La arquitectura

| A | B | C | D | E |F | G | H | I | J |K | L | M | N | O |P | Q | R | S | T |U | V | X | Y | Z |


ábaco
Pieza cuadrada, como plancha o tablilla, que se dispone en la parte superior del capitel (v.) de una columna y sobre la que se apoya directamente el arquitrabe (v.). En principio, su función es doble: proteger la decoración del capitel y aumentar la superficie de asiento de la construcción superior sobre la columna. Aunque el ábaco suele ser cuadrado, los hay también rectangulares y circulares; en el orden corintio (v.) los lados se hacen curvos -cóncavos-, con lo cual sobresalen los ángulos.

abaluartar
Disponer baluartes o torreones salientes en un lienzo de muralla, al objeto de mejor defenderlo desde el propio interior del recinto fortificado.

abocardado (v. abocinado)

abocinado
Se dice del arco o vano cuya luz (v.) aumenta progresivamente de un paramento (v.) a otro del muro en que abre, siendo lo más frecuente que lo haga del interior al exterior, lo que permite mejor iluminación y mayor visibilidad a su través aun cuando el muro sea grueso.

abovedada, construcción
Es aquella que depende estructuralmente del uso del arco y del principio de distribución de cargas que el arco conlleva. Se contrapone frecuentemente a la construcción adintelada o arquitrabada (v.), en la que las cargas gravitan sobre un dintel (v.) o arquitrabe (v.).

ábside
Espacio interior de planta semicircular o poligonal abierto a una nave. Puede o no acusarse al exterior del edificio. Su disposición responde, en principio, a la idea de singularizar una zona o zonas del espacio edificado. En las basílicas civiles romanas, por ejemplo, señalaba el lugar destinado a los magistrados -en la cabecera-, y luego en las cristianas fue el lugar donde se instalaba la silla o cátedra del obispo, así como los bancos para los presbíteros.

absidiolo
Abside pequeño o abierto a un ábside mayor. Un ábside con absidiolos recibe el nombre de ábside lobulado.

abujardado
Labor de cantería en la que la piedra se labra con un martillo de bocas cuadradas guarnecidas de dientes (bujarda).

acanaladura
Ranura o estría ancha. Es corriente decorar con acanaladuras los fustes de las columnas y las pilastras, acentuan do el efecto de verticalidad. Cuando las acanaladuras se disponen juntas dan lugar a una arista, que en ocasiones se deja intacta (arista viva) y en otras se achaflana o mata.

acanto
Motivo ornamental que está basado en la hoja de la planta del mismo nombre -gruesa, de bordes dentados, con tendencia a enrollarse sobre sí misma-, que se talla en molduras y particularmente en los capiteles de los órdenes corintio y compuesto (v. órdenes arquitectónicos).

acodalar
Disponer travesaños de madera sobre dos tapiales o los laterales de un vano para evitar que se aproximen hacia adentro y se derrumben.

acodo
Perfil en escuadra de una moldura que rodea un vano. Asimismo, resalto de una dovela (v.) bajo la línea del intradós (v.).

acordar
Unir o enlazar dos elementos arquitectónicos mediante líneas o superficies curvas que realizan la transición gradual de uno a otro. El acuerdo puede ser realzado por una moldura que disimula la junta sobresaliendo el elemento más destacado, o repetido, esto es, con la moldura a ras del elemento más saliente.

acrópolis
Recinto amurallado en la parte más elevada de una ciudad, en cuyo interior solían situarse sus principales templos y edificios públicos. Este planteamiento urbanístico es habitual -aunque no exclusivo- en las ciudades de la antigua Grecia. La Acrópolis por antonomasia es la de la ciudad de Atenas, a la que hay que entender que se alude cuando no se especifica otra cosa.

acrótera
Piedra labrada o escultura que se dispone en el vértice o en los extremos de un frontón (v.), para servir de ornamento. Por extensión, coronamiento -frecuentemente una cruz- de la bóveda del crucero en algunas iglesias.

acroterio
Pretil o murete construido sobre la cornisa para ocultar la altura del tejado.

acueducto
Construcción subterránea o aérea destinada a conducir agua. Fundamentalmente se da este nombre a las construcciones aéreas, en las que el canal por donde discurre el agua se sustenta sobre arcadas, dispuestas en varios pisos cuando así lo exigen los desniveles del terreno. Es común, aunque no del todo exacto, dar el nombre de acueducto precisamente a esas arcadas de sustentación, que constituyen lo más llamativo y bello del conjunto. Pero no debe olvidarse que el desarrollo total de la obra hidráulica es, en algunos casos, aún más impresionante, habida cuenta de la distancia enorme desde la que se hace llegar el agua: unos 17 km, por ejemplo, en el de Segovia, que no es de los más largos. Por la audacia, magnitud y belleza de este tipo de construcciones destaca la arquitectura romana, sin que deban olvidarse otros acueductos construidos en la Edad Media o en la América hispana en época colonial, como el extraordinario de Cempoala (México), con 44 km. de recorrido.

acuesto
Inclinación o desvío respecto de la vertical de una parte cualquiera de la construcción.

achaflanar
Matar o biselar la esquina de un elemento arquitectónico de caras perpendiculares, sustituyéndola por un chaflán o cara en ángulo de 45º.

adarajas
Salientes que se dejan en el extremo de un muro al objeto de trabarlo o enjarjarlo (v.) con la parte que luego se ha de construir.

adarve
En general, muro de una fortaleza. Más concretamente, camino de ronda por la parte superior de una muralla, protegido por un parapeto, que comunica los diferentes puntos de guardia. En las ciudades musulmanas, callejón sin salida, con puerta de acceso que se cierra de noche, aislando así el conjunto de casas que dan a él.

adintelada, construcción
Aquella que en su estructura se basa en el uso del dintel (v.), es decir, de vigas horizontales apoyadas sobre columnas o, más en general, pies derechos (v.).

adobe
Masa de barro, mezclado generalmente con paja cortada y machacada, que se moldea en forma de ladrillo y se seca al sol. Se diferencia del ladrillo propiamente dicho -aparte la composición, la calidad de la arcilla y el tamaño, que suele ser más voluminoso en el caso del adobe- en que el ladrillo se cuece al fuego. Muchas veces en la obra los adobes se disponen aún húmedos, con lo cual se sueldan entre sí de forma que la construcción resulta un todo compacto una vez seca.

adoquín
Sillar (v.) pequeño empleado preferentemente para pavimentar.

adyton
Santuario interior de un templo griego, su parte más íntima y reservada, donde se acostumbraban pronunciar los oráculos.

aglomerante
Dícese de aquellas sustancias o mezclas que tienen la propiedad de trabar o unir entre sí materiales de pequeño tamaño mezclados con ellas, de forma que resulte una masa firme. Masa que suele moldearse para darle la forma que se desea.

ágora
En las antiguas ciudades griegas, plaza pública, generalmente porticada, en la que solían tener lugar muchas de las principales manifestaciones de la vida ciudadana. Albergo en principio el mercado, y con el tiempo constituyó el verdadero centro político de la ciudad, construyéndose en torno a ella diversos edificios públicos como el ecclesiasteron o sala de asambleas, el bouleuterion o consejo municipal, el pritaneo o consistorio, etc. frecuentemente cerraba uno de sus lados la stoa, construcción alargada, formada por pórticos de una o dos plantas, escenario de la vida de relación y de las transacciones mercantiles.

agramilar
Decorar una pared figurando hiladas de ladrillos con pintura o estuco. También construir una pared dejando el ladrillo visto y raspándolo con el gramil (v.) para igualarlo y rehundir el mortero.

agua
En terminología arquitectónica, vertiente del tejado. Es muy frecuente la expresión "a dos aguas", es decir, de doble vertiente.

aguilón
Teja o pizarra cortada en ángulo para ser colocada en la esquina de un tejado.

aguja
Chapitel (v.) estrecho y alto de una torre, y a veces, por extensión, la torre misma rematada así.

ajaraca
Ornamentación basándose en lazos y florones, de inspiración árabe.

ajedrezado
Decoración basándose en cuadros alternativamente distintos -en color, en relieve, etc.-, como las casillas de un tablero de ajedrez.

ajimez
En principio, y en su aceptación más propia, saledizo (v.) ante una ventana cubierto con celosías. Impropiamente -pero de uso muy común-, o ventana arqueada que, dividida en su centro por un parteluz (v.), origina dos ventanas gemelas separadas por una columnilla.

ala
Parte de un edificio construida a continuación del cuerpo principal de éste, tanto si mantiene la misma alineación como si se construye en recodo.

alabastro
Especie de mármol translúcido, de ricos matices y fácil pulimento.

alambor
En las obras de fortificación, talud o pendiente. También, derrame de un muro, es decir, manifestación de su grosor en plano inclinado.

alarife
Voz de origen árabe que significa arquitecto o maestro de obras y, por extensión, albañil.

alaroz
Madero o viga que divide horizontalmente el vano de una puerta o ventana, y que a veces sirve de soporte a una mampara para reducirlo.

albanega
En la arquitectura islámica, triángulo comprendido entre cada rama del arco y el alfiz (v.) que lo encuadra. Se emplea asimismo como sinónimo de enjuta (v.) o espacios triangulares determinados en una superficie cuadrada o rectangular al inscribir en ella un círculo o una elipse.

albañal
Canal de desagüe de aguas residuales y de lluvia. También, pozo donde se almacenan estas aguas, de forma que pueden entrar en él, pero no retornar.

albardilla
Coronamiento de un muro con saliente por ambos paramentos (v.), en forma de tejadillo, que tiene por objeto evitar que las aguas de la lluvia resbalen por ellos.

albarrana
En una fortificación, torre separada de la línea de murallas, pero unida al recinto fortificado por un puente o paso subterráneo.

alcabor
Hueco interior de la campana de una chimenea u horno.

alcaicería
Lonja o barrio de mercaderes en el mundo islámico, especialmente donde se vendían mercancías valiosas y que, por ello, solía estar cerrado y protegidos sus accesos. Deriva este término del utilizado en el mundo bizantino para designar los mercados imperiales.

alcatifa
Relleno de escombros con que se nivela groseramente un suelo antes de cubrirlo con el lecho sobre el que se asentará directamente la solería (v.). Asimismo, barro o mortero sobre el que se disponen las tejas en un tejado.

alcazaba
Recinto fortificado, construido generalmente en lo alto de una ciudad, donde se acuartelan las tropas que han de defenderla y, en su caso, controlarla.

alcázar
Palacio real o residencia principesco, fortificado o no.

alcoba
En general, habitación destinada a dormitorio. En sentido estricto, aposento de pequeñas dimensiones, utilizado como dormitorio, que da a una sala más grande por un vano sin puerta, a través del cual recibe de aquélla luz y ventilación.

aldaba
Barra o travesaño con que se aseguran postigos y puertas, una vez cerrados. También, pieza de metal que se fija en las puertas, cajones y arcas para asirlos y moverlos. Se usa, asimismo, como sinónimo de aldabón (v.).

aldabilla
Gancho o pasador metálico que, encajado en una hembrilla o hueco, asegura el cierre de puertas, ventanas, etc.

aldabón
Aldaba grande que se coloca al exterior de la puerta de entrada de una casa y que sirve para llamar golpeando.

alero
Extremo inferior de la vertiente de un tejado, que se prolonga en voladizo más allá de la fachada o vertical de la pared. Se dice que el alero es corrido cuando es prolongación de la vertiente del tejado en el mismo plano oblicuo.

alfarje
Techo plano de madera, sobre vigas que se cruzan o simplemente transversales, que suelen labrarse y decorarse. Por lo general ese mismo techo sirve de suelo al piso superior.

alféizar
Derrame o superficie de un muro, correspondiente a su grosor, que se pone de manifiesto cuando se abre en él un vano. Es, con todo, habitual llamar así tan sólo al plano de esa superficie que corona el antepecho (v.) de las ventanas.

alfiz
Moldura que recuadra un vario en arco, o bien la parte ornamentada de una portada para separarla del muro liso.

alhóndiga
Edificio público destinado al almacenamiento y compraventa de cereales.

alicatado
Labor de recubrimiento y decoración a partir de azulejos.

alicer
Friso o zócalo de azulejos y, también, cada uno de los elementos que los forman, cortados según las exigencias de la composición decorativa.

alineación
Línea de fachada de un edificio.

alineamiento
Construcción megalítica basada en la disposición lineal de menhires (v.) sobre amplias extensiones de terreno.

aljibe, bóveda de
Llamada también bóveda claustral, es la formada por la intersección de dos bóvedas de cañón (v.) de la misma flecha (v.), que descansan sobre las paredes que limitan el recinto, creando cuatro paños triangulares de superficies curvas, con las correspondientes aristas.

almena
Pilar saliente en la coronación de un muro fortificado, que sirve de parapeto para sus defensores. Dispuestas de trecho en trecho, las almenas dejan huecos abiertos por los que repeler una eventual agresión, lo que sería más difícil con un parapeto continuo.

almendra
Adorno en forma de ese fruto que se repite en algunas molduras. Puede tener significación religiosa, hablándose entonces de la almendra mística o mandorla (v.).

almimbar
Castellanización del término árabe minbar (v.), o púlpito existente en la mezquita, desde donde el imán dirige la oración de los viernes.

alminar
Voz de origen árabe que significa etimológicamente "lugar de fuego", por lo que se ha sugerido su inspiración en los faros. Se trata de una torre aneja a la mezquita, desde la que el muezzin o almuédano llama a voces a la oración cinco veces a lo largo de la jornada. Aunque no es un elemento esencial de la mezquita -falta en algunas y se multiplica en otras, como en las turcas, con simple función decorativa-, sí es uno de los más repetidos e interesantes arquitectónicamente por su gran variedad de formas. Se utiliza como sinónimo de alminar el término minarete (v.).

almizate
En las armaduras de par y nudillo (v.), el paño horizontal que se dispone en el centro uniendo los nudillos (v.) y que da al techo la apariencia de una artesa invertida (v. artesón). Por extensión, en los techos artesonados (v.), parte plana o rehundida de cada artesón, que suele ser la más decorada.

almohadilla
En el capitel jónico, parte lateral de la voluta o cojinete (v.).

almohadillado
Labor de cantería que talla los sillares de forma tal que, dispuestos en la obra, se marquen poderosamente las junturas, con el fin de que el paramento no se ofrezca uniforme, sino que se module de luces y sombras por efecto de los relieves así conseguidos. En ocasiones se trata simplemente de biselar los bordes de cada sillar por la cara vista, para que las junturas queden rehundidas en forma de V (almohadillado plano); otras veces se talla en forma de pirámide la cara del sillar que dejará visible (almohadillado en punta de diamante); y otras, en fin, se deja esa cara visible sin labrar o se labra toscamente para que las propias desigualdades de la superficie externa individualicen los sillares (almohadillado ciclópeo).

almojaya
Madero que se introduce en los mechinales (v.), o agujeros dejados con este propósito en el muro, sobre el que se apoyan los tablones de un andamio.

altorrelieve
Trabajo de escultura decorativa en el que las figuras representadas destacan sobre el plano del fondo más de la mitad de su bulto. Por supuesto que no debe tornarse esta definición -que contrapone el alto al bajorrelieve (v.) en la frontera o límite del medio bulto- al pie de la letra: no es cuestión de medida, sino de intencionalidad por parte del artista, que en el caso del altorrelieve busca el efecto plástico del bulto, mientras que en el del bajorrelieve se limita tan sólo a insinuarlo.

alzado
Aspecto externo de un edificio o de alguna de sus fachadas, mostrando su desarrollo vertical.

ambón
Púlpito o estrado que se dispone en el presbiterio o en el coro de algunas iglesias -frecuentemente dos, a uno y otro lado del altar- y desde el que se daba lectura a la epístola y al evangelio.

ambulacro
En general, corredor o pasillo. Se utiliza a veces este término en su versión latina ambulacnum, o en el plural incorrecto ambulacri. Puede tener el sentido más restringido de galería estrecha por la que se puede rodear un edificio o su parte central. Véase deambulatorio. Asimismo, se da este nombre a estrechas galerías o pasillos subterráneos en fortificaciones, catacumbas, etc.

anclaje
Enlace de las partes de una construcción por medio de elementos metálicos que asestaran su inmovilidad.

andito
Pasillo estrecho que, en algunas iglesias románicas, rodea total o parcialmente la nave central, discurriendo por debajo de las ventanas abiertas en lo alto de dicha nave y sobre las arquerías de la galería o tribuna (v.).

anfipróstilo
Término que designa el templo clásico que tiene pórticos en sus dos lados o frentes más estrechos, y que carece de columnas en los más largos o laterales.

anfiteatro
Construcción de planta elíptica o menos frecuentemente circular, con gradas en torno a un espacio libre en el centro destinado a algunos espectáculos públicos (luchas de gladiadores, habitualmente, en la Antigüedad). También, modernamente, graderío semicircular de un teatro o aula y, por extensión, todo el local o edificio que lo contiene.

angrelado
Decorado con remates en forma de pequeños picos o dientes.

anillo
Moldura lisa o decorada que ciñe el fuste de una columna. También se llama así la cornisa circular que sirve de base a una cúpula.

anta
Pilastra (v.) empotrada en los extremos de un muro, sirviéndole de refuerzo. En un sentido más estricto, las que se disponen a ambos costados de las puertas de un edificio, a manera de jambas (v.), sobresaliendo sólo por la parte frontal.

antecámara
Pieza que sirve de vestíbulo o acceso a una o varias habitaciones mayores.

antefija o antefixa
Elemento decorativo que se dispone sobre el alero de una cubierta y que tapa el extremo de una hilera de tejas.

antepecho
Parte del muro de una fachada que corresponde, inmediatamente por debajo de un vano, a la anchura de éste y a la altura desde el piso a la parte inferior del mismo vano, que se dispone como protección para poder asomarse sin peligro. Por tener la misma función, se llama también antepecho a la prolongación de los muros de fachada por encima de la línea de la azotea de un edificio, así como a los pretiles (v.) de los puentes. Puede ser calado -como baranda o balaustrada, por ejemplo- o macizo, esto es, continuo.

antipendio
Tapiz que tapaba la parte delantera del altar entre la mesa y el suelo. Por extensión, el propio frontal (v.) ornamentado del altar.

antis, templo in
En la tipología del templo griego, aquel cuyo pórtico resulta de la prolongación de los muros longitudinales de la cella (v.) mediante dos antas (v.), permitiendo con ello la disposición frontal de columnas.

apadana
En la antigua Persia, bajo los aqueménidas, gran sala hipóstila (v.) en el complejo palaciego, con pórtico y planta generalmente cuadrada, que hacía las funciones de salón del trono.

aparejo
Disposición de los sillares o los ladrillos en un paramento o muro. Véase también el término opus, más general. Los aparejos se diferencian, en. primer lugar, por la naturaleza de los materiales empleados. Se habla, así, de aparejo ciclópeo, por ejemplo, cuando se emplean grandes bloques de piedra irregulares, sin argamasa de unión; de aparejo mixto, cuando en un mismo paramento se combinan ladrillos y sillares, etc. Un aparejo regular o isódomo es aquel que utiliza elementos de la misma naturaleza e idéntico tamaño, ya obtenidos mediante molde -ladrillos- o labrados con idénticas altura, longitud y anchura. Ahora bien, como esos elementos no suelen ser cúbicos, sino que sus tres dimensiones básicas son entre sí distintas, se comprende que ello ofrece la posibilidad de disponerlos de formas diversas en cada hilada (v.) o serie horizontal. De estas diferentes disposiciones y del modo de combinar una hilada con la inmediatamente inferior -en lo que se procura sobre todo que las uniones no coincidan verticalmente en toda la altura del muro- surgen las diferentes variantes de aparejo. Para entenderlas, conviene explicar aquí dos términos fundamentales soga y tizón. Se denomina soga al sillar o ladrillo dispuesto en un muro con su mayor dimensión paralela al plano del paramento; en tanto que se llama tizón aquel que se coloca con esa mayor dimensión perpendicular al plano del paramento.
  • a soga. El formado exclusivamente con ladrillos o sillares dispuestos como sogas.
  • a soga y tizón. El formado con ladrillos o sillares que combinan, en una misma hilada o en hiladas distintas, la disposición a soga y la disposición a tizón.
  • a tizón. El formado exclusivamente con ladrillos o sillares dispuestos como tizones.
  • belga. El que dispone alternativamente hiladas a soga e hiladas a tizón de forma que las juntas de los elementos a tizón caigan sobre el punto medio de los elementos a soga de la hilada inmediatamente inferior.
  • diatónico. Aquel en el que en una misma hilada se disponen alternativamente elementos a soga y a tizón.
  • espigado. (v. opus spicatum).
  • flamenco. Aparejo diatónico (v.). Se distingue entre sencillo o doble, según esa disposición se manifieste por la cara externa del muro, o por las caras interna y extensa, respectivamente.
  • inglés. El que dispone alternativamente hiladas a soga e hiladas a tizón, de forma que las juntas de los elementos a soga caigan sobre el punto medio de los elementos a tizón -uno sí y uno no- de la hilada inmediatamente inferior.
  • inglés antiguo. El formado por una hilada de elementos a tizón cada dos sucesivas de elementos a soga.
  • seudoisódomo. El de hiladas de elementos de distintas alturas, pero iguales cada una de ellas.

apear
Apuntalar (v.) provisionalmente alguna construcción o terreno.

apeinazada, armadura
La construida con ensambles o peinazos (v.)

apoditerio
Sala destinada a vestuario en las termas y los gimnasios del mundo greco-romano.

apófige
Entalladura en el extremo del fuste de una columna, que marca su enlace con la basa o el capitel.

