTI, el Instituto de Traducción e Interpretación que ya conocía por haber cursado allí medio periodo de Erasmus dos años antes. Por motivos personales, volví de Bélgica a Cantabria, donde trabajé un año como profesora de inglés en una academia privada. Además, estuve trabajando como traductora autónoma medio año.

¿Qué te atrajo del máster de Comunicación Corporativa, Protocolo y Eventos?

Hasta aquí me había dejado llevar. Nomadismo profesional sin hoja de ruta. Quería acumular experiencias —en parte para aprender, en parte para ponerme a prueba—, y después decidí encauzar mi vida profesional hacia una especialización de comunicación. Me parecía un campo desconocido muy interesante con el que colocarme en un sector que, aunque igual de apasionante que la traducción y la docencia, me iba a ofrecer un ritmo más dinámico. Y aquí estoy, con un nuevo inicio y un nuevo horizonte con los que cada día aprendo y disfruto más.

¿Qué objetivo te planteaste?

No fue amor a primera vista, sino que fue germinando y floreciendo gradualmente. Cuanto más aprendía en el máster, más me interesaba y más claro tenía que había llegado aquí para quedarme. Creo que la comunicación corporativa y la organización de eventos son las dos ramas que más potencian mi capacidad de análisis y creatividad.

¿Cómo conociste la UOC?

Indagando por internet mientras buscaba diferentes másteres, ya que no la conocía. Al principio me pareció arriesgada la idea de estudiar en línea. Sin embargo, me llamó la atención tanto la explicación de la metodología, orientando la materia a la parte práctica, como las asignaturas que ofrecían. También tuve en cuenta que para cursar una formación en línea tienes que conocerte bien, ser constante y disciplinada, más que con estudios presenciales. En cualquier caso, merece la pena por la flexibilidad de horarios que brinda.

¿Qué te ha parecido hasta ahora?

Además de las clases, la UOC ofrece seminarios en línea, foros de debate, entrevistas y cursos adicionales. Por otra parte, me gusta que se actualice con regularidad. Eso es precisamente lo que más destacaría: renovación constante y variedad de recursos, formación, eventos y plataformas interactivas. Lo que considero que sí que se podría mejorar es el servicio de atención. Propondría una plataforma alternativa para gestionar las preguntas, dudas y trámites urgentes.

¿Y qué destacarías del máster?

Aplaudo el reto de llevar la teoría a la práctica en cada prueba de evaluación continua (PEC): presentar propuestas de planes de comunicación, idear estrategias creativas, organizar eventos, exponer normas de protocolo o afrontar crisis de reputación con trabajos por escrito y, la mayoría de veces, grabando una presentación audiovisual para exponer nuestro trabajo y desarrollar así tácticas de comunicación no verbal. Asimismo, destacaría la visión crítica que se desarrolla en el aula, fomentando el debate y el respeto por las opiniones dispares. Encuentro que estudiar así es más estimulante y enriquecedor, puesto que es necesario profundizar en los temas que se abordan.

«Para mí, las prácticas presenciales eran condición sine qua non para matricularme en el máster»
 

¿Qué te pareció la opción de hacer prácticas presenciales?

Para mí eran condición sine qua non para matricularme. Quería tener unas prácticas garantizadas porque, al no haber hecho la carrera presencial sobre comunicación, necesitaría un mínimo de experiencia antes de volver a lanzarme al mundo laboral.

¿Cómo llegaste hasta la empresa donde estás haciéndolas, Marco de Comunicación (MdC)?

Independientemente de la asignación de la empresa por la UOC, el procedimiento para llegar a hacer prácticas es enviar el currículum junto con una carta de motivación y luego pasar una entrevista. En mi caso, por diferentes razones este proceso fue una odisea. Puede parecer una exageración, pero realmente no fue tarea fácil. Sin embargo hoy en día recuerdo la sinergia de los sucesos como una anécdota, cuando menos, divertida. Me remito a lo que comenté al principio: no rendirse nunca.

¿Por qué Marco de Comunicación?

Quería desplazarme a Madrid para poder trabajar en una empresa de publicidad y relaciones públicas mediana de carácter internacional donde se valorasen la visión amplia y la multiculturalidad, así como la variedad y el talento joven. Marco parecía representar eso. Y ahora lo puedo confirmar.

¿De qué te encargas en la empresa?

MdC se divide en varios departamentos y, puesto que está creciendo en todo el mundo, su expansión hace que clientes internacionales como Netflix, TRESemmé o COP22 cobren especial relevancia. Yo soy junior account executive en el Departamento Internacional, donde trabajamos en inglés y gestionamos las cuentas del Consejo Mundial del Agua (WWC), la Unión por el Mediterráneo (UpM), Kaiserwetter, ABA English y Oracle. Ayudo a gestionar las tres primeras organizaciones: desde tareas administrativas hasta búsqueda de información, traducciones, manejo de bases de datos de periodistas, relaciones con los medios, recopilación de datos para fundamentar las notas de prensa, revisión de artículos de opinión (op-ed), apoyo al planteamiento de estrategias y acciones comunicativas y captación de figuras influyentes para eventos.

¿Te gusta el trabajo en agencia?

Me gusta mucho, y ahora mismo no me imagino trabajando en un lugar que no sea una agencia de comunicación. Todavía me queda mucho por aprender y una agencia es el lugar ideal. Además, que mi equipo esté formado por anglófonos y bilingües también es un reto constructivo. En este sentido, es un espacio donde te adaptas, compartes y aprendes con tus compañeros y de tus compañeros. Me siento afortunada de estar rodeada de personas con gran talento y mucha energía, pues eso se contagia.

¿Qué te parece más duro?

La jornada laboral es todo un desafío cuando se juntan varios plazos de entrega ajustados y peticiones urgentes, o cuando la carga de trabajo se intensifica porque hay que gestionar varias tareas complejas al mismo tiempo. Pero hay mucha cooperación entre nosotros.

¿Cómo te planteas tu futuro profesional? 

Como becaria en prácticas, aún no tengo tareas que requieran gran responsabilidad, y estoy deseosa de llegar a ese punto de mi carrera profesional. Aun así, creo que empezar desde el escalón más bajo, que al fin y al cabo es el pilar fundamental, es la mejor manera de comprender el funcionamiento global y dominar las distintas piezas que acaban fundiéndose para crear el resultado. Tengo ganas de adquirir agilidad y seguir perfeccionando mis habilidades en agencia, ya que creo que habría una buena retroalimentación. Como ya he dicho, todavía me queda por aprender, pero creo hacerlo con rapidez y tener los ingredientes necesarios: curiosidad, mente abierta, café y motivación.

«La comunicación corporativa y la organización de eventos son las dos ramas que más potencian mi capacidad de análisis y creatividad»
Más entrevistas
    Cargando...