áptero
Se dice del templo clásico que carece de columnas en sus fachadas laterales, pero que las tiene en las otras.

apuntado
Que se corona en punta. Dícese, sobre todo, de ciertos arcos (v.).

apuntalar
Sostener mediante puntales -maderos hincados- una construcción o terreno.

ara
Sinónimo de altar o, en la liturgia católica, piedra del altar consagrada que contiene reliquias de mártires y que se embute en el centro de la mesa.

arbotante
Órgano de contrarresto formado por un arco que tiene sus arranques a distintas alturas (arco por tranquil) y que transmite los empujes que recibe en su parte superior -generalmente en el arranque de una bóveda- a un contrafuerte en el que se apoya su parte inferior.

arcada
Serie de arcos sostenidos por pilares o columnas, ya sea formando parte de la estructura de un edificio, ya sea separadamente de ella. arco
Órgano arquitectónico, constituido por elementos en forma de cuña, que transmite oblicuamente las cargas que soporta y las de su propia estructura a dos zonas de apoyo situadas en sus extremos. Muy frecuente mente los citados elementos (dovelas) se disponen trazando una curva -de donde viene el nombre de arco-, pero lo fundamental del arco no es esa disposición en curva de las dovelas -que no es imprescindible, como lo prueban el arco adintelado (v.) y el angular o en mitra (v.)-, sino el comportamiento de las dovelas como cuñas adosadas, que es lo que le confiere sus propiedades específicas. Inversamente un bloque monolítico tallado en forma curva no es un arco, puesto que se comporta arquitectónicamente como un dintel (v.). Para mejor comprender las definiciones que seguirán de los distintos tipos de arco, es conveniente resumir aquí los conceptos básicos que habrán de emplearse. En primer lugar hemos de referirnos a los elementos que constituyen el arco y a los parámetros que en él han de tomarse en consideración. Se hablará a continuación de la variada tipología de sus formas y, finalmente, de sus funciones, siendo aquéllas y éstas las que dan pie a las diversas denominaciones.
Ya se ha dicho que todo arco está constituido por dovelas o elementos en forma de cuña. Al adosarse éstos de manera que cierren un vano, sus caras inferiores crean la superficie interna del arco, que se conoce como su intradós o sofito; mientras que se da el nombre de extradós del arco a la superficie externa o línea de las dovelas por su parte superior. Debido a la forma de cuña -o disposición como tal- de las dovelas, el intradós es menor que el extradós; es frecuente que ambos planos se desarrollen en curvas paralelas, llamándose rosca o grosor del arco a la distancia entre uno y otro, uniforme o no en todo su trazado. En todo caso, lo que determina la forma del arco es su intradós. Algunas dovelas reciben nombres particulares: se llama clave a la central, que es de ordinario la más alta, y salmeres a las que, una a cada lado, inician el arranque o curvatura del arco, con su cara inferior horizontal y la superior en plano inclinado. Normalmente el arco se apoya en su plano de arranque sobre las impostas, que son unos sillares moldurados dispuestos en leve voladizo en la parte superior de la obra que soporta la carga del arco (estribo); pero la línea de impostas puede no coincidir con las de arranque. Por luz del arco se entiende la distancia horizontal entre las caras intensas de sus apoyos; se utiliza con frecuencia la media de esa distancia (semiluz) como dimensión característica, llamándose flecha a la distancia entre el punto más elevado del intradós y el plano de arranque. Son ramas del arco sus mitades simétricas con relación al plano de la flecha, y en ellas se da el nombre de riñones a las partes correspondientes al tercio medio de la flecha. Por último, se define como centro del arco el que origina la curvatura de su intradós; puede ser único -si dicha curvatura es un segmento de circunferencia- o múltiple -si, por ejemplo, se trata de una curva compuesta o de una elipse-, y su situación puede ser interior o exterior al espacio limitado por el arco, y variable en altura con respecto de las líneas de arranque e imposta. Las formas básicas del arco -determinadas por el trazado de su intradós- responden a las distintas posibilidades que se ofrecen según los diferentes tipos de curvatura, su uniformidad o, por el contrario, combinación de curvaturas diferentes o con distintos centros, situación del centro o de los centros, etc. Otras formas resultan de las combinaciones de distintos arcos: incluyendo unas a otros, superponiéndose, cortándose, etc. A continuación se relacionarán las más importantes.
En cuanto a las denominaciones que aluden a las múltiples funciones arquitectónicas que un arco puede desempeñar, conviene, antes de mencionarlas, dar una visión global de las mismas. En términos generales hay que decir que los arcos sirven para soportar estructuras, cubrirlas y reforzarlas; a lo que debe añadirse el amplio uso que se ha hecho del arco como mero elemento decorativo. En igualdad de materiales, las cargas que puede soportar un arco son mucho mayores que las que puede soportar un dintel y, consiguientemente, lo son también los vanos que el arco puede salvar. Rara vez, por ejemplo, los dinteles monolíticos de los templos clásicos salvan vanos de más de 6 m, aun con cargas sobreañadidas relativamente modestas; en cambio, los romanos construyeron arcos de hasta 45 m de luz, con arquerías superpuestas. Cierto que el arco es de difícil construcción, pues requiere la disposición de una cimbra (v.) que no se puede retirar hasta estar perfectamente encajadas todas las dovelas; pero, en contrapartida, estas dovelas son mucho más manejables en obra que los grandes dinteles.
Las propiedades del arco lo hacen especialmente adecuado para cubrir estructuras: de él deriva la bóveda (v.), que puede ser interpretada como formada por múltiples arcos. Por último, es importante subrayar el papel del arco en cuanto transmisor de cargas a sus arranques. Estas cargas, como se ha dicho, se trasmiten en dirección oblicua -no verticalmente, como en el caso del dintel-, lo que obliga a reforzar sus apoyos evitando su tendencia a abandonar la verticalidad; ello se consigue mediante contrafuertes (v.), pero también adosando otros arcos que contrarresten aquel empuje lateral. Las arquerías, pues, responden a conveniencias técnicas, más que a propósitos decorativos.
  • abatido. El que se inicia en sus arranques como semicircular, pero modifica la curvatura de su parte superior generándola a partir de un centro situado por debajo de la línea de imposta. También se llama así al formado por dos cuadrantes de circunferencia en sus arranques, unidos los extremos superiores por una recta.
  • abocardado. (v. abocinado)
  • abocinado. (el que tiene más luz en un parámetro (v.) que en el opuesto.
  • adintelado. El de intradós horizontal: un dintel pero aparejado con dovelas.
  • alancetado. El apuntado de forma muy aguda, como una punta de lanza.
  • angrelado. Aquel cuyo intradós lo forman una serie de arcos de circunferencia de pequeño radio, que se cortan y originan picos o salientes de lados curvilíneos. Cuando esos arcos del intradós son suficientemente grandes y acusados, se habla con mayor propiedad de un arco lobulado (v.).
  • angular. El de dos ramas rectilíneas que se cortan en ángulo. Se le llama también arco en mitra.
  • apainelado. (v. carpanel).
  • apuntado. Aquel cuyo intradós remata en punta en la clave. Lo generan comúnmente dos arcos de radio mayor que la semiluz, trazados desde centros equidistantes del punto medio de la línea de arranque, que se cortan en la clave.
  • apuntado equilátero. El apuntado (v.) en el que los centros que generan cada rama se sitúan precisamente en el arranque de la otra, siendo el radio equivalente a la luz. Se llama también a todo punto o de punto entero.
  • botarel (v. arbotante).
  • -capialzado.(v. abocinado).
  • carpanel. Aquel cuyo intradós dibuja, poco más o menos, una semielipse, trazada con una serie de arcos de circunferencia cuyos centros son en número impar, totalizando 180º.
  • ciego. El que tiene tapiada su luz, es decir, el vano.
  • conopial. Arco apuntado de cuatro centros, cada una de cuyas ramas es una doble curva cóncavo-convexa, siendo tangentes en la clave.
  • crucero. El que une en diagonal los ángulos de una bóveda.
  • de descarga. El que se dispone sobre un dintel, con objeto de trasladar las cargas que inciden directamente sobre éste.
  • de herradura. Aquel de trazado mayor que una semicircunferencia cuyo centro se sitúa por encima de la línea de imposta, de forma que su flecha es mayor que su semiluz.
  • de herradura apuntado. Arco de herradura de dos centros simétricos respecto del plano de la flecha, cuyas ramas se cortan en la clave.
  • de herradura semicircular. Dícese impropiamente del arco de herradura de un solo centro, para distinguirlo del apuntado o de dos centros.
  • de medio punto. Aquel cuyo intradós traza una semicircunferencia completa y en el que, por lo mismo, la flecha es igual a la semiluz.
  • de mocárabes. El que tiene su intradós decorado con este tipo de adornos, colgantes a manera de pequeñas estalactitas (v. mocárabes).
  • de triunfo. Monumento de origen romano, erigido en honor de algún emperador o general victorioso, que consiste en uno o más vanos -en número impar, generalmente- cubiertos por arcos y sobre ellos un entablamento coronado a veces de estatuas. Los estribos suelen decorarse profusamente con elementos arquitectónicos, esculturas y relieves alusivos al personaje honrado.
  • deprimido. (v. abatido).
  • doblado. El compuesto por dos arcos concéntricos de distinto diámetro.
  • embebido. Aquel cuyas dovelas -o algunas de ellas- se introducen, en todo o en parte, en el muro o pilar que le sirve de estribo.
  • en esviaje o esviajado. El que tiene sus apoyos colocados oblicuamente respecto del frente de la obra de la que forma parte.
  • enjarjado. Arco embebido (v.). Dícese también de los arcos que comparten un mismo salmer, tallado éste de manera que sea arranque de dos o más arcos adosados o en ángulo.
  • escarzano. Aquel cuyo intradós es un segmento de circunferencia correspondiente a un ángulo de 60º, trazado desde un centro situado por debajo de la línea de arranque. Es un caso especial de arco rebajado (v.). Se llama también de tercio punto.
  • exento. El que está libre, aislado. El que tiene libre la superficie de su extradós.
  • fajón. Arco perpiaño (v.) que sobresale del intradós de una bóveda.
  • falso. El logrado por progresiva aproximación de hiladas en voladizo, sin que sus elementos funcionen realmente como cuñas.
  • flamígero. Esto es, semejante a una flama. Se aplica i al arco conopial (v.).
  • formero. El trazado paralelamente al eje longitudinal o mayor de una nave, sustentando su bóveda y, en su caso, separando esa nave de la lateral contigua.
  • lobulado. Aquel cuyo intradós está formado por tres o más arcos de circunferencia que se cortan entre sí y en sus intersecciones determinan triángulos curvilíneos que ocupan una parte considerable de la luz.
  • mixtilíneo. Aquel cuyo intradós es una línea mixta, con curvas y segmentos de recta.
  • ojival. (v. apuntado).
  • peraltado. Arco de medio punto que se modifica en el sentido de hacer su flecha mayor que la semiluz, con lo cual su trazado es semielíptico, con el eje mayor de la elipse en el sentido de la flecha.
  • perpiaño. El que, en una nave, se traza perpendicularmente a su eje mayor.
  • por tranquil. El que tiene sus arranques a distintas alturas. Se le llama también arco rampante.
  • realzado. El que tiene su plano de arranque elevado mediante tramos perpendiculares sobre la línea de impostas.
  • rebajado. Arco de medio punto que se modifica en el sentido de hacer su flecha menor que la semiluz, con lo cual su trazado es semielíptico, con el eje menor que la elipse en el sentido de la flecha.
  • tercelete. El que en una bóveda de crucería (v.) se traza desde los ángulos a las claves secundarias.
  • toral. Cada uno de los cuatro arcos que forman el crucero, dispuestos perpendicularmente a los ejes mayores de las naves que se cruzan, sobre los cuales suele apoyarse la cúpula.
  • triunfal. Es sinónimo de arco de triunfo (v.), pero esta expresión se usa específicamente para designar el arco que, en algunas iglesias, comunica el presbiterio con la nave o el crucero.
  • Tudor. Arco de cuatro centros simétricos dos a dos con respecto al plano de la flecha y situados dos en la línea de arranque y los otros dos muy por debajo de ella, de forma que a partir de ellos se genere un arco rebajado ligeramente apuntado, que es característico del estilo inglés de ese nombre.
  • túrnido. Todo aquel, como los de herradura, que ofrece mayor luz a la altura de los riñones que en la de impostas.

arcosolio
Arco que se dispone ante un nicho excavado en un muro. Se utilizó en las catacumbas cristianas para realzar las sepulturas de algunos mártires.

arcuación
Moldura en forma de arco que adorna las partes altas de algunas construcciones, sin función estructural.

argamasa
Mezcla de cal, arena y agua que se endurece por efecto de la desecación y se emplea en albañilería principalmente para unir los sillares y ladrillos.

arimez
Elemento arquitectónico, como refuerzo o como ornamentación, que sobresale en ángulo recto del frente de un edificio, recorriéndole en sentido vertical.

arista
Canto resultante de la intersección o encuentro de dos superficies, ya sea rectas -como, por ejemplo, las de las caras de un sillar-, ya sea curvas, como dos superficies abovedadas.
  • muerta. La que se bisela o achaflana.
  • viva. La que forma un ángulo muy agudo.

armadura
Tradicionalmente, el sistema estructural, formado por piezas de madera o hierro, que sostiene las techumbres. Modernamente, además, conjunto de varillas de hierro que refuerza internamente una estructura de hormigón. Existen diferentes tipos de armaduras de madera -en el primer sentido aludido-, con nombres propios de los que destacarnos a continuación los más corrientes:
  • apeinazada. La que está formada por piezas de madera ensambladas (peinazos).
  • ataujerada. Aquella cuyas piezas están unidas con clavos.
  • de par e hilera o parhilera. Aquella que en su parte superior o lomo tiene una pieza horizontal (hilera) sobre la que se apoyan los extremos superiores de otras piezas dispuestas paralelamente al plano de la vertiente (pares).
  • de par y nudillo. Aquella en la que hay unas piezas dispuestas paralelamente al plano de la vertiente (pares) y otras, llamadas nudillos, que enlazan los pares opuestos por un punto situado aproximadamente a un tercio de la longitud de éstos, contado desde los extremos superiores.
  • de o con pendolón. La que tiene una pieza vertical (pendolón) que une la hilera (véase más arriba) con otra llamada tirante que enlaza los extremos inferiores de los pares opuestos.

arpón
Grapa de construcción. También se llama así el remate metálico de una aguja (v.) o chapitel (v.), que se suele adornar con una veleta.

arquería
Conjunto o serie de arcos.
  • baja. La dispuesta bajo otro elemento arquitectónico, como podría ser el antepecho de una ventana.
  • de coronamiento. La que corona torres, campanarios, galerías altas, etc.
  • ornamental. La que no tiene función estructural, sino que es puramente decorativa. Entre éstas hay arquerías ciegas, es decir, con la luz de los arcos tapada por hallarse adosados al muro; de claraboya, ligeramente separadas del muro contra el cual se colocan; o casalas, es decir, perforadas en el muro.

arquitrabada, construcción
Aquella que para sus cerramientos utiliza básicamente arquitrabes (v.), es decir, vigas horizontales, en oposición a la que recurre a las bóvedas.

arquitrabe
Parte inferior de un entablamento -o estructura sustentada por pies derechos o columnas- que descansa directamente sobre las columnas. En su forma más simple es la viga o dintel que se apoya horizontalmente sobre los capiteles de las columnas.

arquivolta
Sucesión de arcos de luz (v.) decreciente desde el exterior al interior de un vano, que le dan forma abocinada (v.), al tiempo que lo decoran. Pueden ser simples molduras y pueden -como en las portadas de los templos románicos- estar profusamente decorados con relieves y esculturas.

arrabí
(v. alfiz).

arrabal
Voz de origen árabe que designa un barrio situado fuera de los muros de una ciudad y pegado a ella.

arranque
Sección de apoyo de un arco o una bóveda, donde suele empezar su curvatura.

arrimadero
Revestimiento de madera u otros materiales -cerámica, telas, etc.- aplicado a la parte inferior de una pared interior.

arrocabe
Estructura de madera que se dispone en lo alto de los muros de un edificio uniéndolos entre sí y con la armadura que han de sostener. Es frecuente que se decore como un friso.

artesón
Deriva esta voz del término artesa, que es un recipiente de madera usado por los albañiles, en forma de tronco de pirámide cuadrilátera invertida; es decir, con el fondo más pequeño que la boca y las paredes inclinadas hacia adentro. Un artesón es, por ello, una cubierta que recuerda, poco más o menos, la forma de una artesa invertida: techo plano, más pequeño que la superficie cerrada por los muros, con los que se une mediante planos inclinados. Pero reciben también el nombre de artesones los entrepaños o recuadros rehundidos -como artesas invertidas- en el intradós de un techo abovedado o en una techumbre horizontal, que lo compartimentan, muchas veces con propósitos eminentemente decorativos.

artesonado
Techo compartimentado o decorado con artesones (v.).

aspillera
Abertura larga y estrecha dispuesta en un muro. Se le da también el nombre de saetera, que alude a su función: poder disparar flechas a través de ella, dejando un mínimo espacio al descubierto.

asta
Medida del grosor de un muro, equivalente a un ladrillo dispuesto a tizón o a dos ladrillos a soga (v. aparejo)

asta y media
Medida del grosor de un muro, equivalente a un ladrillo dispuesto a tizón y otro a soga (v. aparejo).

ástilo
Edificio sin columnas.

astrágalo
Pequeña moldura de sección semicircular convexa, que a veces se destaca y otras se rehunde respecto de las superficies adyacentes, y que frecuentemente se decora con motivos repetidos (perlas, ovas, almendras, etc.).

atalaya
Torre de vigilancia.

atarazanas
Lugar o edificio donde se construyen, arman y reparan embarcaciones.

ataujerada (v. armadura).

ataurique
Decoración vegetal estilizada, inspirada lejanamente en el acanto (v.) clásico, que aparece en las yeserías árabes.

atlante
Escultura masculina, de medio o cuerpo entero, empleada como columna para sostener un entablamento. Es la versión varonil de las cariátides (v.).

atrio
En la casa romana, el patio interior abierto en su parte central y rodeado por tramos cubiertos en sus cuatro lados, a donde daban las diferentes habitaciones. En la arquitectura posterior, y muy especialmente en la paleocristiana y románica, patio porticado a la entrada de un templo.

aula
En general, sala habilitada para la docencia: clases, conferencias, congresos, etc. Fue en otro tiempo habitual emplear la expresión aula regia para designar el palacio real.

azaquifa o azaquefa
Voz de origen árabe, sinónima de pórtico (v.). También, en los antiguos molinos de aceite, patio con espacios cubiertos donde guardar los frutos.

azotea
Cubierta accesible de un edificio y, por lo mismo, dispuesta con mínima pendiente, prácticamente horizontal.

azulejo
Pieza de cerámica vidriada, generalmente en forma de baldosín (v.).

bajorrelieve
Trabajo escultórico en el que las figuras representadas sobresalen del plano del fondo menos de la mitad de su bulto.

balaustrada
Sucesión de balaustres (v.) descansando sobre una base común y soportando un elemento corrido horizontal que los une, formando por lo general una barandilla o antepecho, con funciones decorativas o de pretil (v.).

balaustre
Pequeño pilar o poste o columnilla de fuste comúnmente abombado -en el que, además de diversas molduras, suele poderse distinguir pie, paliza, cuello y capitel- que, repetido y en serie, sirve para apoyar un antepecho a la altura de apoyo de una persona.

balcón
Pequeña plataforma o suelo en voladizo sobresaliente de la fachada de un edificio a nivel del suelo de los pisos, cerrado por sus lados y frente, como protección, por una barandilla, reja o balaustrada.

baldaquino o baldaquín
Especie de dosel o pabellón colocado sobre un altar, una puerta, un trono, una tumba, etc., ya sea suspendido de la techumbre, ya sea soportado por columnas o adosado a un muro.

baldosa
Pieza de cerámica o piedra, común mente cuadrada, de escaso grosor y con una superficie pulimentada, que se emplea para suelos y revestimientos.

baldosín
Baldosa pequeña y fina.

baluarte
Construcción en saliente en el ángulo de un recinto fortificado, en forma de torre, para la defensa del propio muro desde sus flancos.

banda
Moldura arquitectónica larga y estrecha; se utilizan también, para designarla, los términos faja y lista.
  • lombarda. Moldura vertical, como pilastra sin base ni capitel, que, repetida en los paramentos exteriores, es característica de las construcciones del primer Románico y de algunas iglesias anglosajonas. Estas bandas suelen estar enlazadas en la parte superior del muro por arquerías de coronamiento ciegas.

baptisterio
Lugar destinado a los ritos del bautismo, donde se encuentra la pila bautismal. Puede estar dentro del templo, o bien separado de él en un edificio próximo construido para este fin.

baquetilla
Pequeña moldura de sección semicircular. También se da este nombre a los elementos que, en una ventana o vidriera, dividen en compartimentos la superficie a acristalar, permitiendo la inserción de los distintos vidrios o paneles de que consta.

baquetón
Moldura semejante a la baquetilla (v.), de mayor tamaño que ésta.

baranda
Elemento corrido que une por la parte superior los balaustres (v.) de una balaustrada. Designa también, al igual que el término afín barandilla, todo el conjunto de la balaustrada o reja de protección y apoyo.

barbacana Fortificación avanzada que defiende comúnmente los accesos a un puente, a las puertas de una ciudad, etc.

basa o base
Elemento arquitectónico sobre el que se apoya directamente el fuste de una columna, siempre y cuando ésta no lo haga, sin base propia, sobre un basamento corrido v. estilóbato). Así, en los órdenes arquitectónicos (v.) clásicos, carece de base el dórico. Generalmente la base se compone de diversas molduras superpuestas, en lo que los distintos órdenes siguen pautas propias que tienen en cuenta la ordenación de dichas molduras y el grosor de cada una de ellas en relación con el módulo o semidiámetro del fuste de la columna.
  • ática. Su altura es el semidiámetro del fuste de la columna. De ella, un tercio es para el plinto o elemento cuadrado inferior, dividiéndose los dos tercios restantes en cuatro partes: una para el toro (v.) superior, y una y media para cada una de las otras dos molduras principales: una escocia (v.) y otro toro. De abajo a arriba, pues, la base ática se compone de: plinto, toro, escocia y toro, añadidos distintos filetes que se incluyen en el espacio destinado a esas molduras principales.
  • jónica. Su altura es también el semidiámetro del fuste de la columna. De ella, un tercio es para el plinto, y los dos tercios restantes se dividen en siete partes: tres para un toro superior, y cuatro para dos escocias con astrágalos de separación entre ellas. De abajo a arriba, la base jónica se compone de: plinto, escocia, dos astrágalos (v.), escocia y toro, amén de los filetes de separación habituales.

basamento
Parte inferior de una construcción, que hace como de sostén del resto.

basílica
En la antigua Roma, edificio público, de planta comúnmente rectangular, con una o varias naves separadas por series de columnas, destinado a la contratación mercantil, la administración de justicia y algunas reuniones ciudadanas. Hay que notar que el término indicaba la función, no la forma; por lo cual, lo que aquí se apunta sobre ésta es sólo su descripción más frecuente.
Los primeros templos cristianos surgen de la evolución del modelo tradicional de la basílica romana, como lugares destinados a la reunión de los fieles para las ceremonias litúrgicas; en tanto que el antiguo templo clásico se concebía como morada del dios o de su imagen y los actos de culto o se realizaban frente al edificio o eran competencia exclusiva, y en muchos casos secreta, de los sacerdotes. El modelo cristiano de basílica, que se concreta en el siglo IV, suele tener un atrio o patio a cielo descubierto, un narthex o amplio pórtico exterior que da acceso a una gran sala rectangular dividida en naves según su anchura, separadas por series de columnas, y al fondo de ésta un ábside (v.). La nave central de la gran sala era de mayor altura y anchura que las laterales; y por encima de éstas, abriéndose a la central, solía correr una galería o tribuna que era el espacio destinado a las mujeres (matroneum). El altar se situaba delante del hemiciclo del ábside, y bajo él solía abrirse una cripta; lo cual daba pie a elevar el piso del espacio en que se disponía el altar con respecto al del resto del templo, configurando una zona llamada presbiterio (v.) que solía separarse de la nave por una cancela o balaustrada.
La cubierta de la basílica era generalmente de madera: a dos aguas en la nave central y a una en las laterales. Por el interior era frecuente disponer un techo plano.
Con el tiempo el término basílica ha pasado a ser un título honorífico que el papa otorga a ciertas iglesias, dejando, por ello, de aludir a su forma.

basilical
Relativo a la basílica. Es corriente emplear este término para designar un tipo de planta (v.) rectangular o longitudinal.

bastidor
Cuadro o armazón -de madera o de metal- que enmarca un vano, y al que van sujetos los elementos de cierre.

bastión
-Galicismo por baluarte (v.).

bateaguas
Nombre con el que puede aludirse a cualquier elemento de una construcción expresamente dispuesto para proteger un vano o un muro de la acción directa del agua de lluvia, impidiendo que penetre o corra por él.

batiente
Parte del marco de una puerta o ventana sobre la que se apoya (o bate) la hoja de la misma al cerrarse.

bazar
Palabra de origen persa que significa mercado, y que no es propiamente una construcción especial o un barrio dedicado al comercio, sino una aglomeración de puestos no planificada, llena de recovecos, sobre la que se han tendido toldos de protección y i veces cubiertas de obra.

belvedere
Voz de origen italiano que designa un pabellón o un mirador, frecuentemente formando parte de un jardín, desde donde es posible contemplar una vista agradable, esto es, un bel vedere.

bema
Voz de origen griego que significa plataforma o espacio elevado. En las primeras basílicas cristianas, y luego en los templos del período justinianeo en Bizancio, se dio ese nombre a una zona reservada para el clero en el ábside, detrás del altar, presidida por la cátedra episcopal, concebida a veces como una grada o banco corrido siguiendo la curva del ábside.

berroqueña
Calificativo que se aplica a la piedra compacta y dura como, por ejemplo, el granito.

betún
Sustancia compuesta por carbono e hidrógeno que se obtiene por calentamiento de rocas asfálticas o se encuentra libre en la naturaleza, que tiene propiedades impermeabilizantes.

bicha
En arquitectura, motivo ornamental que reproduce una figura fantástica, híbrida de mujer y animal.

bifronte
Dícese del edificio con dos fachadas o frentes.

bisel
Superficie oblicua conseguida al tallar una pieza de aristas perpendiculares de forma que el plano de corte sea bisectriz, aproximadamente, del ángulo recto formado antes por sus caras.

biselar
Sustituir por un bisel (v.) la intersección de dos superficies perpendiculares o en escuadra.

bocel
Moldura redonda y gruesa, de perfil semicircular y convexo. En los órdenes arquitectónicos (v.) clásicos recibe con mayor propiedad el nombre de toro (v.). Se emplean asimismo los términos bocelete y bocelón para designar, respectivamente, un bocel pequeño o grande.

boiserie
Voz francesa que designa los revestimientos de madera o paneles de este material en las paredes. Más en concreto, se refiere a labores de los siglos XVII y XVIII, con tallas de minucioso dibujo y apenas relieve.

bordón
Moldura de perfil semicircular y convexo, característica del Gótico.

botarel
Mampostería que sobresale de un muro para aumentar la resistencia de éste contra el empuje de un tejado o de una bóveda. Es sinónimo de contrafuerte (v.). Se aplica también esta denominación al arco botarel (v.) o arbotante (v.).

botón
Motivo ornamental de forma circular. Es muy frecuente en el Gótico el que recuerda el fruto de un castaño de Indias abriéndose, llamado también botón de flor.

bouleuterion
En las ciudades de la antigua Grecia, edificio donde se celebraban las reuniones de los magistrados. Solía tener planta cuadrada o rectangular, con gradas en torno a un espacio central en el que a veces había la estatua de la divinidad protectora de la ciudad.

bóveda
Obra de fábrica -esto es, construida con elementos de ladrillo o piedra- que cubre, de forma arqueada, un espacio vacío comprendido entre los muros o pilares que le sirven de sostén. Nótese que esta definición excluye las cubiertas de forma semejante que no son de fábrica, bien por realizarse con cerchones (v.) que no se retiran o con arcos de hierro, bien por construirse con hormigón formando un conjunto rígido, como los llamados modernamente cascarones (v.).
Teóricamente la bóveda puede considerarse formada por una serie de arcos contiguos, engendrada por la traslación o rotación de un arco. Y, en su comportamiento estructural, goza de propiedades semejantes a las del arco, particularmente la de transmitir los empujes de su propio peso a sus apoyos como fuerzas oblicuas. Por ello, y por la posibilidad que ofrece de cubrir espacios mucho más amplios que los sistemas de cubrimiento basados en el uso del dintel (v.) o las distintas formas de armaduras (v.), ha sido durante muchos siglos el sistema más difundido y desarrollado. Sus orígenes son antiquísimos, pues encontrarnos construcciones abovedadas en el antiguo Egipto y en Mesopotamia; pero fueron los arquitectos romanos los que generalizaron su uso, hasta el punto de poder ser tenidos por sus creadores. Hay que llegar a la Edad Media para encontrar desarrollos y formas más avanzados, que son característicos de las arquitecturas románica y gótica y que se han mantenido en vigor hasta nuestros días.
La estrecha relación existente entre bóveda y arco (v.) hace que puedan aplicarse a aquélla términos y conceptos que son propios de éste. por ejemplo, los elementos que forman la bóveda -cuando son piedras convenientemente talladas- reciben el nombre de dovelas; la superficie interna de la bóveda se llana intradós y extradós la externa; se habla de arranque de la bóveda refiriéndose a la hilada de dovelas que inicia la curvatura, esto es, que se aparta de la vertical de los apoyos o estribos; de clave, en ciertas bóvedas, para designar la dovela que las cierra en su cima, y así sucesivamente.
La bóveda más simple es la llamada de cañón, que puede considerarse originada por un arco -o sucesión de arcos- que se desplaza en línea recta sobre soportes paralelos; si dicho arco es semicircular (de medio punto), la bóveda de cañón resultante recibe también esas denominaciones; éste es el caso más frecuente, pero asimismo puede haber bóvedas de cañón rebajadas, peraltadas, apuntadas, etc., según la forma del arco que las engendra. Hemos hablado de la traslación de un arco en línea recta, pero cabe pensar también en su rotación sobre un eje perpendicular: la superficie engendrada en este caso es también una bóveda que, si la rotación es completa, se denomina cúpula. Particularidad importante de la cúpula semiesférica es que puede construirse sin cimbra (v.), basándose en hiladas de dovelas concéntricas que van cerrando progresivamente el espacio a cubrir. En general, el uso de la cimbra -que luego se retira- es imprescindible para la construcción de los demás tipos de bóvedas (a lo menos para tender los arcos básicos de su estructura).
La intersección de dos bóvedas de cañón de la misma amplitud y la misma altura, de ejes perpendiculares entre sí, plantea el problema de resolver el cubrimiento del espacio cuadrado en que se cruzan. Si los cañones se prolongan hasta las líneas de intersección -esto es, si se construyen sólo hasta el instante en que se encuentran con el perpendicular-, se tiene la llamada bóveda de aristas o de arista, siendo precisamente las aristas citadas las líneas de intersección; es de notar que esta bóveda no tiene más puntos de apoyo que los cuatro inferiores -en los vértices del cuadrado de intersección-, por lo que resulta conveniente consolidar las aristas mediante nervios (v.). Un caso particular de intersección es la forma en L, como ocurre, por ejemplo, cuando coinciden en ángulo recto las galerías de un claustro; el hecho de que los cañones se interrumpan hace que el cubrimiento de las partes contiguas al ángulo se apoye, para mayor solidez, en la línea de arranque: surge así la bóveda de rincón de claustro o esquifada, de la que puede decirse que mantiene aquellas partes de los cañones que en la de arista se eliminaban por estar ya cubiertas por la prolongación del otro. Todo espacio cuadrado a cubrir puede considerarse teóricamente como el espacio de intersección de dos bóvedas de cañón y abovedarse mediante bóvedas de arista o esquifadas; y un espacio rectangular puede subdividirse en tramos cuadrados que permitan el mismo tipo de abovedamiento; lo cual es sumamente interesante pues, como ya se ha dicho, la bóveda de aristas sólo requiere cuatro puntos de apoyo, mientras que la de cañón se apoya en toda la longitud del muro que la sustenta; cierto que en el primer caso tales apoyos han de ser solidísimos y han de estar muy reforzados para resistir el empuje oblicuo, pero ello permite, en cambio, disminuir el grosor de los muros. El punto débil de la bóveda de aristas son, como se ha apuntado, las propias aristas. Por eso, aun cuando ya era conocida por los romanos, se prefería la bóveda continua de cañón, salvo para los casos en que era inevitable recurrir a ella. Acaso de los intentos de superar ese punto débil nació en la Edad Media la bóveda de ogivas, en la que, en vez de reforzar las aristas con nervios, se tienden previamente a la construcción de la bóveda arcos diagonales entre los vértices del cuadrado a cubrir, que servirán de soporte a la bóveda. Un avance más nos lo da la bóveda de crucería gótica, en la que los tales arcos de soporte no son previos ni distintos de la estructura de la propia bóveda, sino elementos que se construyen, básicamente, con ella. El Gótico impondrá, además, su preferencia por el arco apuntado, con lo que se ganará en solidez y en libertad constructiva al permitirse el abovedamiento de superficies rectangulares y poligonales de todo tipo.
A pesar de que, teóricamente, en una bóveda de crucería ideal todos los elementos que la componen podrían considerarse a la vez sustentados y sustentantes, lo cierto es que, en la práctica, cabe distinguir entre elementos activos o sustentantes -los nervios- y elementos pasivos o sustentados, que se designan en conjunto como plementería o casco de la bóveda. A diferencia de las ojivas (v.), los nervios forman parte de la bóveda en sí, pues están enjarjados (v.) en ella. Pero hay también nervios que no ejercen ninguna función estructural, sino que obedecen a simples propósitos decorativos: reciben entonces, con mayor propiedad, el nombre de combados.
Son muchos los casos en los que el cubrimiento no se puede realizar mediante una sola bóveda -por las dimensiones de la nave a cubrir, por la forma de su planta, etc.-, sino que se precisa disponer un sistema de bóvedas más o menos complejo (abovedamiento). El espacio se divide entonces en crujías (v.), y la combinación de bóvedas y arcos permite, en general, solventar los distintos problemas que pueden ofrecerse, tales como cruces de naves de dispares dimensiones, apertura de vanos, etc.
De ordinario, pues, el abovedamiento de una gran nave se realiza por tramos o crujías de estructura semejante, repitiéndose en cada uno los nervios y arcos que componen el esqueleto o parte activa de la bóveda. Según su concreta función y disposición, estos nervios y arcos reciben nombres particulares -cruceros, fajones, formeros, ogivas, perpiaños, terceletes, etc.-, que se han incluido en la voz arco (v.).
Dicho esto, pasarnos a describir algunos de los principales tipos de bóveda.
  • anular. La de cañón construida sobre dos muros circulares concéntricos; o, lo que es igual, aquella cuyo eje se desplaza según un segmento de circunferencia.
  • barlonga. La que cubre espacios netamente rectangulares, dibujando sus nervios cruceros el perfil de arcos rebajados.
  • calada. La que tiene sus plementos o casco perforados -es decir, calados- para permitir el paso de la luz.
  • califaf. Sistema de cubrimiento característico del arte califal cordobés, que consiste en reducir el espacio a cubrir mediante series de arcos que se cruzan -aunque rara vez por el centro de ese espacio-, de forma que luego sea fácil cerrar los huecos que quedan entre los arcos, apoyando los elementos en sus lomos. El espacio central, ya muy disminuido, suele cerrarse con una bóveda o cúpula gallonada (v. gallón). Se llama también bóveda de crucería califal o de arcos entrecruzados.
  • claustral (v. de rincón de claustro).
  • de abanico. Aquella cuyos nervios se abren a partir de sus soportes como las ramas de una palmera por ello se la llama también palmeada.
  • de aljibe (v. de rincón de claustro)
  • de aristas. La que, como se explicó más arriba, se forma al cortarse dos bóvedas de cañón perpendiculares de la misma amplitud y la misma altura, por coincidencia de los cañones. Desde el interior, las aristas aparecen salientes en el intradós.
  • de cañón. La originada, en general, por un arco que se desplaza en línea recta sobre soportes paralelos. En rigor puede tratarse de cualquier tipo de arco, pero con frecuencia se reserva esta denominación para las bóvedas de este tipo originadas por un arco de medio punto (v.) o semicircular (bóveda de medio cañón), llamándose de cañón apuntado si el arco generador es de tal clase.
  • de crucería. En general, toda bóveda que basa su estructura en arcos que se cruzan en diagonal en el centro del espacio a cubrir. Estas arcos reciben el nombre de nervios, y su punto de cruce es la clave de la bóveda.
  • de cuarto de esfera (v. de fondo de horno).
  • de fondo de horno o de horno. La formada por un cuadrante de esfera. Es la empleada comúnmente para cubrir espacios absidales o el testero de una bóveda de cañón de medio punto o la parte superior de un nicho practicado en un muro.
  • de salones. La que muestra su intradós dividido por arcos o nervios verticales, de forma que los plementos recuerdan los gajos de una naranja.
  • de media naranja. Bóveda semiesférica (v.) de gallones (v.).
  • de mocárabes. La que presenta su intradós decorado con este tipo de ornamentación, característico del arte islámico (v. mocárabes).
  • de ogivas. La que se construye apoyándola sobre ogias, es decir, sobre arcos cruzados previamente en diagonal -cortándose en su punto más alto- sobre el espacio a cubrir. No confundir la voz ogia, relativa a la función de dicho arco (de augere: aumentar la estabilidad, la resistencia de la bóveda-), con el término ojiva, sinónimo de arco apuntado (v.).
  • de paños. La esquilada (v.) construida sobre una base poligonal no cuadrilátera.
  • de platillo. Bóveda rebajada, es decir, engendrada por un arco de tres centros o elíptico (v. arco rebajado).
  • de rincón de claustro. La que, cubriendo o no un rincón de claustro, surge de generalizar a todo espacio cuadrado el mismo sistema de abovedamiento que se impone al coincidir la forma de L dos bóvedas de cañón -como suele ocurrir en los claustros-. En el rincón de esa L, la altura de la bóveda disminuye progresivamente a partir del vértice, puesto que no hay necesidad de prolongar los cañones más allá de dicho rincón. Se conservan, pues, de éstos precisamente aquellas partes que se eliminan, por ya cubiertas, en una bóveda de aristas (v.); partes que son como triángulos curvos, con las aristas entrantes en el intradós.
  • de terceletes. La que, además de los nervios que se cruzan en la clave principal, tiene otros -llamados terceletes o braguetones- que van a parar a claves secundarias.
  • encamonada. Cubrimiento con apariencia de bóveda, pero prolongado a base de una armadura permanente de madera que se reviste anteriormente de yeso para crear la curvatura del intradós.
  • esférica. Impropiamente dicho por semiesférica (v.).
  • esquilada. Bóveda derivada de la de rincón de claustro o de aljibe (v.), en la que el vértice se sustituye por una línea recta o una superficie plana a fin de poder cubrir espacios rectangulares.
  • estrellada. La de crucería que dispone en su intradós claves y nervios secundarios de forma que, con los principales, compongan la figura de una estrella.
  • falsa. Calificativo aplicable tanto a las bóvedas encamonadas (v.), como a las obtenidas por aproximación de hiladas de sillares que no configuran arcos y que, por lo mismo, se sostienen por aplomo.
  • inglesa. Bóveda de sección cónica, en cuyo intradós se disponen combados (v.) concéntricos.
  • reticulada. Aquella cuyos nervios y combados (v.) configuran en el intradós una red de rombos.
  • semiesférica. La construida sobre un muro circular, con desarrollo superior en forma de media esfera.
  • sexpartita. La formada por dos nervios cruceros -que unen en diagonal los apoyos, pasando por la clave-, más un tercer nervio transversal, paralelo a los arcos fajones (v.), que pasa también por la clave, con lo que el casco se divide en seis plementos.
  • vaída. Bóveda semiésferica (v.) que se construye sobre una planta cuadrada inscrita en el círculo determinado por el plano inferior de la bóveda, para lo cual se corta perpendicularmente la semiesfera por cuatro planos que son prolongación de los muros que forman las cuatro caras de su base.

bovedilla
Cubrimiento arqueado -formado comúnmente con ladrillos colocados de plano, o simplemente con yeso- que cierra espacios entre vigas. En la actualidad se utilizan piezas ya moldeadas de cerámica u hormigón, que reciben el mismo nombre.
  • esquilada. La que en su parte superior es plana, a semejanza de la bóveda esquifada (v.).

braguetón
Nervio secundario en una bóveda de crucería (v.) y, en concreto, el que, arrancando de los apoyos, va a parar a los llamados cadenas, es decir, a los nervios de la misma bóveda que unen su clave central con las claves secundarias.

brida
Elemento metálico que se fija con tornillos o clavos a dos maderos para unirlos o asegurar su ensamble.

brocal
Antepecho (v.) o murete en torno a la boca de un pozo.

bucráneo
Motivo ornamental frecuente en la arquitectura grecoromana que representa el cráneo de un buey visto de frente. Puede verse en él cierta alusión a ritos sacrificiales, por lo menos en su origen.

buhardilla
En principio, ventana practicada en la vertiente de un tejado, sobresaliendo de ésta en proyección sobre un plano más o menos paralelo al de la fachada. Por extensión, la habitación o desván (v.) iluminado por dicha ventana.

caballete
Arista superior de una cubierta a dos aguas, que divide ambas vertientes. En las armaduras de cubierta, el madero horizontal en el que se apoyan los cabios (v.) por su extremo superior.

cabecera
Parte de la nave de una iglesia hacia la que se encuentra el altar, en oposición a la enfrentada o pies. Por extensión, se da también este nombre al testero (v.) o muro correspondiente.

cabecera
Elemento horizontal superior en el marco de una puerta o ventana.

cabio
En las armaduras de cubierta, listón o madero que se dispone paralelamente a los pares (v.) y al que se fija la tablazón de la cubierta. En otra acepción, travesaños superior (sabio alto) e inferior (sabio bajo) del bastidor de una puerta o ventana.

cadena
En las bóvedas de crucería (v.), nervios que unen, cuando las hay, las claves secundarias con la principal.
En otra acepción, pilar o machón (v.) de sillería en un muro o mampostería o ladrillo, que actúa como refuerzo. Es frecuente disponerlas en las esquinas del edificio, y destacarlas almohadillando los sillares.

cairel
Festón calado y colgante, empleado como motivo de decoración.

caja
En general, hueco o espacio que se practica o forma para introducir en él alguna cosa. Así, por ejemplo, la entalladura que se hace en una madera para introducir en ella la espiga (v.) de otro.
Hay otras dos acepciones muy frecuentemente empleadas en el vocabulario arquitectónico: la expresión <caja de escalera, o hueco dejado en un edificio para desarrollar en elevación la escalera; y, en un teatro, la voz caja referida al espacio comprendido entre los laterales del escenario.

cajón
Cada uno de los espacios en que queda dividida una tapia o pared por los machones (v.) o verdugadas (v.) de material más fuerte que se disponen en ella.

cal
Óxido de calcio. Se obtiene industrialmente por calcinación en hornos especiales de la piedra caliza (básicamente, carbonato de cal). Se utiliza en construcción de diversas formas, con distintas denominaciones. La cal viva es el óxido de calcio obtenido tal como se ha dicho; es una sustancia blanca, alcalina y cáustica, muy ávida de agua. Mezclada con ésta y con arena, forma el mortero (v.) o argamasa, que al contacto con el aire se seca y endurece. Se llama cal apagada a la cal viva hidratada, proceso por el que ésta se transforma en hidróxido cálcico; por procedimientos especiales, este tipo de cal puede ofrecerse también en polvo. La lechada de cal es una mezcla muy acuosa de cal y agua que se utiliza preferentemente para blanquear o enlucir (v. enlucido). Por último, se elaboran cales especiales, como la cal hidráulica -obtenida por la calcinación de una mezcla de piedra caliza y arcilla- que tiene la propiedad de endurecerse bajo el agua.

cala
Rompimiento hecho en una pared o piso para reconocer su espesor o poner al descubierto las conducciones que pueda haber en él, obras anteriores, etc.

calado
Sinónimo de perforado. Se dice tanto del muro en el que se han practicado ventanas para iluminar el interior de la construcción, como de ciertos motivos ornamentales que forman agujeros o espacios vacíos que permiten el paso de la luz.

caldarium
En las termas (v.) romanas, sala destinada a los baños calientes y de vapor, para lo cual sus paredes y suelo se construían dejando una cámara de aire por la que circulaba el vapor.

caliza
Roca compuesta básicamente de carbonato de cal.

calzada
En el sentido que le dieron los antiguos romanos, camino terraplenado y empedrado con piedras grandes.

calle
Aparte del sentido más común corno vía de comunicación urbana, se utiliza este término para designar las divisiones o franjas verticales con arreglo a las cuales se organiza u ordena un retablo o una fachada.

cama
Asiento de teja o ladrillo.

camaranchón
Término sinónimo de desván (v.).

camarín
Pequeña capilla dispuesta detrás del altar mayor de una iglesia, frecuentemente en alto y con acceso por una escalerilla, destinada a la veneración especial de la imagen que preside el templo, permitiendo a los fieles verla de cerca e incluso tocarla. Suelen guardarse allí joyas, ofrendas y ex-votos de los fieles, así como vestiduras y ornamentos con que se venera la imagen.

camino de ronda
El que rodea la fortaleza por lo alto de ella, resguardado por el parapeto o adarve (v.), por el cual circula la ronda o guardia que la vigila.

camino procesional
Aquel que recorren habitualmente las procesiones. En algunos templos, se desarrolla por el atrio, recorriendo su perímetro. Puede incluso estar señalado por una fila de árboles o un muro pequeño.

camón
Voz con diversas acepciones, entre las que destacan, como más usuales, las dos siguientes:
  • Balcón acristalado, mirador.
  • Armazón de cañizo o listones con que se forman las bóvedas fingidas o encamonadas (v.).

campana de chimenea
Estructura en forma de pirámide o cono, hueca, que recoge los humos del hogar y los lleva a la parte inferior del tiro de la chimenea para que por él salgan al exterior.

campanario
Lugar en la parte más alta de una torre en que se colocan las campanas. Por extensión, la torre misma, adosada, sobresaliente del cuerpo del edificio o, en algunos casos, exenta.

campanil o campanile
Voz de origen italiano que significa campanario (v.). Por el uso frecuente en Italia, se reservará a veces para designar en concreto el campanario exento, es decir, el separado del edificio principal.

can
Cabeza de una viga que sobresale de la pared y sostiene la cornisa o vuelo del tejado. En general, bloque de piedra, ladrillo o madera sobresaliente del muro para sostener alguna estructura en voladizo.

canal
Conducción abierta de aguas. Tanto la forma como la función dan pie a que en arquitectura se utilice el término canal para designar, por ejemplo, algunas molduras cóncavas o, también, las tejas dispuestas con la concavidad hacia arriba para evacuar el agua del tejado.

canalón
Canal que se dispone bajo el alero del tejado para recoger y conducir las aguas de lluvia.

cancel
Cerramiento, en forma de reja o balaustrada. Asimismo, estructura cerrada -con dos puertas laterales y, a veces, otra más central- que se adosa, por dentro o por fuera, a una puerta, para evitar ruidos y corriente de aire.

cancela
Verja, frecuentemente de hierro forjado, que resguarda el acceso a un portal o el paso del zaguán al patio.

candelabro o candelero
Remate de edificio o de retablo, de forma troncopiramidal aproximada, que suele disponerse sobre los ejes verticales de una fachada.

canecillo
Sinónimo de can (v.), aunque suele reservarse para designar el saliente decorado en que terminan o se apoyan molduras y resaltes.

canon
Relación matemática que, sobre todo en los edificios clásicos, vincula las dimensiones de ciertos elementos con otros, es decir, su proporción mutua. Por ejemplo, la altura de una columna con relación a su módulo o semidiámetro de su fuste. El término canon se emplea por afinidad con la escultura, de donde nace. En arquitectura, su expresión más propia es el orden arquitectónico tónico (v.), que contempla tanto las proporciones como las formas.

cantería
Arte de labrar la piedra para su empleo en la construcción. El mismo término sirve para designar la obra hecha de tal material.

cañón
Se emplea como sinónimo de bóveda de cañón (v.).

capialzado
Se dice del arco abocinado (v.), que se capialza o levanta por uno de sus frentes para formar derrame, aumentando su luz y su flecha o montea (v.).

capilla
Acaso derive este término de la voz capa, en alusión al pedazo de la suya que san Martín dio a un pobre, y que se veneró en un oratorio construido para conservar esta reliquia. Así se ha dicho, por lo menos. Originalmente, pues, el término capilla equivale a oratorio y se relaciona con la veneración de los santos. Estos oratorios podían formar parte de otro edificio, o bien ser construcciones independientes. La idea de disponer capillas en el interior de un templo mayor acaso pudo nacer de la necesidad de conservar en lugares determinados del templo -por ejemplo junto a la sacristía, en el ábside- paramentos litúrgicos de uso reservado para ciertas festividades; el siguiente paso sería colocar allí imágenes de los santos que costearían sus devotos. Las grandes construcciones catedralicias de la Edad Media fueron en parte posibles gracias al desarrollo de esta idea, al fomentar que los fieles -los i reyes, la nobleza, las cofradías y los gremios- contribuyeran con sus donaciones a la gran empresa colectiva y, a cambio, tuvieran en el templo una capilla en que fuera venerado especialmente su santo patrono, sirviendo, además, como recordatorio perenne de su munificencia.
  • abierta o de indios. Construcciones propias de la arquitectura mexicana del siglo XVI. Son pequeños recintos abiertos hacia el atrio en las grandes iglesias o conventos, que permitían actos de culto con la participación de numerosísimos fieles que no tenían cabida en el templo.
  • absidal. La que se abre en el ábside.
  • lateral. La situada a uno u otro lado de la mayor, bien en las naves laterales, o en el crucero del templo.
  • mayor. Por extensión del concepto, aquella parte de la iglesia en que se encuentra el altar mayor, generalmente coincidiendo con el eje central del templo.
  • palatina. Oratorio incluido en el recinto del palacio real.
  • posa. Capilla situada en las esquinas del atrio de algunos templos y conventos mexicanos, al finalizar cada uno de los tramos del camino procesional (v.). Llámase así porque en ellas "posaban" -esto es, se detenían- las imágenes durante la procesión.

capitel
Parte superior, o coronamiento, de una columna o pilastra, que comúnmente se compone de diversas molduras y/o elementos decorativos.
El capitel es uno de los elementos más característicos de los órdenes arquitectónicos (v.) clásicos, en su forma y en sus dimensiones, y asimismo tipifica muchos estilos. Su función estructural es la de concentrar la carga el entablamento (v.) sobre el pilar o la columna. Consta de dos partes fundamentales, que son el capitel propiamente dicho y el ábaco (v.). Entre las diversas formas de capitel destacamos las siguientes:
  • bizantino. Inicialmente de forma cúbica, ligeramente decorado con palmas estilizadas. Después, con un gran desarrollo del ábaco, que se convierte en un bloque en forma troncopiramidal invertida, que es el cimacio (v.).
  • compuesto. Correspondiente al orden arquitectónico (v.) del mismo nombre, creación de la arquitectura romana. Funde -de ahí su nombre- elementos del capitel jónico (v.) -volutas y equino con óvalos- con otros tomados del capitel corintio (v.), como su ábaco y su decoración de hojas de acanto.
  • corintio. Corresponde al orden arquitectónico (v.) de mismo nombre. Básicamente representa un cestillo, alrededor del cual una planta de acanto ha brotado con hojas y caulículos (o tallos) a distintas alturas. La cesta se une al fuste de la columna por el astrágalo (v.), y el ábaco consta de diversos niveles escalonados, con los lados cóncavos.
  • cúbico. El capitel bizantino (v.) en su forma inicial. Pasa luego a la arquitectura románica, constituyendo su versión más simple: un cubo ligeramente redondeado en sus ángulos inferiores. Servirá luego de base para una riquísima decoración escultórica.
  • de cardina. Muy frecuente en el Gótico. Decorado con hojitas estilizadas de cardo, con los extremos enrollados como pequeñas volutas.
  • dórico. Correspondiente al orden arquitectónico (v.) del mismo nombre. Consta de un equino (v.) o moldura convexa, que se une al fuste mediante unos anillos que dan paso al collarino (v.), y que en su parte superior tiene un grueso ábaco cuadrado).
  • egipcio. Caben bajo esta denominación tipos de capitel muy diversos. Todos, en general, rematan en un grueso ábaco y se inspiran en formas vegetales: ya sean tallos de papiro unidos en forma de haz, flores de loto abiertas o una corona de hojas de palmera curvadas hacia afuera. Caso aparte es el llamado capitel hathórico (v.).
  • entregado. Se dice del que está empotrado parcialmente en el muro, sirviendo de soporte o arranque de un arco.
  • figurado o historiado. El adornado con esculturas que representan personajes o escenas.
  • hathórico. Capitel egipcio campaniforme, en cuyo grueso ábaco se representa la cabeza de Isis-Hathor. Lleva, además, unas características lengüetas que aluden a un instrumento musical, llamado sistro, de empleo ritual en el culto de la citada diosa.
  • jónico. Correspondiente al orden arquitectónico (v.) del mismo nombre. Su elemento principal es una doble voluta, desarrollada sobre las caras anteriores y posteriores, como los ángulos remetidos en espiral de un cojín que estuviera interpuesto entre el fuste y el ábaco: de ahí la denominación de cojinete que se da a esa parte del capitel. Entre las volutas se descubre una moldura convexa (equino) decorada con ovas (v.) y flechas (v.). Remata en un ábaco reducido.
  • persa. Se configura como una representación de cabezas de animales -toros, caballos alados, etc. -, sobre las que se apoya directamente el ábaco.
  • toscano. Versión romana del capitel dórico (v.). Consta de una moldura o collarino (v.), un trozo liso llamado friso del capitel -que a veces se adorna con rosetas-, una moldura conexa (equino) -también decorada, en ocasiones, con ovas y flechas- y un ábaco cuadrado.

capitular, sala
Dependencia de los monasterios, y de algunas catedrales, donde se celebra el capítulo (o la reunión del cabildo catedralicio), es decir, las juntas de los monjes, conforme a su regla, para los asuntos de su observancia y, muy especialmente, para la elección de sus superiores. Es, con la iglesia, la parte más noble del monasterio, y muy frecuentemente una de las que tienen mayor interés arquitectónico.

capítulo
Usada impropiamente por sala capitular (v.).

caravanserer o caravanserrallo
Voz de origen persa que designa los albergues utilizados habitualmente por las caravanas, dispuestos a distancia de una jornada de camino. En general son construcciones bajas, organizadas en torno a un gran patio central.

cardina o cardo
Motivo ornamental basado en la estilización de las hojas del cardo. Frecuentemente en la ornamentación de la arquitectura gótica.

cardo
Voz latina que designaba la vía central de un campamento o una ciudad, orientada en dirección norte-sur. Propiamente esta vía era el cardo maximus, pues se llamaban también cardines -plural de cardo-- otras vías menores paralelas a ésta.

cariátide
Escultura que representa, de ordinario, una mujer en ropaje talar y que hace el oficio de columna o pilastra pues sobre su cabeza -con un sencillo elemento a manera de capitel o ábaco- se apoya un arquitrabe (v.).

carpanel
(v. arco carpanel).

carrera
Viga horizontal que se dispone a lo largo de una pared, a veces en voladizo, y sobre la que se apoyan otras, como las que forman una armadura de cubierta. Su finalidad es lograr una mejor distribución de las cargas, y es ésta la que principalmente la define.

cartabón
Pieza en forma de triángulo rectángulo.
  • de alero. El que se emplea para formar la visera o voladizo de una cubierta.

cartela
Elemento en forma de S, frecuentemente de hierro, que hace el oficio de ménsula, es decir, que soporta otro elemento en voladizo, por ejemplo, un balcón.

casamata
Voz de origen italiano que designa un abovedamiento muy resistente y, en particular, aquellos bajo los cuales se instalan en las fortificaciones las piezas de artillería.

cascarón
En la arquitectura contemporánea, cubierta de hormigón que se construye mediante cimbra (v.) y a la que se le dan curvaturas, frecuentemente dobles, que permiten obtener ua gran resistencia con un mínimo grosor.

casco
Plementería (v.), esto es, conjunto de los materiales -dovelas y demás- que componen la parte sustentada de una bóveda, en contraposición a la parte sustentante o activa, es decir, a los nervios (v.).

casetón
(v. artesón).

castro
Campamento romano. Reciben también este nombre -quizá por haberse exagerado la importancia de sus obras de defensa- algunos poblados celtas, cuyos restos se han encontrado en eminencias del terreno y que, de hecho, estaban más protegidos por la aspereza de éste que por sus muros, a veces inexistentes.

catacumba
Voz latina que originariamente se refería a un lugar concreto de las afueras de Roma donde recibieron sepultura numerosos cristianos, y que se organizó como una necrópolis subterránea con galerías superpuestas (ambulacri) en cuyas paredes se excavaban los nichos (loculi). Por extensión, se aplicó el mismo término a otras necrópolis semejantes, dentro y fuera de Roma.

caulículo
Tallo y, en concreto, aquellos de los que surgen las hojas de acanto características del capitel corintio (v.).

cavea
Parte de un teatro o circo destinada a los espectadores, concebida en las construcciones grecorrornanas con o un graderío semicircular o concéntrico.

caveto
Moldura cóncava cuyo perfil es un cuarto de circunferencia.

ceca
Edificio donde se acuña moneda.

celosía
Enrejado de listoncillos o cualquier tipo de panel calado que se dispone en las ventanas y que permite observar a su través sin ser visto desde fuera.

cella
En los templos clásicos, cámara central, habitualmente de planta rectangular, con un solo acceso, donde se colocaba la imagen de la divinidad a quien se consagraba el edificio. Llámase también lisos.
  • memoriae. O, también, martyvium: pequeño edificio que en la época paleocristiana se alzaba en la vertical del punto de una catacumba subterránea donde se hallaba enterrado algún mártir insigne.
  • olearia. Habitación de la casa romana donde se almacenaban los recipientes de aceite.
  • vinaria. Habitación de la casa romana donde se almacenaban los recipientes de vino.

cemento
Mezcla de arcilla y piedra caliza sometida a cocción a elevadas temperaturas y luego finamente molida, que en contacto con el agua se solidifica y endurece. Se usa desde la Antigüedad para la construcción, partiendo de diversos materiales (cemento natural), aunque sólo desde mediados del siglo XVIII (John Smeaton, 1760) se sistematizaron las proporciones de la mezcla y el proceso de elaboración. Mezclando el cemento con arena y grava se obtiene el hormigón (v.); mezclándolo con agua, arena y -en ocasiones- cal, se obtiene el mortero (v.). Se usa en la actualidad diversas clases de cemento, y en diversas formas, sobre todo desde el momento en que, perfectamente determinadas sus características y propiedades, se amplió extraordinariamente su campo de aplicación.
  • armado. El reforzado internamente por una estructura o varillas metálicas.
  • artificial. El que se elabora con materiales previamente transformados, en orden a conseguir una composición final fija.
  • hidráulico. El que tiene la propiedad de fraguar (endurecerse) bajo el agua.
  • lento. El que no comienza a fraguar antes de transcurrida una hora.
  • Portland. Cemento artificial cuya composición final es la siguiente: óxido cálcico (64%), sílice (21,5%), alúmina (7%), óxido férrico (3%), óxido magnético (2%), anhídrido sulfúrico (1,5%) y pequeñas cantidades de óxidos sódico y potásico. Es un cemento hidráulico de alta calidad, de resistencia garantizada.
  • rápido. El que fragua en minutos.

cenobio
Monasterio.

cencatafio
Monumento itinerario que no contiene los restos de aquel a quien está dedicado.

cercha y cerchón
Entre otras acepciones, sinónimos de cimbra (v.) y, en general, armazón o parte de un armazón que se utiliza para sostener una estructura -muy frecuentemente un arco o una bóveda- durante su construcción.

cerramiento
Lo que cierra o cubre una abertura o un hueco. También se da este nombre a aquellos elementos arquitectónicos o formas con que se remata un edificio en su parte alta.

ciborio
Estructura sobre columnas que en las antiguas basílicas cristianas se disponía encima del altar. De ahí nace el baldaquino (v.).

ciclópeo
Obra de los legendarios gigantes llamados cíclopes; es decir, una obra construida con grandes bloques de piedra, irregulares -como tallados sin más herramienta que las descomunales manos-, colocados unos sobre otros sin argamasa de unión.

ciego
Ca1ificativo que se aplica a los vanos cuya luz (v.) se ha tabicado, o bien a los que se construyen ya inicialmente sin luz, con función meramente ornamental.

cielo raso
Techo plano, de yeso u otros materiales ligeros, que suele disponerse por debajo de la techumbre o cubierta estructural para disimularla, disminuir la altura o crear una cámara aislante.

cima
(v. gola).

cimacio
En una primera acepción, elemento superior de una cornisa, muchas veces en forma de cima o gola (v.).
También se llama así al elemento que, en algunas construcciones bizantinas o de influencia oriental, se interpone entre el capitel y el arquitrabe llegando a ser tan voluminoso como el propio capitel.

cimborio o cimborrio
En un sentido que ya apenas se usa, el cuerpo cilíndrico o tambor (v.) sobre el que se apoya la cúpula, y que lleva los vanos por los que se ilumina el interior. Por extensión, se aplica hoy el término a la construcción -torre o cúpula- que se alza sobre el crucero de un templo y por donde éste recibe luz.

cimbra
Estructura provisional de madera, sobre la cual se construye una bóveda o arco.

cimiento
Obra enterrada, especialmente sólida, sobre la que descansa la estructura fundamental de un edificio. Sirve básicamente para distribuir de modo conveniente las cargas sobre el terreno.

cinta
Motivo ornamental consistente en una tira o faja estrecha que se pliega y repliega a capricho.

cipo
Monumento funerario consistente en una simple pilastra o columna, frecuentemente truncada.

circo
Construcción que en la antigua Roma se destinaba sobre todo a las competiciones hípicas y que albergaba también luchas de gladiadores y fieras. Era básicamente un rectángulo, dividido longitudinalmente en su centro por un muro bajo llamado spina, con graderío en torno. Los lados menores eran semicirculares, por lo menos uno de ellos.

citania
Tipo de poblado celta que incluye en un amplio recinto amurallado numerosas casas de planta ovalada.

ciudadela
Recinto de fortificación permanente en una plaza que sirve para dominarla o de último refugio para su guarnición.

claraboya
Vano acristilado en una cubierta, enrasado con ésta o sobresaliendo muy poco.

claustro
Galería cubierta alrededor de un patio interior, frecuentemente en los conventos y monasterios, separada de éste por columnas o arcadas. Permite la comunicación al abrigo de 1a intemperie entre las principales dependencias del monasterio: la iglesia, el refectorio, la biblioteca, la sala capitular, etc. En ocasiones esta galería tiene dos pisos, distinguiéndose entonces entre claustro bajo y claustro alto.

clave
Dovela (v.) central y más alta de un arco o de una bóveda: la última que se coloca en la cimbra (v.) para cerrarlos, antes de que ésta pueda ser retirada. Confluyen en ella los empujes, por lo cual es un elemento arquitectónico fundamental en las estructuras arqueadas. Ello se suele subrayar decorándola o resaltándola. El resalto puede ser tan notable que la clave se prolongue con su ornamentación escultórica en el intradós, constituyendo lo que se llama una clave colgante o pinjante.
En las bóvedas, la que se ha definido así es la llamada clave principal. Puede haber otras, secundarias, que en las bóvedas de crucerías señalan la intersección de nervios distintos de los cruceros.

clípeo
Motivo ornamental en forma de medallón, círculo o escudo, con decoración interior en relieve, que suele colocarse en los muros.

cloitech
Nombre con el que se conocen en Irlanda ciertas torres de planta circular, muy altas, construidas entre los siglos X y XI a manera de atalayas, bien aisladas, bien formando parte de un conjunto monacal.

codal
Madero colocado horizontalmente entre dos elementos verticales -dos muros, las jambas (v.) de una puerta, por ejemplo- para impedir que se aproximen.

cojinete
En el capitel jónico (v.), la cara lateral de las volutas.

cola
Parte de un sillar -o de un madero- en voladizo que se empotra en la obra, en contraposición a la que sobresale. La cola suele tallarse con cortes o resaltos que faciliten su enjarje (v. enjarjado).
-de milano. Espiga de ensamble (v.) en forma de trapecio, más ancha por la cabeza que por el arranque, que ajusta en una muesca o caja semejante en la otra pieza.

colegiata
Título de una iglesia que, aun no siendo sede propia del arzobispo u obispo, se compone de abad y canónigos seculares, y en ella se celebran los oficios divinos como en las catedrales.

colgadizo, cubierta de
Cubierta en voladizo (v.) que se apoya en las vigas horizontales de la estructura mediante piezas inclinadas llamadas tornapuntas.

columbario
Nicho pequeño -y, por extensión, lugar donde se abren tales nichos- donde los romanos depositaban las urnas conteniendo las cenizas de sus difuntos.

columna(s)
Elemento vertical de soporte o sostén de forma cilíndrica. Suele constar de tres partes diferenciadas: una base o basa que le sirve de pie, el fuste o cuerpo cilíndrico -bien monolítico, bien constituido por tambores (v.) superpuestos- y su coronamiento o capitel. Lo mismo si se emplea como elemento estructural, que si tiene simplemente funciones decorativas, la columna juega un papel muy destacado en la definición de los estilos arquitectónicos. Los órdenes arquitectónicos (v.) clásicos, por ejemplo, se diferencian básicamente por la forma de la columna y por las relaciones matemáticas que fijan entre las medidas de sus partes, y aun entre los elementos de que éstas, a su vez, se componen. De las columnas características de esos órdenes se hablará en la voz dedicada a tratarlos. Aquí se aludirá tan sólo a una serie de términos que suelen asociarse al de columna, de carácter más general,
  • abalaustrada. De forma semejante a un balauste (v.).
  • acanalada. La que presenta estrías verticales en su fuste.
  • adosada. La que está parcialmente empotrada en un muro, sobresaliendo de éste más de la mitad de su diámetro.
  • anillada. La que tiene su fuste compuesto por tambores de distintos diámetros, superpuestos en alternancia como fajas o anillos en el fuste.
  • armillada. La decorada con anillos en relieve.
  • arrodrigonada. La que tiene su fuste decorado con ramas y hojas.
  • ática. Propiamente un pilar de base cuadrada, de función conmemorativa.
  • cantoneada. La que se dispone en los ángulos de un pilar para apoyar el arranque de un arco.
  • cóclida. Columna monumental, hueca, por cuyo interior es posible ascender.
  • conmemorativa. Sin función constructiva; erigida como monumento.
  • corolítica. Aquella cuyo fuste está adornado por guirnaldas.
  • disminuida. En la que el diámetro del fuste disminuye desde la base al capitel.
  • embebida. La adosada (v.) que sobresale del muro la mitad o menos de la mitad de su diámetro.
  • -en haz (v. fasciculadas).
  • entorchada. Aquella cuyo fuste es recto, pero lo tiene decorado con una banda o faja que se desarrolla en espiral, dándole la apariencia de una columna salomónica (v.).
  • entregada (v. embebida).
  • estriada (v. acanalada).
  • exenta. La que está aislada, es decir, no adosada (v.) ni embebida (v.).
  • fasciculadas. Las que se agrupan como formando un haz de columnillas, de base y capitel común, componiendo realmente un pilar.
  • geminadas. Esto es, dos columnas gemelas con función de un solo soporte, pues se disponen paralelas o yuxtapuestas, con un ábaco común.
  • pareadas (v. geminadas).
  • rostrada. Adornada con espolones de naves, al uso romano de exhibir así los restos de las naves vencidas.
  • salomónica. Aquella cuyo fuste describe espiras superpuestas en torno a un mismo eje vertical.
  • torsa (v. entorchada).

columnata
Serie de columnas en fila.

collarín o collarino
Moldura fina que rodea el fuste de una columna en lo más alto.

combado
Nervios curvos en las bóvedas de crucería (v.) que no tienen verdadera función de sostén, sino que se disponen más bien como ornamento.

compluvium
Parte central del atrio, en la casa romana, que se dejaba sin cubrir para iluminarlo y para recibir las aguas de lluvia, que iban a parar a una cisterna (impluvium).

compuesto
Relativo al orden arquitectónico (v.) del mismo nombre.

concha
(v. venera)

confessio
Lugar habilitado en la basílica paleocristiana -comúnmente una cripta bajo el altar- para enterramiento de mártires y santos.

contario o contero
Moldura decorada con granos en serie, como las cuentas de un rosario.

contrafuerte
Construcción adosada o entregada (v. entrega) a un muro o pared, que lo refuerza para contrarrestar el empuje lateral de la bóveda o fortalecerle en los puntos de apoyo de arcos o vigas.

contrarresto
Resistencia que oponen algunos órganos arquitectónicos a los empujes ejercidos por otros. Por extensión, conjunto de los elementos de un edificio que tienen esa función.

copete
Adorno que sirve de remate a un edificio o un retablo.

coracha
Sistema de fortificación basado en un doble muro, proyectándose el exterior con salientes en zigzag, a manera de tentáculos, que pueden concluir en torres de defensa.

corégico
Relativo o perteneciente al corega, es decir, al que dirigía el coro en el teatro griego. Fue costumbre en la antigua Grecia erigir monumentos a quienes se habían distinguido en esta dirección, que reciben por ello la denominación de monumentos corégicos.

corintio
Relativo al orden arquitectónico (v.) del mismo nombre.

cornisa
Parte sobresaliente del entablamento (v.) en los edificios clásicos y, por extensión, del coronamiento o remate de los edificios. Al conjunto de molduras que rematan una obra arquitectónica se le da el nombre de cornisamento, siendo la cornisa la parte más alta de éste.

cornucopia
En la acepción que aquí nos interesa, motivo ornamental que reproduce el mítico cuerno de la Abundancia -de la cabra Amaltea-, repleto de frutos, flores y riquezas de todo tipo.

coro
Lugar reservado en la iglesia para los clérigos que cantan el oficio divino y, más modernamente, espacio o lugar destinado a los cantores, sean o no clérigos. Mientras que en la actualidad ha disminuido mucho la importancia del canto litúrgico tradicional, y se entiende más bien como una vía de participación de los fieles a los actos de culto, en otros tiempos era la principal y más constante actividad que se desarrollaba en las iglesias de los monasterios y en las catedrales, a cargo de monjes y eclesiásticos. De ahí la posición privilegiada que el coro ocupa en muchas ocasiones en el templo, sus ricas sillerías, etc.

coronamiento
Cornisamiento (v. cornisa), remate de un edificio o adorno que forma parte de dicho remate.

corps de logis
Expresión francesa que designa el cuerpo o parte principal de un edificio.

cortijo
Finca o campo con casa de labor.

cortile
Voz italiana que designa un patio porticado y descubierto en el interior de un edificio.

cortina
Parte recta y externa de muralla entre baluarte y baluarte (v.) o, más en general, entre los elementos salientes de la fortificación.

cosmatesca
Decoración basado en mármol con incrustaciones de piedras de colores, mosaico, cristal, metales, etc., dispuestas formando dibujos geométricos. La practicaron algunos decoradores y arquitectos romanos de los siglos XII y XIII, muchos de ellos pertenecientes a una misma familia, los Cosma.

cottage
Voz inglesa que designa la tradicional casa de labor en las islas Británicas, que hacia el siglo XIX se configuraba como una construcción rectangular de uno o dos pisos, con tejado a dos vertientes y con distribución interior muy simple: hogar central, estancia y almacén en la planta baja, y dos dormitorios en la planta superior. Los materiales empleados fueron siempre los que se encontraban más a mano, pero predominaron la madera para la estructura y la paja para la techumbre. Era habitual dejar visibles en las paredes los postes y vigas de la estructura, sin cubrirlos con la capa de barro o enlucido.

crannog
Voz de origen irlandés que se aplica en Irlanda y Escocia a poblados construidos en terrenos consolidados artificialmente en lagunas, a manera de palafitos. Solían estar protegidos por una empalizada, a veces doble.

crescent
Edificio o, más corrientemente, serie de edificios alineados en curva, en forma cóncava. Es un término inglés alusivo a la forma de la Luna en cuarto creciente.

crestería
Motivo ornamental calado que, formando una línea continua, corona una fachada o un tejado.

cripta
Capilla subterránea en algunas iglesias, donde en un principio se enterraban los cuerpos de los mártires. Por extensión, capilla subterránea en general destinada al culto.

crismón
Monograma o abreviatura de Cristo, formado con sus dos primeras letras en griego, X y P, que se repite frecuentemente en la decoración arquitectónica de algunos edificios religiosos.

cromlech
Construcción megalítica consistente en una serie de menhires (v.) dispuestos en círculo.

crucería
Se utiliza como sinónimo de bóveda de crucería (v.). En otra acepción, designa el conjunto de arcos y nervios que sostienen, refuerzan o simplemente decoran las bóvedas.

crucero
Espacio en que se cruzan las naves perpendiculares de una iglesia. A veces se da también este nombre a la nave que se corta con la principal, llamándose entonces brazos del crucero a los tramos de éste que se prolongan a uno y otro lado de la nave principal.

crujía
En general, espacio comprendido entre dos muros de carga (v.) o paredes maestras. Por lo mismo, se aplica también a cada una de las partes principales de un edificio desde el punto de vista de su estructura, que están precisamente marcadas por esas paredes maestras. Tratándose de un abovedamiento, se da el nombre de crujías a los tramos que se abovedan como una unidad, separados unos de otros por los arcos fajones (v.).

cruz
Figura formada por dos segmentos de recta que se cortan perpendicularmente (con excepción de la llamada cruz de san Andrés, en la que se cortan en aspa o X). Dichos segmentos se denominan brazos, contándose cuatro a partir del punto de intersección. Cuando uno de esos brazos es mayor que los otros tres, se le considera parte del eje vertical de la cruz y, con el opuesto, forma el montante o asta de la cruz; los otros dos brazos constituyen el elemento horizontal, que se llama travesaño o traviesa.
  • griega. La que tiene los cuatro brazos iguales.
  • latina. La que tiene un brazo mayor (más largo) que los otros tres.
La planta de muchos edificios, singularmente entre los religiosos, afecta forma de cruz, al concebirse como dos o más naves que se cruzan perpendicularmente. Se habla, por ello, de planta de cruz griega y de planta de cruz latina por aproximación a las formas de cruz que acabamos de mencionar.

cuarterón
Cada uno de los cuadros o tableros que quedan entre los peinazos o montantes (v.) de ventanas, puertas, muebles, etc.
  • en realce. El que sobresale del plano en que se encuentran, los peinazos o montantes.

cubiculum
Voz latina que significa una pequeña estancia o alcoba. En otro sentido, se dio también esta misma denominación (en plural, cubicula) a los ensanchamientos que de cuando en cuando se disponían en los ambulacri o pasillos subterráneos de las catacumbas (v.), que con el tiempo se habilitaron para celebrar actos de culto.

cubierta
En sentido amplio, se llama cubierta al conjunto de elementos que cierran un edificio por su parte superior, lo que comprende tanto la techumbre propiamente dicha como la estructura que la sustenta.
  • a cuatro aguas. La que está organizada a cuatro vertientes, comúnmente porque los hastiales (v.) se han transformado asimismo en vertientes de la cubierta que reciben el nombre de faldones.
  • a dos aguas. La que está organizada a dos vertientes que se encuentran en el caballete o cumbrera (v.). Suele montarse, por ello, sobre dos muros testeros (v.) rematados en forma de triángulos (v. hastial).
  • a la holandesa. Es, básicamente, una cubierta a cuatro vertientes, pero en la que los triángulos correspondientes a los hastiales -es decir, los faldones (v.) - no llegan hasta el caballete, sino que se cortan en su parte superior para formar un pequeño hastiar.
  • de pabellón. Cubierta apuntada que cubre un espacio poligonal a tantas vertientes como lados tiene su base. Las vertientes son triángulos que se reúnen en el vértice.
  • en dientes de sierra. La organizada de forma que su perfil evoca los dientes de una sierra, en una serie de vertientes a dos aguas desiguales, de las que la menor suele estar acristalada para permitir la iluminación del interior. Se emplea con frecuencia en la cubierta de naves industriales.
  • parhilera. La cubierta a dos aguas (v.) que se apoya sobre una armadura (v.) de par e hilera, es decir, en la que el caballete (v.) es una viga horizontal (hilera), sobre la que descansan los extremos superiores de los maderos (pares) que se disponen paralelamente al plano de la vertiente.
  • plana. Por oposición a las cubiertas en plano inclinado y a las formadas por superficies curvas (abovedadas).
  • sobre piñones o sobre hastiales. Cubierta a dos aguas en la que no solamente el caballete se apoya sobre el vértice de los muros testeros -en forma de hastiales o piñones-, sino que también se apoyan sobre éstos los maderos que constituyen el esqueleto básico, llamados carreras, que unen puntos simétricos de uno y otro hastial.

cumbrera
Viga superior que divide las dos vertientes de una cubierta a dos aguas. Llámase también caballete o hilera.

cúpula
Bóveda de curvatura uniforme levantada sobre una base circular o aproximadamente circular. Su sección puede ser semicircular, apuntada, túmida (v.), cónica o en forma de bulbo; y en cuanto a su superficie, puede ser ésta continua o bien estar constituida por gallones (v.). El hecho de que la base haya de ser siempre aproximadamente circular no implica que deba serlo también la planta de la construcción que la cúpula cubre: es muy frecuente, por el contrario, que esta planta sea cuadrada, por lo cual son menester elementos arquitectónicos que efectúen el paso -en la parte alta del edificio- de la planta cuadrada (o poligonal) a la base circular de la cúpula. Ello se logra, bien mediante pechinas (v.), bien mediante trompas (v.), que permiten que sobre ellas se apoye el anillo del que arranca la cúpula (o, a veces, un cuerpo cilíndrico, llamado tambor (v.), sobre el que ésta se construye y que sirve para darle realce).

cupulín o cupulino
Cúpula pequeña que se dispone, por lo general, coronando otra mayor.

curia
En la antigua Roma, en un principio, edificios públicos donde se celebraban banquetes religiosos, fiestas y, especialmente, las reuniones de las curias, es decir, de las agrupaciones políticas en que se organizaban los ciudadanos romanos según los distritos de la urbe. Más adelante se dio también este nombre al edificio donde tenían lugar las reuniones del senado.

chaflán
Superficie plana que resulta al cortar una arista o esquina mediante un plano paralelo a la arista e inclinado 45º con respecto a los de las caras que originan dicha arista en su intersección.

chambrana
Cuadro de madera o de piedra que se dispone como ornamento de un vano alrededor de él.

chapitel
Estructura en forma de pirámide o cono muy apuntados, que remata por lo general una torre. Es sinónimo de aguja (v.) y, como este mismo término, se usa también para denominar, por extensión, el conjunto de chapitel y torre.

cheurón o cheurrón
Moldura en zigzag.

chinampa
En el antiguo México, terreno formado artificialmente por acumulación de cieno sobre una base de cañas y ramaje flotante en las aguas pantanosas de la laguna de Tenochtitlán, donde los aztecas creaban huertos y construían viviendas.

chinoisserie
Voz francesa que se aplica a ciertas imitaciones o evocaciones del arte chino realizadas en Europa, en cuanto a la forma de la construcción (pagodas) y a los motivos ornamentales. Surgen estas imitaciones en el siglo XVII, y se popularizan en el XVIII, particularmente en Inglaterra, Francia, Alemania e Italia.

dardo
Motivo ornamental en forma de pequeñas puntas de flecha. Suele alternarse con las ovas (v.).

deambulatorio
Espacio transitable que en algunos templos discurre por detrás de la capilla o del altar mayor, enlazando las naves laterales y permitiendo el acceso a las capillas de la cabecera o el ábside.

decástilo
Dícese del edificio, y en particular del templo clásico, con diez columnas en su fachada o frente.

decumanus
En la ciudad y el campamento romanos, vía trazada en dirección este-oeste por su centro, perpendicular al cardo (v.). Propiamente esta vía era el decumanus maximus, pues la misma denominación designaba otras vías menores paralelas.

dechado, labor de
La que se ejecuta imitando una muestra.

derrame
Espesor de un muro que se pone de manifiesto cuando se abre en él un vano y se dejan en plano inclinado sus jambas, antepecho o dintel.

dentellón
Parte saliente de la adaraja (v.).

dentículo
Pequeño bloque cúbico que, repetido, sirve como motivo ornamental muy empleado en la parte inferior de las cornisas.

descansillo
Plataforma cuadrada o rectangular que enlaza dos tramos de escalera entre pisos.
  • de escuadra. Aquél, generalmente cuadrado, en que termina un tramo de escalera y se inicia otro que forma ángulo recto con el anterior.
  • de media vuelta. Aquél, generalmente rectangular, en que termina un tramo de escalera y se inicia otro en dirección opuesta a la del anterior.

despidiente
Entre otras acepciones, cualquier elemento arquitectónico destinado a evitar que el agua de la lluvia corra sobre otro o se introduzca en alguna parte.

desván
Parte de un edificio comprendida entre el último piso y el tejado. Por caer comúnmente dentro de la cubierta, suele iluminarse mediante claraboyas o buhardillas.
  • gatero. Desván no habitable.

diaconicon
En las iglesias paleocristianas y bizantinas, recinto unido o incluido en el templo -como ábside lateral, por ejemplo- donde se recibían las ofrendas, sirviendo asimismo de vestidor, biblioteca, archivo y, también, sacristía. En realidad, las dependencias solían ser dos, una a cada lado de la cabecera, designadas como pastoforias (v.). La otra era la llamada prothesis, y era donde se guardaba el pan y el vino para la eucaristía y donde, en ocasiones, se depositaban las sagradas especies como se haría posteriormente en el sagrario.

diente
En una primera acepción, adaraja (v.). Se llaman también así los motivos ornamentales consistentes en prismas o pirámides entrantes y salientes.
  • de perro. Motivo ornamental característico del prerrománico inglés, a base de prismas triangulares, como estrellas de cuatro puntas dispuestas diagonalmente, repetidos en serie.

dintel
Bloque de piedra, o elemento de madera o de hierro que, dispuesto horizontalmente y apoyado en sus extremos sobre dos pies derechos o jambas (v.), cierra por lo alto un vano.

díptero
Dícese del edificio, y en particular del templo clásico, que tiene una doble fila de columnas en cada lado.

dístilo
Dícese del edificio, y en particular del templo clásico, con dos columnas en su frente.
  • in antis. Aquél cuyo pórtico lo forman dos antas (v.) y dos columnas entre una y otra.

diwan
Voz de origen italiano que designa una gran sala rectangular, abovedada, abierta por uno de sus lados a un patio. Destinada inicialmente a la enseñanza y a la oración colectiva, pasó a significar la parte del palacio islámico reservada para las ceremonias y actos importantes y, por ende, una rama de la propia administración.

dodecástilo
Dícese del edificio, y en particular del templo clásico, con doce columnas en su fachada o frente.

dolmen
Monumento megalítico en forma de mesa, que en su versión más simple consiste en dos menhires (v.) sosteniendo una losa horizontal. Tiene carácter funerario.
  • de corredor. El que se forma por yuxtaposición de varios dólmenes, de manera que resulte una especie de pasadizo cubierto.

dorno
Sinónimo de cúpula (Y.).

donjón
Torre fortificada en los castillos de modelo normando, concebida como último baluarte de una fortaleza, para lo cual contaba con salida al exterior de ésta, muchas veces secreta o disimulada, por donde sus defensores pudieran escapar y recibir ayuda.

dórico
Relativo al orden arquitectónico (v.) del mismo nombre.

dosel
En un principio, tela preciosa colocada sobre una persona, un objeto o un lugar en señal de honor. Por extensión se llamó así también a toda cubierta -suspendida, en voladizo o apoyada- con la misma función.

doselete Elemento arquitectónico ornamental que, a manera de dosel en voladizo, se coloca a veces sobre estatuas, sepulcros, sillas de coro, etc.

dovela
Piedra (o ladrillo) tallada en forma de cuña, utilizada en la composición de un arco o una bóveda. La dovela tiene, en principio, seis caras, que se nombran de la siguiente manera: la superior se llama trasdós, y la inferior intradós; las dos que tocan con las otras dovelas se denominan lechos; y finamente, se da el nombre de cabezas a las dos caras verticales.
Por su función, destacan diferentes tipos de dovelas: la clave, que ocupa la cima del arco o de la bóveda; las contraclaves, que son las situadas inmediatamente a la clave; y los salmeres esto es, las primeras dovelas inmediatas al arranque del arco o de la bóveda. Aunque, en principio, las dovelas han de tallarse en forma de cuña, se puede lograr también esta forma mediante elementos paralelepípedos (ladrillos, por ejemplo), realizando dicha forma con la argamasa o mortero que ha de unirlos.

dovelar
Labrar la piedra dándole forma de dovela (v.).

duomo
Voz italiana que significa catedral o iglesia mayor de una población. Es un sentido aplicado por extensión del término, ya que propiamente se refiere a la cúpula o domo (v.). Dio pie a ello el hecho de que la cúpula es un elemento constructivo característico de los grandes templos catedralicios, sobre todo a partir del Renacimiento.

durmiente
Madero apoyado horizontalmente, que a su vez sirve de apoyo a otros.

edículo
Edificio de pequeñas proporciones, concebido como reducción de un modelo mayor. También, imitación de la fachada de un edificio -como capilla o nicho en una pared- en cuyo interior se coloca una estatua.

embeber
Introducir un cuerpo en otro. Se aplica, en arquitectura, a aquellos elementos -por ejemplo, ciertas columnas- que se disponen empotrados en el muro, si bien sobresaliendo de él.

emparrillado
Cuadrícula de vigas, apoyadas sobre el terreno o sobre los pilotes de los cimientos, para consolidar aquél y dar asiento a éstos.

empuje
Fuerza oblicua ejercida por un arco o una bóveda sobre los estribos (v.), que tiende a desplomarlos -es decir, a hacerles perder la verticalidad- hacia afuera. Los arcos ejercen este empuje en el mismo plano que los contiene; las bóvedas, en sus líneas de arranque; las cúpulas, en todo su perímetro. Para contrarrestarlo se disponen los contrafuertes (v.).

encadenado
Machón (Y.) de sillería en una pared.

encajonado
Sistema de construcción de paredes o tapias de barro, basado en la disposición de unas tablas paralelas entre las cuales se vierte y se apisona el barro desde arriba. Se forman así unos cajones o tapiales (v.) que, una vez seco el barro, se retiran, quedando la pared sólida, en un solo bloque.

encamonado
Hecho mediante un armazón de cañas o listones, que suele recubrirse de yeso.

encasamento
Entre otras acepciones, adorno de una pared o bóveda a partir de fajas y molduras imitando casetones (v.).

encintado
Bordillo de piedra de una acera o similar.

encofrado
Molde de madera o metal en el que se vierte el hormigón hasta que fragua en la forma deseada. Luego el encofrado se retira y puede volver a utilizarse. Se da también este mismo nombre al revestimiento de madera con que se trata de impedir el derrumbe de las paredes de galerías subterráneas y pozos.

engalabernado
Se dice de las piezas de sillería o de madera que se unen acoplándolas entre sí.

engatillado
Sistema de fijación para madera o piedra, mediante muescas en un elemento que lo aprisionan al encajar en las correspondientes muescas de otro.

engranado
Sistema de fijación basado en grapas, esto es, piezas de hierro u otro metal cuyos extremos se introducen en los elementos a unir. Se llama también de esta misma forma la unión de sillares en los que se han dejado salientes que encajan en huecos abiertos en el sillar adosado.

enjalbegar
Blanquear una pared o un muro con lechada de cal (v.), yeso u otra materia adecuada.

enjarjado
Se dice de los arcos o nervios que tienen dovelas (v.) comunes o compartidas, dispuestas generalmente en los arranques; de los arcos o nervios cuyas dovelas -o algunas de éstas- forman parte de un muro o de una bóveda; y, finalmente, de aquellos elementos arquitectónicos unidos por medio de adarajas (v.) o dientes.

enjuta
Cada uno de los espacios triangulares que dejan en un cuadrado o rectángulo el círculo o la elipse inscritos en él.

enlucido
Revestimiento de paredes y techos con mortero de cal, yeso u otra mezcla semejante, para conseguir una superficie lisa y uniforme.

ensambladura o ensamble
Unión, acoplamiento o empalme de piezas de madera mediante entrantes y salientes tallados en ellas. Entre los tipos más frecuentes, citaremos:
  • a caja y espiga. Conocido también como machihembrado. El rebaje practicado en uno de los extremos de una pieza (espiga) se introduce en una entalladura que se ha tallado en la otra pieza (caja).
  • a media madera. Ensamble de dos piezas cuyo grosor se rebaja en cada una a la mitad, de forma que, al unirse, la junta quede del mismo grueso que las piezas.
  • a ranura y lengüeta. Ensamble de dos piezas por sus cantos, para lo cual se deja en una un saliente (lengüeta) que encajará en un canal o ranura tallado en el canto de la otra.
  • de dientes. Mediante entrantes y salientes dispuestos en serie para encajar alternativamente con los salientes y entrantes de la otra pieza.
  • en cola de milano. Mediante una espiga de forma trapezoidal, más ancha por la cabeza que por el arranque, que se introduce en una caja de la misma forma tallada en la otra pieza.

entablamento
Parte superior de un orden arquitectónico (v.). Se compone de tres partes que, de abajo arriba, se denominan: arquitrabe, friso y cornisa (véanse estos términos).

éntasis
Leve ensanchamiento del fuste de una columna, hacia el centro de su altura, que se dispone al objeto de corregir la ilusión óptica que hace aparecer ligeramente cóncavo un cilindro vertical largo y estrecho.

entibo
Macizo de obra -o arco- con función de contrafuerte (v.) para contrarrestar los empujes de una bóveda y sostenerla.

entrearco
Punto de apoyo o arranque común de dos arcos contiguos. Suele ser una columna, o un pilar.

entrecalle
Espacio hueco entre dos molduras contiguas o superpuestas.

entrega
Parte de un sillar, viga o cualquier otro elemento arquitectónico empotrada en un muro, en oposición a la parte sobresaliente o cola.

entrelazo
Motivo ornamental consistente en unas cintas que se cruzan repetidamente componiendo figuras geométricas más o menos complejas.

entrepaño
Parte de pared comprendida entre dos pilastras, columnas o huecos. En otra aceptación, tablero o cuarterón (v.) encajado entre los peinazos (v.) de puertas y ventanas.

cólico, capitel
Capitel (v.) con dos grandes volutas apoyadas directamente sobre el fuste, con una palmera que llena el espacio intermedio. Se considera precedente del capitel jónico.

equino
Moldura saliente de perfil convexo. En particular se da esta denominación a la que, en el capitel (v.) dórico, separa el ábaco (v.) del collarino (v.).

era
Terreno apisonado o solado para realizar sobre él diversas operaciones relacionadas con la construcción, como la preparación del mortero, el secado al sol de los adobes, etc. Se llama así por su semejanza con el lugar del mismo nombre donde se efectuaba la trilla del trigo, que en ocasiones servía también para ambos menesteres.

escalera
Aunque se trata de un término de uso común, se recoge aquí para aludir a algunos de sus elementos y señalar diversos tipos de escalera. El espacio interior del edificio en el que se desarrolla la escalera es la caja de ésta, llamándose alma al muro que forma su pie y soporta la rampa. A ese a muro -que en algunas escaleras de caracol se sustituye por un eje o árbol- van empotrados los escalones, en los cuales hay que distinguir el plano en que se apoya el pie -la huella o peldaño- del plano vertical -contrahuella o peralte- que separa dos escalones sucesivos. En las escaleras de madera, por el lado del vano se dispone una viga inclinada, denomina zanca, a la que se fijan también los peldaños.
  • al aire. La que no tiene caja y ya soportada por pilares o columnas.
  • de caracol. Aquella que describe un a recorrido helicoidal ininterrumpido.
  • de ida y vuelta. La que está formada por dos tramos rectos en direcciones opuestas, separados por un descansillo.
  • de ojo. La que en su desarrollo deja libre un espacio o hueco central. Lo contrario es una escalera cerrada.
  • imperial. La que se inicia con un tramo ancho de ida y que, al llegar a un descansillo, se divide en dos tramos más estrechos de vuelta.

escalinata
Escalera exterior, de grandes dimensiones y muy frecuentemente de un solo tramo, que sirve de acceso a un edificio.

escama
Teja plana con uno de sus lados -el que queda al descubierto- semicircular, de forma que, al superponerse unas sobre otras, el tejado semeja la piel escamosa de ciertos peces. Puede ser de materiales muy varios -cerámica esmaltada, pizarra, plancha metálica, etc. - y en ocasiones se combinan sus colores para lograr bellos efectos decorativos.

escapo
Fuste de columna.

escaqueado
Construido con materiales distintos que se suceden alternativamente -o bien decorado con esa apariencia-, de forma que el resultado evoque los cuadros de un tablero de ajedrez.

escarpa
Superficie exterior de un muro inclinado que forma talud (v.).

escocia
Moldura cóncava cuyo perfil suele estar generado por dos arcos de distinto radio, siendo mayor y saliente el inferior de ellos.

escusón
Recuadro u óvalo decorado dentro del cual se representan escudos de armas u otros motivos, o se graban inscripciones.

esgrafiado
Sistema de decoración mural que se basa en el contraste de color o tonalidad entre dos o más capas de enlucido aplicadas una encima de otra a la misma pared: al raspar la más externa, con arreglo a un dibujo previo, surge en esas zonas el color de la del fondo.

espadaña
Muro rematado en piñón (v.), prolongando habitualmente el muro de fachada, en el que se abren vanos para colocar las campanas.

espiga
(v. ensambladura).

espinapez o espina de pez
Tipo de aparejo (v.) basándose en ladrillos dispuestos en diagonales alternativamente opuestas al plano de la hilada (v. opus spicatum). Se aplica también a una disposición semejante de las tablas de un entarimado.

espinazo
Clave de un arco o una bóveda, y, en ésta, nervio o hilera de dovelas situado en lo más alto de ella.

esquinal
Esquina, ángulo de un edificio, especialmente el que ha sido formado por sillares (v.).

estadio
En la antigua Grecia y en Roma, construcción destinada a ser el marco de las competiciones atléticas. Era, básicamente, una pista rectangular de algo menos de 200 m de longitud por unos 30 m de anchura, con uno -o los dos- lados menores curvos, rodeada de graderías para los espectadores.

estela
Monumento conmemorativo alzado verticalmente sobre el terreno, en forma de columna, cipo o lápida.

estereóbato
Macizo corrido que sirve de base a una columnata o templo, o en general a un edificio. Suele carecer de decoración.

estilóbato
Plano superior del estereóbato (v.).

estípite
Pilastra (v.) o balaustre (Y.) cuyo cuerpo, o elemento más característico, tiene forma de pirámide truncada, con la base menor hacia abajo. Se utiliza como soporte y también como elemento decorativo.

estoa
(v. stoa).

estría
Canal cóncavo, en forma de media caria (v.), que corre verticalmente por el fuste de una columna, pilastra u otra superficie. Las estrías pueden juntarse en ángulo -en una arista, propiamente-, o bien estar separadas por un filete (v.). A veces, dentro de la estría se dispone una pequeña moldura convexa que la recorre en toda su longitud o en parte de ella, y que recibe el nombre de contracanal o contraestría.

estribo
Entre otras acepciones, obra de fábrica que soporta el peso de una bóveda o de un arco bajo la línea de arranque, y que recibe su empuje oblicuo.

estructura
Aplican este término los arquitectos al conjunto de los elementos fundamentales de una construcción relacionados entre sí. Son éstos, básicamente, la cimentación, los soportes y la cubierta.

estucar
Cubrir con estuco (v.).

estuco El estuco clásico es una pasta compuesta de yeso o cal apagada y mármol pulverizado. Con ella se logra un enlucido (v.) fino y muy sólido que, una vez endurecido, puede ser labrado, dorado o pintado con resultados óptimos, o simplemente barnizado para imitar al mármol. Se da este mismo nombre a otras pastas que no contienen polvo de mármol, más fácilmente modelables, pero de menor resistencia.

esviaje
Inclinación de la superficie de un muro, del plano de un arco o del eje de una bóveda respecto del frente de la obra de la que forman parte.

exedra
Entre otras acepciones menos precisas, construcción abierta de planta semicurcular, cobijando asientos fijos. La exedra clásica era una estancia de la casa griega y romana, abierta al peristilo, lugar de conversación y visitas. Por la forma, y acaso también por una concepción del ábside como espacio "abierto" a la nave del templo se da a veces el nombre de exedra al propio ábside.

exento
En la terminología arquitectónica, se dice de aquel elemento -arco, columna, pilar, etc. - que está aislado, es decir, que no se adosa o embebe en otro.

extradós
Superficie exterior convexa de una dovela, de un arco o de una bóveda.

fábrica
Se usa este término, en arquitectura, con diversas acepciones. En primer lugar, como proceso de construcción de un edificio. Luego, como sinónimo del edificio mismo. Y finalmente, con la expresión "de fábrica" se alude a una construcción con sillares o ladrillos y argamasa.

facistol
Atril sobre un pie, de una o varias caras, donde se colocan los libros litúrgicos en los templos.

fachada
Exterior de un edificio. Si no se precisa más, se hace referencia a su parte anterior y, comúnmente, principal. En caso contrario, ha de hablarse de fachada lateral, posterior, etc.

faja
Moldura uniforme, ancha, poco saliente.

fajón
(v. arco fajón)

faldón
Vertiente triangular o trapecial de un tejado, que sustituye a un hastial (v.).

faldón de chimenea
Conjunto de los dos lienzos y del dintel que forman la boca de la chimenea.

falso (a)
En general, en arquitectura, todo lo que tiene la forma de un órgano, estructura o elemento arquitectónico, pero no realiza su función, bien por tratarse de un elemento decorativo, bien por responder a un sistema estructural distinto del aparente.
  • bóveda o cúpula. Las realizadas mediante aproximación de hiladas superpuestas que progresivamente van cerrando el espacio a cubrir, pero en las que las cargas no se transmiten a los arranques, sino que son fuerzas verticales.

fenestración o fenestraje
Disposición de las ventanas en un edificio.

festón
Adorno en relieve a manera de manojo de flores, frutas y hojas, más grueso en el centro que en los extremos, que se representan colgantes.

filacteria o filetera
Cinta con inscripciones o leyendas, ya sea pintada, ya en relieve, como motivo ornamental.

filete
Faja (v.) lisa y estrecha interpuesta entre dos molduras.

firme
Capa sólida de terreno sobre la que pueden asentarse los cimientos de una construcción.

flamero
Elemento ornamental, muchas veces dispuesto como acrótera (v.), en forma de candelero o antorcha.

flamígero
Se dice de una forma particular del estilo Gótico en la que predominan los arcos y las tracerías conopiales o alancetados, es decir, cuya forma recuerda una llama.

flecha
Se utiliza en tres acepciones muy diversas y frecuentes. En primer lugar, como sinónimo de dardo (v.), esto es, referida a ese motivo ornamental. En un arco (v.), por otra parte, se llama flecha a su altura, medida desde la línea de arranque hasta la clave. Por último, es sinónimo de aguja (v.) o chapitel alto y agudo de una torre.

florón
Motivo ornamental en forma de flor rodeada de follaje. Suele ser circular, y es frecuente encontrarlo en los techos: en el centro de los casetones (v.) de un artesonado, y en los puntos de cruce de los nervios o de los combados de una bóveda, por ejemplo.

forjado
Entramado o armazón de madera para hacer una pared.

forjar
En albañilería, revocar (v.) toscamente con yeso o mortero. También, rellenar con bovedillas u otros elementos los espacios que quedan entre vigas.
Se dice del arco (v.) trazado paralelamente al eje longitudinal o mayor de una nave, sustentando su bóveda y, en su caso, separando esa nave de la lateral contigua. También se llama así, en la intersección de una bóveda y el muro, al nervio o arco que los une, como asimismo los arcos en que descansa una bóveda vaída (v.).

foro
En la antigua Roma, plaza rectangular porticada, en el cruce de las principales vías de la ciudad. Por extensión, otras plazas semejantes. Solían dar a ellos los edificios públicos, y eran el marco habitual de actividades mercantiles, políticas, etc. En las grandes ciudades había diversos foros que concentraban comercios específicos: el del ganado, de la plata, etc.

fraguar
Endurecerse diversos materiales de construcción que se emplean como masa pastosa, tal como la argamasa, el yeso, el cemento, etc.

frigidarium
En las antiguas termas romanas, sala destinada a los baños de agua fría.

friso
En la arquitectura griega, parte del entablamento (v.) entre el arquitrabe (v.) y la cornisa (v.). Podía ser una franja lisa, o bien estar esculpida con metopas (v.) y triglifos (v.). Más modernamente, se llama también friso a toda banda ornamental en la parte alta de los paramentos o paredes.

frontal
Hablando de un altar, paramento de su parte anterior, bajo la mesa, que muy frecuentemente se decora.

frontis
Fachada principal de un edificio.

frontispicio
Se utiliza comúnmente como sinónimo de frontis (v.) y de frontón (v.).

frontón
Coronamiento triangular de la fachada de un edificio, formado por la cornisa del entablamento (v.) y las dos rampas de una cubierta a dos aguas. Por extensión, se da también este nombre a las molduras de la misma forma que coronan a veces los vanos.
  • curvo. Aquel en que los lados oblicuos del triángulo -los correspondientes a la doble vertiente- se sustituyen por arcos de circunferencia.
  • desventrado. El que tiene partido el lado que hace de base.
  • -partido. Aquel, triangular o curvo, cuyos lados no se unen en un vértice o no cierran el arco.

fuste
Elemento vertical de la columna, esto es, la parte comprendida entre la base y el capitel. Para los diferentes tipos de fuste véase la voz columna.

gablete
Remate ornamental de los arcos en los edificios góticos, consistente en unas molduras rectas que se unen en ángulo muy agudo, como pequeño hastial (v.).

galbo
Perfil de un elemento arquitectónico.

galería
En la arquitectura religiosa, piso superior sobre las naves laterales del templo, abierto a la nave central.
En la arquitectura militar, pasadizo subterráneo que comunica las diferentes partes de la fortificación.
En la arquitectura civil, corredor amplio, frecuentemente en un piso alto, con pared en uno de sus lados y grandes ventanales en el otro. Y, en general, habitación rectangular muy alargada y de gran luminosidad.

gallón
Motivo ornamental en forma de medio gajo de naranja, que frecuentemente se repite en molduras. Se da también este nombre a los grandes gajos o gallones en que aparece dividida -interior o exteriormente- una bóveda o cúpula, ya tengan éstos una función estructural o simplemente la decoren.

garganta
Parte más delgada de algunos elementos arquitectónicos, como columnas, balaustres, etc., y en general, estrechamiento.

gárgola
Conducto sobresaliente de una pared o de un tejado para el desagüe al exterior de la lluvia, de forma que no resbale por el muro. En el mundo clásico y luego especialmente en el Gótico fue muy frecuente dar a estos conductos formas quiméricas, animales o humanas.

garita
En sentido estricto, espacio cubierto -como pequeña habitación- en el que sólo cabe una persona. Su uso más común se refiere a las torrecillas que en las fortificaciones sirven de cobijo y defensa para los centinelas.

gatera
Agujero o hueco pequeño en un muro. Se dejan para la ventilación de altillos y, en la parte baja de las paredes, para distribuir su carga sobre los puntos reforzados del suelo. Aunque, indiscutiblemente, el nombre viene del uso que de tales agujeros hacen los gatos para entrar y salir del edificio.

geminado
Doblado, repetido. Se dice de vanos, arcos y columnas cuando se disponen por pares.

gigante
Relativo al orden arquitectónico (v.) del mismo nombre, llamado también colosal.

gineceo
Parte de la casa griega o romana destinada a las mujeres.

girola
Nave o naves que rodean el ábside de un templo, particularmente románico o gótico, por detrás del presbiterio.

glacis
Término de la arquitectura militar que designa el terreno en declive que se extiende desde el parapeto del camino cubierto o camino de ronda (v.) hasta el nivel del campo, y que queda a merced de los defensores de las murallas.

glifo
Acanaladura vertical y poco profunda, de sección angular, tallada en una superficie plana o curva como motivo ornamental.

glorieta
Cenador de un jardín y el espacio en el que éste se alza. También se da este nombre a una plaza circular formada por la intersección de varias calles o alamedas confluyentes.

gola
Moldura con perfil en forma de S normal o invertida.

gopura
Portada decorada y monumental de algunos templos indios, en especial de los hindúes en el sur del subcontinente.

gota
Motivo ornamental en forma de pequeño cono o pirámide truncados, con la base mayor hacia abajo, que en el entablamento (v.) dórico se dispone, en número de seis, debajo de los triglifos (v.) -suspendidas de la régula (v.) - y bajo los mútulos (v.) de la cornisa.

goteran
Ranura en la cara inferior de la corona de la cornisa o voladizo, para impedir que corra por el sofito o superficie inferior de aquélla el agua de la lluvia y llegue al paramento.

grada
Peldaño o escalón. También, asiento a manera de banco o escalón corrido, o superficie elevada en forma de tarima.

graderío
Conjunto de gradas, en especial las que se disponen para dar asiento a los espectadores en determinados edificios o construcciones públicos.

grafilado
Decoración de una superficie a base de pequeñas molduras convexas adyacentes, como si fueran junquillos o cañas adosados.

granito
Roca muy difundida en la naturaleza, de estructura granular, constituida básicamente por cuarzo, feldespato y mica, además de otros minerales variables según sus tipos. Se ha formado en el interior de la tierra, bajo grandes presiones y elevadas temperaturas, que han producido la cristalización de algunos de sus componentes. Es muy resistente a la erosión, muy compacta y dura, todo lo cual hace de esta roca un material muy adecuado para la construcción.
  • artificial. Acabado que se da a las superficies de hormigón para que imiten el aspecto del granito.

greca
Motivo ornamental, comúnmente dispuesto en fajas o bandas, a base de una sucesión de líneas verticales y horizontales que se repiten sin interrupción conforme a un patrón geométrico.

grifo
Animal quimérico cuya versión más corriente es la de un león alado con cabeza y garras de águila. Se repite como motivo ornamental, bien entero, bien reducido a su característica garra.

grutesco
Combinación ornamental de formas vegetales con animales reales o fantásticos y/o cabezas y torsos humanos. Viene este nombre del italiano grotta (gruta), pues este tipo de decoración se popularizó en el Renacimiento a partir del descubrimiento, en excavaciones subterráneas, de habitaciones romanas decoradas así.

guardacantón
Piedra o pequeño poste que se fija en las esquinas de los edificios o en las jambas de sus puertas para protegerlas de los eventuales daños que pudiera ocasionarles el repetido paso de carruajes.

guardaguas
Tiras de plancha metálica con que se protegen las juntas o intersecciones de diversos planos de obra, para evitar que se filtre por ellas el agua de lluvia.

guardamalleta
Complemento ornamental del alero o de la visera de un tejado, consistente en una tabla de perfiles recortados pendiente de él.

guardapolvo
Tejadillo en voladizo dispuesto en la parte superior de un vano.

guardilla
(v. buhardilla).

hall
Tiene esta voz inglesa significados muy diversos. En el lenguaje corriente actual, se utiliza para nombrar el vestíbulo de un edificio público o de una vivienda. Pero en su origen se llamó hall a la sala principal y más noble de un edificio y, por extensión, al propio edificio, particularmente cuando se trataba de un palacio o una mansión señorial.

Hallenkirche
Voz alemana que designa un tipo de iglesia de planta basílical o de salón (v.) cuyas naves tienen prácticamente la misma altura.

haram
En la arquitectura islámica, la gran sala cubierta de la mezquita, destinada a la oración de los fieles. Su muro de fondo (qibla) está orientado hacia La Meca.

harern
Habitaciones y zonas anejas del palacio musulmán reservadas a las mujeres.

hastial
Espacio triangular que, en la parte superior del muro testero (v.) de un edificio, delimitan las dos vertientes del tejado. Por extensión, se da este nombre a toda fachada que por su parte superior afecta una forma más o menos triangular, responda esto o no a su cubrimiento con un tejado a doble vertiente.
  • escalonado. Aquel cuyo coronamiento está formado por líneas verticales y horizontales, como escalones.

heroón
En la antigua Grecia, monumento -frecuentemente funerario, aunque no siempre así- dedicado a un héroe. Su forma más habitual era la de un edificio o templete circular, como un tholos (v.).

hexástilo
Dícese de] edificio, y en particular del templo clásico, que tiene siete columnas en su fachada o frente.

hierotesion
Voz griega que significa santuario, es decir, lugar donde se ofrecen sacrificios a los dioses.

hilada
Serie horizontal de ladrillos o sillares en un muro o en una bóveda.
  • a soga. La formada por elementos dispuestos exclusivamente a soga (v. aparejo).
  • tizón. La formada por elementos dispuestos exclusivamente a tizón (v. aparejo).
  • de carga. La que se coloca sobre una cornisa o voladizo, para asegurarlos con su peso.

hípetro
Edificio, y en particular el templo griego, que carece de cubierta en su parte central.

hipocausto
En la casa romana y, sobre todo, en las termas, cámara subterránea donde se calentaba el aire que luego, a través de diversas conducciones, proporcionaba calefacción a otras estancias.

hipogeo
Espacio subterráneo, abierto por excavación. El término se aplica generalmente a cámaras funerarias o criptas (v.) construidas bajo tierra.

hipóstila, sala
En los antiguos templos egipcios, gran sala con el techo sostenido por numerosas columnas y situada entre el pórtico y el santuario. Por extensión, se dice de toda sala grande cuya cubierta se apoya en series de columnas o pilares.

historiado
Decorado con representaciones de escenas; ya sea tomadas de los libros sagrados, de la historia, de los mitos o de actividades cotidianas.

hormigón
Mezcla de arena, grava y piedras pequeñas (cascote, canto rodado), con cemento o cal como aglomerante, y agua, que forma una masa dura y compacta al secar.
  • armado. El que en su interior tiene corno refuerzo armaduras de hierro.
  • colado. El de fluidez tal que puede verterse mediante canales para rellenar grandes moldes.
  • pretensado. El hormigón armado que fragua con sus armaduras sometidas a tensiones, de forma que sea mayor su resistencia y se reduzca el riesgo de grietas.
  • vibrado. El que durante su fraguado se somete a vibraciones internas, con la finalidad de hacerlo más compacto.
  • zunchado. El hormigón armado cuya armadura transversal forma como una hélice continua de poco paso, que aumenta su resistencia a la compresión.

    hornacina
    Hueco o nicho practicado en un muro. Tiene, en general, forma semicilíndrica, con su parte superior abovedada en cuarto de esfera. Se dispone a veces corno nieto ornamento del muro, pero con más frecuencia tiene la función de albergar imágenes u otros elementos decorativos.

    hórreo
    Construcción destinada a almacenar víveres y, particularmente, grano en las zonas rurales. Puede ser una de pendencia de la propia casa, o bien una construcción aparte, que en ciertas regiones del norte de España, por ejemplo, se levanta en el aire sobre pilares, para evitar la humedad y los ratones.

    huella
    Plano horizontal de un escalón o grada, donde se apoya el pie.

    hueso, a
    Se dice del aparejo (v.) en el que los sillares están tan perfectamente labrados que se unen y ajustan sin necesidad de mortero.

    humilladero
    Lugar devoto que suele haber a la entrada de algunos pueblos y ciudades, con una cruz, imagen u otro tipo de monumento, donde los viajeros solían arrodillarse para dar gracias a Dios por haber llegado sin contratiempo a su punto de destino o impetrar la protección divina para el viaje que acababan de emprender.

    iconostasio o iconostasis
    Pantalla que en las iglesias bizantinas, y en otras construidas bajo su influencia separa el altar de la nave central. En un principio consistía en una fila de columnas transversales, unidas por un parapeto decorado y un dosel. A partir del siglo XIV se transformó en un muro de madera u obra, con tres vanos.

    imafronte
    Fachada anterior o principal de una iglesia o de un edificio.

    imbornal
    Desagüe.

    imbricación
    Superposición de elementos -y muy en particular de tejas- de forma que uno cubra parcialmente al inferior,

    imoscapo
    Parte inferior del fuste de una columna y, en un sentido más restringido, el diámetro de ésta en esa parte.

    impluvium
    En la casa romana, cisterna rectangular situada en el centro del atrio, donde se recogían las aguas de lluvia a través del compluvium (v.).

    imposta
    Plano de apoyo de los arranques de un arco o de una bóveda. Puede ser una hilada de sillares algo saliente, adornada con molduras o decoración escultórica, dispuesta como cornisa.

    inglete
    Unión a 45º de dos elementos o piezas que se encuentran en ángulo recto, es decir, a escuadra.

    insula
    En la Roma antigua, vivienda plurifamiliar de varios pisos, constituyendo un gran bloque.

    intercolumnio
    Vano o espacio entre dos columnas contiguas.

    intradós
    Superficie interior, cóncava, de un arco o de una bóveda. Se llama así también la cara inferior de las dovelas que los forman,

    isódomo
    Dícese del aparejo (v.) que utiliza elementos de la misma naturaleza y del mismo tamaño.

    iwan
    Voz de origen iranio que designa una construcción de planta rectangular o cuadrada, abierta por uno de sus lados, que suele dar a un gran patio -frecuentemente el de la mezquita-

    jabalcón
    En una armadura de cubierta (v.), pieza inclinada que se apoya en un elemento vertical y que apea sobre ésta la carga de otro horizontal o inclinado.

    jácena
    Viga maestra, esto es, la que soporta el peso de otras vigas o de una pared

    jamba
    Cada uno de los elementos verticales que sostienen un arco o dintel de un vano.

    jónico
    Relativo al orden arquitectónico (v.) del mismo nombre.

    junquillo
    Moldura delgada y saliente, de perfil semicircular o incluso de tres cuartos de circunferencia.

    junta
    En las ensambladuras, línea o superficie por la que se hace el ensamble. En la construcción, el espacio que queda entre dos ladrillos o sillares contiguos y que se rellena con mortero o yeso.
    • a tope. Por superposición o acoplamiento, sin ensambladura.
    • de dilatación. La que se deja sin cerrar, al objeto de que las inevitables contracciones y dilataciones de la obra no produzcan grietas en ella.

    kemation
    (v. cimacio).

    kiosko
    Pequeña construcción, a modo de pabellón o lugar de recreo, dispuesta en una terraza, un jardín o un paseo. Suele tener planta cuadrada o circular, y cubrirse con una pequeña bóveda. Frecuentemente está abierto por uno de sus lados.

    krak
    Voz de origen árabe que significa castillo fortificado. Suele designarse con ella las fortalezas construidas en Siria y Palestina por los cruzados.

    krepis
    Voz griega que designa el basamento de un edificio y, también, el podio de una estatua.

    lacería
    Ornamentación a partir de cintas, líneas o estilizaciones de hojas y flores que se entrelazan, y forman, generalmente, figuras geométricas que se van repitiendo.

    laconicum
    En las termas romanas, sala destinada a los baños de vapor.

    lacunario
    Cavidades o huecos originados en un sofito (v.) o un intradós (v.) por el cruce de vigas o molduras. Por extensión, artesonado (v.).

    ladrillo
    Masa de arcilla, moldeada en forma de paralelepípedo rectángulo, que, una vez cocida, se emplea para la construcción. En principio, la cocción es lo que diferencia al ladrillo del adobe (v.), proceso que le proporciona un alto grado de resistencia e inalterabilidad. Su empleo data del III milenio a. C., simultaneándose con el del adobe y reservándose el ladrillo para los revestimientos exteriores, tanto en el área mesopotámica como en Egipto. Fueron, sin embargo, los arquitectos romanos quienes hicieron del ladrillo un elemento fundamental de sus construcciones, mejorando sus características y sistematizando sus medidas; con todo, no llegaron a crear una verdadera arquitectura en ladrillo, pues lo más corriente fue que procuraran ocultarla bajo revestimientos de estuco o de piedra. Tal arquitectura, en cambio, fue desarrollada por los árabes, que supieron aprovechar no sólo las cualidades constructivas del ladrillo, sino también sus grandes posibilidades para la decoración. A partir de ese momento el ladrillo adquirió una importancia creciente en la arquitectura, incluso en las áreas no sometidas a la influencia islámica, desarrollando un lenguaje arquitectónico propio y no inferior en belleza al de la piedra.
    • agramilado. Ladrillo prensado, en cuyo proceso se rehúnden sus caras mayores, dejando vivas las aristas, para que el mortero se aloje en los huecos así practicados, de forma que luego queden muy cerradas las juntas.
    • aplantillado. El que se moldea con formas especiales, atendiendo a su función, al lugar de la obra en que estará situado o, incluso, a propósitos decorativos.
    • común o mahón. El de 4 cm de grosor, cocido a bajas temperaturas (entre los 900 y los 1000º C).
    • crudo o de era. El secado tal sol, y luego cocido.
    • de cuña. El moldeado en forma de dovela (v.).
    • de pichulín. El menor que el corriente, con una anchura equivalente a los dos tercios de la de aquél.
    • prensado. El que se prensa en máquinas antes de ser cocido, para darle mayores densidad y resistencia.
    • recocho. El sometido a una cocción especialmente prolongada, que le da óptimas cualidades.
    • refractario. El que, por las arcillas que lo componen y el proceso de su cocción, tiene una especial resistencia a la acción del fuego, utilizándose para la construcción de chimeneas y hornos.
    • santo. El elaborado con arcilla rica en cal y óxido férrico, y cocido hasta la vitrificación, lo que le da cualidades -como la de no absorber el agua- muy a propósito para su empleo en obras hidráulicas.
    • tocho. El común de 5 cm de grueso.

    lamasus
    En la mitología persa, ser demoniaco, mitad hombre, mitad toro.

    larguero
    Viga maestra horizontal.

    lauda o laude
    Lápida o piedra que se pone en la sepultura, por lo común con inscripción o escudo de armas.

    láurea Motivo ornamental a base de hojas de laurel.

    lecho
    En general, capa de material que se dispone como asiento de otra de materiales diferentes. Más en concreto, se alude a la capa más profunda de los cimientos o, tratándose del aparejo (v.), a la cara del sillar o ladrillo sobre el que se asentará la siguiente hilada.

    lienzo
    Muro de fachada. En las fortificaciones, superficie de muro comprendida entre dos baluartes.

    ligadura
    En una bóveda de crucería (v.), los nervios secundarios.

    lima
    Ángulo diedro que forman dos vertientes o faldones de una cubierta, y asimismo el madero que se dispone en ese ángulo.
    • hoya. Cuando dicho diedro es entrante.
    • tesa. Cuando dicho diedro es saliente.

    linterna Pequeña construcción en forma de torrecilla que se dispone como coronamiento ornamental de una cúpula y que, por sus vanos laterales, permite el paso de la luz.

    listel
    Filete, esto es, pequeña moldura plana que, en general, forma parte de otras molduras.

    lóbulo
    Cada uno de los pequeños arcos que subdividen el intradós de otro mayor.

    lobulado
    Se dice del arco cuyo intradós aparece dividido en arcos menores, llamados lóbulos.

    lúculo
    Nicho excavado en un muro -o en las paredes de las catacumbas- para servir de sepultura.

    logia
    Galería cubierta abierta por uno de sus lados.

    lombardas
    (v. banda lombarda)

    lonja
    Lugar o edificio público destinado a las transacciones comerciales. También plazoleta ante un templo o un edificio público.

    lucernario
    Estructura vidriada, ya en el mismo plano de la cubierta, ya como montera (v.), que proporciona luz y ventilación a los interiores.

    lumbrera
    Abertura o tronera (v.) que desde el techo de una habitación o desde la bóveda de una galería comunica con el exterior y proporciona luz y ventilación.

    luneto
    Hueco abierto en una bóveda principal, mediante la intersección de una bóveda menor --por lo general, de cañón-, para iluminar su interior. Se llama bóveda de lunetos a la que tiene este tipo de aberturas.

    luz
    Referido a un arco, la distancia horizontal entre sus apoyos. En general, la dimensión horizontal interior de un vano o la distancia entre dos soportes.

    llaga
    Junta (v.) -y en especial la vertical- entre dos ladrillos de una misma hilada.

    macellum
    Lugar, y luego edificio, donde en la antigua Roma se desarrollaba el comercio de la carne. En cuanto construcción, solía ser un edificio de planta rectangular, porticado. Era frecuente que en su centro hubiera un tholos (v.) con una fuente.

    macizar
    Rellenar -con mampostería, cascotes, hormigón, etc. - un hueco o cavidad, para dar solidez a la obra.

    macizo
    Parte construida del edificio y, asimismo, parte de pared o de muro comprendida entre dos vanos.

    rnacla
    A imagen de lo que este término significa en cristalografía -es decir, un complejo cristalino formado por el crecimiento simultáneo y entrecruzado de dos o más cristales-, se aplica en arquitectura a los edificios que constan de diferentes cuerpos que se interpenetran.

    macolla
    En decoración, conjunto de vástagos, flores o espigas que nacen de un mismo tallo. También, en el capitel corintio (v.), tallo entre las hojas de acanto.

    macsura
    En la arquitectura islámica, zona de la mezquita, ante el mihrab, que se cierra y se decora con especial cuidado por ser el lugar reservado para el califa, o el imán durante la oración.

    machón
    Pilar de fábrica, bien dispuesto como elemento sustentante -sobre todo en los ángulos de un edificio-, bien como contrafuerte (v).

    madrasa o madraza
    En el mundo islámico, edificio o conjunto de ellos, destinado a la enseñanza de la teología y jurisprudencia coránicas. Suele estructurarse en torno a un gran patio, al que se abren naves destinadas a alojar a los estudiantes y maestros, una gran sala para la enseñanza y la oración colectivas (diwan), una pequeña mezquita, y dependencias tales como baños, cocina, biblioteca, etc.

    mainel
    Columnilla o elemento vertical que divide un vano.

    mampostería
    En sentido propio, obra de albañilería basado en piedra sin labrar o de labra grosera, aparejada irregularmente. Se usa impropiamente este término para referirse a una obra de ladrillo.
    Las diferentes clases de mampostería se distinguen, en primer lugar, por los materiales utilizados, pero también -y a ello corresponden las siguientes definiciones- por las características del aparejo (v.).
    • aparejada. Con mampuestos (v.) en forma de sillares, procurando que los de una misma hilada tengan la misma altura.
    • careada. Procurando que la cara exterior, visible, sea la más regular, y evitando utilizar en ella -por lo menos de forma visible- el ripio (v.) o material de relleno.
    • concertada. Aquella en que se retocan las caras de los mampuestos para que sea posible darles buen asiento y trabazón sin necesidad de ripio.
    • ordinaria. La que utiliza piedras irregulares y ripio.

    mampuesto
    Etimológicamente, "piedra que se coloca con la mano" en la obra, sin tener, por lo tanto, el volumen y el peso de un sillar, y sin labra previa.

    mandala
    En la arquitectura religiosa hindú plan que rige la construcción del templo.

    mandapa
    En el templo hindú, vestíbulo o porche que precede al santuario.

    mandorla
    Decoración en forma de almendra dispuesta verticalmente, frecuente en el arte medieval para albergar la imagen de Cristo entronizado y de la Virgen. Es una especie de aureola, que se interpretó como símbolo de la pureza de María, en alusión a la vara de Aarón, que floreció en una noche produciendo una almendra.

    mansarda
    Tejado o cubierta en que cada vertiente está formada por dos planos contiguos, de los cuales el inferior tiene una pendiente mucho más acentuada que el superior, permitiendo que en él se abran ventanas a manera de buhardillas. Por extensión, la habitación o desván así cubiertos.

    marco
    Cerco, generalmente de madera, en que se encaja una puerta, una ventana, una pintura, etc.

    maristán
    En el mundo islámico, asilo para enfermos, hospital.

    mármol
    Roca caliza metamórfica, de textura compacta y cristalina, susceptible de buen pulimento y mezclada frecuentemente con sustancias que le dan colores diversos o figuran manchas o vetas.
    • artificial. El fabricado por procedimientos industriales, que imita algunas de las propiedades del natural.
    • brecha. El formado con fragmentos irregulares angulosos, a veces de colores distintos según su composición, fuertemente trabados por una pasta homogénea.
    • brocatel. El que presenta manchas y vetas de colores variados.
    • de Carrara. El extraído de las canteras italianas de ese lugar, muy blanco, de textura muy fina y grano uniforme.
    • estatuario. El blanco y muy homogéneo, preferido por los escultores para sus obras.
    • fingido. Imitación de mármol en pintura.
    • florentino. Obtenido de la región de Florencia, amarillento o verdoso, con vetas oscuras.
    • jaspeado. El que ofrece vetas o manchas entrecruzadas.
    • lumaquela. El que contiene numerosos fragmentos de conchas fósiles, que, una vez pulido, consigue efectos de gran brillo.
    • pentélico. El extraído de las canteras griegas del monte Pentélico, de donde se obtuvieron los mármoles con que se construyó el Partenón. Caracterizado por la finura de su grano.
    • -serpentina. El que tiene en su composición serpentina -es decir, silicato de magnesio con impurezas de óxido férrico-, lo que le da un característico color verde.

    marquesina
    Tejadillo que avanza sobre una puerta, escalinata o andén para resguardar de la lluvia. Suele construirse con hierro y cristal.

    martyrion o martyrium
    Pequeño edificio de planta central consagrado a la memoria de un mártir, conteniendo sus restos. Es propio de la arquitectura paleocristiana oriental.

    mastaba
    Construcción funeraria de planta rectangular y estructura troncopiramidal, frecuente en los enterramiento del antiguo Egipto. Alberga diversas estancias o cámaras, alguna de ellas subterránea. Este tipo de tumba, creado bajo las primeras dinastías, se mantuvo hasta el Imperio Nuevo, reservándose en particular para los altos signatarios de la corte.

    matacán
    Galería o parapeto construida en voladizo y sobre ménsulas (v.) de gran fortaleza en el exterior de las torres y muros de un castillo. Suele estar almenada e incluso tener el suelo agujereado por aspilleras, para derramar por ellas aceite hirviendo o plomo fundido, corno era frecuente en los asedios por parte de los defensores.

    matroneo o matroneum
    En la arquitectura paleocristiana, galería o tribuna reservada a las mujeres en la basílica. Su ubicación varió con el paso del tiempo, hasta fijarse sobre una de las naves laterales.

    mausoleo
    Monumento funerario de aspecto regio y majestuoso, como la tumba que mandó construir para el rey Mausolo de Caria, en Halicarnaso, su viuda Artemisa. Esta obra monumental, de la que sólo se conservan descripciones y algunos fragmentos, fue una de las Siete Maravillas del mundo antiguo.

    mazacote
    Hormigón, mezcla de piedras, mortero de cal y arena.

    meandro
    Motivo ornamental a base de líneas sinuosas que evocan los meandros fluviales.

    mechinal
    Agujero que se deja en un muro durante su construcción para introducir en él los maderos que han de soportar el andamio.

    medallón
    Motivo ornamental en forma de círculo u óvalo, con relieves en su interior.

    mederna o medersa
    Denominación de las madrasas (v.) en determinadas zonas del mundo islámico, particularmente en el norte de África.

    media caña
    Moldura cóncava de sección semicircular.

    medianera
    Dícese de la pared común a dos casas contiguas.

    medina
    Término de origen árabe que significa ciudad.

    megalítico
    Dícese de lo hecho con grandes bloques de piedra, generalmente de forma irregular o con una labra muy tosca. Los prehistoriadores e historiadores hablan de una cultura megalítica, muy extendida, que puede datarse entre el V y el I milenio a. C.

    megalito
    Bloque pétreo de grandes dimensiones; también, monumento construido con uno o varios de estos bloques.

    megaron
    Construcción o sala de planta rectangular alargada, característica de los palacios cretenses y micénicos. Suele verse en ella un antecedente del templo griego.

    menhir
    Monumento megalítico consistente en un gran bloque de piedra sin tallar alzado verticalmente.

    ménsula
    Elemento arquitectónico que sobresale de un plano vertical y sirve para soportar la carga de otro elemento o construcción en voladizo.

    metopa
    En la arquitectura griega, espacio cuadrado comprendido entre dos triglifos (v.) en el friso dórico. Corresponden a los huecos entre vigas de una construcción de madera, que el templo clásico mantiene aun cuando ya se construye con piedra. Las metopas, pues, fueron posiblemente en el inicio unos paneles que tapaban esos huecos, y luego unas losas lisas o decoradas con relieves escultóricos.

    mexuar
    En el palacio árabe, sala y dependencias anejas destinadas a la administración de justicia.

    mezquita
    Lugar de reunión y de rezo en común de los fieles en el culto islámico. Deriva este término del árabe masjid, que significa oratorio. Y, con independencia de sus dimensiones y de las construcciones que pueda tener anejas, el modelo de mezquita se ajusta, en general, al del primitivo oratorio islámico, inspirado en la casa de Mahoma en Medina y, asimismo, en la basílica cristiana. Básicamente, la mezquita consta de una sala (haram) rectangular dividida en naves, cuyo muro de fondo (qibla) está orientado hacia La Meca. En la parte central de este muro se abre una pequeña capilla u oratorio -el mihrab-, delante de la cual queda delimitado un espacio que se llama macsura -que puede considerarse el equivalente del crucero de los templos cristianos-, en cuya proximidad se sitúa un púlpito o minbar para la predicación del imán, que es quien dirige la oración. Se encuentran otros muchos elementos frecuentes: el patio descubierto (zam), con su fuente central (sabil) para las abluciones, los minaretes desde donde el almuédano llama a la oración, etc.

    mihrab
    En la mezquita (v.), nicho o capilla abierto en el muro de fondo (qibla), que focaliza la oración pues señala la dirección de La Meca. Arquitectónicamente se manifiesta esto en la disposición de las naves de la sala (haram) y en la riqueza de la decoración que allí se despliega.

    minarete
    (v. alminar)

    minbar
    En la mezquita, púlpito desde el cual el imán dirige la oración de los fieles. Suele estar situado a la derecha del mihrab (v.) y de ordinario tiene forma de triángulo equilátero, con una plataforma a la que se accede por una escalera y que está coronada por una especie de dosel. Se trata, por lo regular, de una construcción de madera ricamente labrada.

    mirador
    Galería, balcón cubierto o pabellón con vistas a un jardín, calle o plaza desde un lugar elevado. Se emplea a veces en este mismo sentido el término belvedere (v.).

    mocárabe
    Elemento ornamental consistente en pequeños prismas, a manera de estalactitas, yuxtapuestos y superpuestos, y dirigidos hacia abajo con una superficie inferior cóncava. Es muy característico de las yeserías islámicas, y se emplea con frecuencia en la decoración del intradós de arcos y bóvedas o de cualesquiera otros elementos arquitectónicos.

    modillón
    Pequeña ménsula (v.) que, dispuesta en serie, sostiene la parte superior de una cornisa corintia o compuesta, permitiéndole un vuelo mayor que en los restantes órdenes arquitectónicos (v.). Suele dársele un perfil en S tendida horizontalmente.

    módulo
    En la arquitectura clásica, unidad de referencia según la cual se regulan las proporciones relativas de las partes de un edificio y de los elementos que lo componen, variables de uno a otro orden arquitectónico (v.). Solía tomarse como tal unidad el diámetro o semidiámetro del fuste de la columna en su base.

    Modulor
    Sistema de proporciones ideado por el arquitecto Le Corbusier para determinar las dimensiones de las construcciones, con base en el cuerpo humano.

    moldura
    Elemento ornamental corrido, de perfil uniforme -curvilíneo, rectilíneo, simple, compuesto, etc. -, saliente o en hueco, empleado bien para decorar superficies, bien para resaltar la unión de dos elementos arquitectónicos o cuerpos.

    molduraje
    Conjunto de las molduras (v.) de una obra arquitectónica o de parte de ella.

    monolito
    Monumento o elemento arquitectónico -principalmente tratándose de columnas- formado por un solo bloque de piedra de gran tamaño.

    monóptero
    Dícese del edificio, y en particular del templo clásico, que tiene planta circular y esá rodeado por una fila de columnas.

    montacaballo
    Dovela que por su parte superior está tallada en ángulo de tal forma que se apoya o monta sobre la hilada horizontal inmediata.

    montante
    Listón o columnita que divide el vano de una puerta o ventana, así como cada uno de los elementos verticales que forman su bastidor (los horizontales son los peinazos, travesaños o cabios).
    Se llama también montante a la pequeña ventana, practicable o no, que se dispone en la parte superior de un vano -generalmente de una puerta-, cuya función suele ser la de iluminar la habitación aun cuando la puerta esté cerrada.

    montea
    Entre otros significados, flecha (v.) de un arco o de una bóveda.

    montera
    Cubierta acristalada sobre un patio, galería, etc., de estructura generalmente metálica.

    mortero
    Mezcla de cemento o cal con arena y agua, que se endurece al secar y es el material aglomerante en las obras de fábrica.

    mosaico
    Obra decorativa de pavimentos y paredes, que dispone pequeñas piezas (teselas) de diversos materiales y colores sobre un lecho todavía fresco, buscando efectos ornamentales figurativos o geométricos, de forma que, al fraguar la masa del lecho, las teselas queden incrustadas en él y ofrecen una superficie externa lisa.

    mukarna
    Voz árabe por mocárabe (v.).

    muroEstructura de fábrica que delimita un espacio y que se alza a plomo, siendo el grosor su menor dimensión. Sus funciones pueden ser diversas, pero vienen a reducirse a dos fundamentales: cerrar esos espacios que delimita -a veces con carácter defensivo- o sostener otras estructuras.
    • cortina. En la actualidad, aquel que no tiene función sustentante sino que, situado en la fachada de un edificio, está como adosado a su estructura, aislándolo simplemente del exterior. Antiguamente se daba este nombre en las construcciones defensivas a unos muros bajos avanzados de la fortificación para contener inicialmente un ataque.
    • de carga. El que funciona como elemento de sostén de pisos y cubierta.
    • de contención. El destinado a con tener el empuje de tierras o aguas; suele construirse en talud (v.).
    • de revestimiento. El que protege contra la erosión una pendiente de tierra, pero no soporta su empuje.
    • durmiente. Muro subterráneo de cimentación.
    • en desplome. Aquel cuya parte superior sobresale de la vertical en que se encuentra la inferior.
    • en escarpa. El que tiene forma de talud por una de sus caras, siendo en su base más grueso que en su parte alta.

    musivario
    Relativo al arte y la técnica del mosaico (v.).

    mútulo
    Bloque cuadrado que sobresale por encima del triglifo (v.) y de la metopa (v.) en el entablamento (v.) dórico, bajo la cornisa. Suele decorarse con gotas (v.).

    nacela
    Moldura cóncava -o escocia (v.) - cuyo perfil suele ser un cuarto de circunferencia.

    naos
    En el templo griego, cámara central, donde se colocaba la estatua de la divinidad.

    narthex
    En la basílica paleocristiana, y también en la arquitectura bizantina, pórtico o vestíbulo transversal, esto es, dispuesto perpendicularmente a la nave. Puede ser doble, distinguiéndose entonces entre la parte interior (esesonarthex o endonarthex) -separada de las naves del templo por columnas, canceles o muros- y la exterior o exonarthex, como sector porticado del atrio (v.) El narthex, en general, estaba destinado a los catecúmenos y los penitentes, que no podían entrar en el templo.

    nave
    Cada uno de los espacios que, entre muros o filas de arcadas o columnas, se extiende a lo largo de las iglesias, fábricas, almacenes o cualquier otro edificio de grandes dimensiones. El término se aplica, sobre todo, a los templos, entendiendo por nave el espacio que se extiende desde la cabecera a sus pies, que, por efecto del abovedamiento, recuerda vagamente la forma del casco invertido de un navío. Si no se precisa, pues, al hablar de la nave de una iglesia se alude a la principal o central, que puede ser única o simplemente la mayor.
    • central o principal. La que ocupa el eje del templo. Es comúnmente la mayor en anchura y altura.
    • de crucero. La que, en algunas iglesias, se dispone perpendicularmente a la nave central, y en cuya intersección con ésta se sitúa el crucero (v.).
    • lateral. Dícese de la nave dispuesta paralelamente a la central.

    naveta
    Construcción megalítica balear, de carácter funerario, en forma de tronco de pirámide de base rectangular. Responde el nombre a su apariencia de casco invertido de una pequeña embarcación. Suele cubrirse con una falsa bóveda sostenida por pilares.

    nervio
    Elemento saliente, a manera de moldura corrida, del intradós de una bóveda. Puede tener una función constructiva, contribuyendo al sostenimiento de la bóveda, o bien simplemente decorativa.
  • crucero. El que, en una bóveda de crucería, arranca de los pilares que sostienen la bóveda y la cruza en diagonal pasando por la clave.
  • de aristón. El que marca la intersección de dos bóvedas.
  • fajón. El de una bóveda, que sigue exactamente el perfil del intradós en un plano perpendicular al eje de aquélla.
  • secundario. El que enlaza transversalmente los nervios principales de una bóveda de crucería.

    nicho
    En general, todo hueco practicado en un muro, sin llegar a abrir en él un vano. Puede tener función constructiva-como, por ejemplo, aligerar el peso de un muro disminuyendo su espesor-, decorativa -para crear un juego de luces y sombras en su superficie-, o funcional, en cuanto se habilita para diversos usos, como colocación de estatuas, sepulturas, etc.

    ninfeo
    En el mundo clásico, templo dedicado a las ninfas, lo que, por el carácter de estas divinidades, derivó a designar un lugar de recreo conteniendo una fuente o construido junto a una fuente, a veces en una gruta. En la Roma imperial se disponían junto, a las termas, rodeados de jardines, y adoptaron formas monumentales. En ocasiones se alquilaban a los particulares para la celebración de banquetes de bodas.

    Nudillo
    En una armadura de cubierta (v.), el madero horizontal que se ensambla en dos pares (v.) gemelos y los une a una altura aproximada de sus dos tercios, contada desde sus extremos inferiores.

    nuraga
    Construcción megalítica de planta circular y forma cónica truncada, de uno o dos pisos, muy difundida en la isla de Cerdeña.

    obelisco
    Monumentco de origen egipcio consistente en un monolito de base cuadrada y remate piramidal, alto y esbelto, que solía erigirse con carácter conmemorativo explicitado en las inscripciones grabadas en él.

    obra
    En arquitectura, edificio en construcción o reforma.
    • de fábrica. La construida con ladrillos, piedra u hormigón.
    • en seco. La realizada sin mortero o argamasa. Llámase también a hueco.
    • falsa. Obra con carácter provisional, como el cimbrado de bóvedas, el encofrado del hormigón, etc.

    octástilo
    Dícese del edificio, y en particular del templo clásico, con ocho columnas en su fachada o frente.

    óculo
    Abertura o lucernario (v.) circular, con fines de iluminación o ventilación.

    ochavado
    Se dice de la figura -planta, sección de un elemento arquitectónico, etc. - que adopta la forma de un octógono regular, y en particular cuando ésta se obtiene por achaflanamiento de los ángulos de un cuadrado (v. achaflanar) o de las aristas de un paralelepípedo.

    odeón
    En la antigua Grecia y en Roma, edificio destinado fundamentalmente a audiciones musicales.

    ogiva
    Arco de apoyo de una bóveda, cruzado en diagonal y pasando por la clave, tendido previamente a la construcción del casco de la bóveda, que cargará sobre su trasdós, gracias a lo cual se consigna que el peso del casco se traslade a los apoyos de la ogiva.

    ojiva
    Figura formada por dos arcos de circunferencia de igual radio que, teniendo sus centros en una misma recta, se cortan encarando sus respectivas concavidades. Dicha figura, con la recta como base y los dos lados curvilíneos, resulta aproximadamente triangular, siendo el vértice superior tanto más apuntado cuanto mayor sea la distancia entre los centros de los arcos que constituyen los lados. En el caso límite de un mismo centro para ambos, no existe ojiva, sino un semicírculo. Nótese que muy frecuentemente se utiliza el término ojiva como sinónimo de arco apuntado (v.), lo cual es correcto, aunque no todos los arcos apuntados son ojivales. Lo que ya no es correcto es confundir los términos ogiva y ojiva que, pese a su similitud fonética, indican conceptos distintos. Sobre todo al hablar de las bóvedas es muy corriente la confusión entre bóveda de ogivas (v.) y bóveda ojival, siendo así que con lo primero se alude a un sistema estructural, mientras que con lo segundo se hace referencia a la tipología formal de sus arcos y nervios.

    ojival
    Que tiene forma de ojiva. Referido a un estilo arquitectónico, se alude al Gótico, que muestra preferencia por los arcos ojivales, tanto para los de función constructiva como para los decorativos.

    ojo de buey
    Óculo, pequeña ventana circular.

    olambrilla
    Pequeño azulejo decorativo, de unos 7 cm de lado, que se combina con baldosas rectangulares creando un motivo característico de tipo geométrico en pavimentos y zócalos.

    ónfalos
    En la Antigüedad clásica, y referido fundamentalmente al santuario de Apolo en Delfos, cavidad, hueco o monumento que señalaba el lugar que se creía el centro de la tierra -el ombligo del mundo-, de donde surgían los vapores que inspiraban a la profetisa. Según una tradición, Zeus había soltado dos águilas, ordenándolas volar sobre la tierra en sentidos contrarios, rodeándola. Delfos, en el punto señalado por el ónfalos, fue el lugar donde ambas se encontraron de nuevo.

    opistódomos
    Sección cerrada de la parte posterior de un templo griego, detrás de la naos (v.), formando una cámara donde solían guardarse las ofrendas.

    opus
    Voz latina con que se alude a la forma de disponer los materiales en un muro -y en este sentido puede tomarse como sinónima de aparejo (v.) - o un pavimento, así como al tipo de materiales empleados e incluso al acabado que se les da. Mencionamos aquí simplemente algunos de los más característicos.
    • alexandrinum. Decoración mural a partir de piezas de mármol circulares y rectangulares, combinadas con mosaico.
    • barbaricum. Pavimento basándose en cantos rodados yuxtapuestos.
    • caementicium. Especie de hormigón, a base de una mezcla de cal y arena con grava, que en las construcciones que se deseaban más ligeras se sustituía por piedra volcánica (puzolana, tufo, etc.) de poco peso.
    • incertum. Aparejo construido a base de un núcleo de hormigón en el que se empotran piedras sin labrar -o labradas someramente por su cara visible- disponiéndolas en líneas horizontales.
    • latericium. Aparejo construido con ladrillos.
    • listatum. Aparejo que alterna hiladas de ladrillos y pequeños bloques de piedra.
    • quadratum. Aparejo de sillares perfectamente escuadrados, dispuestos a soga y tizón (v.).
    • reticulatum. Aparejo construido a base de un núcleo de hormigón, revestido con piedras en forma de pirámide cuadrangular cuyos vértices se incrustan en el núcleo y cuyas bases visibles componen, por su disposición en hiladas oblicuas, una especie de retícula.
    • sectile. Pavimento o decoración de un muro a partir de losetas de mármoles de colores, cortadas en variadas formas geométricas.
    • signinum. Sistema de pavimentación basado en polvo de ladrillo y mortero, en cuya masa, antes de fraguar, se incrustan fragmentos de mármol o teselas (v.) de colores.
    • spicatum. Espinapez (v.). Disposición de los ladrillos inclinados en cada hilada, invirtiendo el sentido de la inclinación en la hilada siguiente.
    • tectorium. Labor de revestimiento de un muro hecho con materiales pobres.
    • tesellatum. Pavimentación o recubrimientto de muros basado en teselas (v.) de variados colores, pero de tamaño regular.
    • vermiculatum. Como el anterior, pero con teselas irregulares, adaptadas a los motivos decorativos y figurativos que con ellas quiere trazarse.

    oratorio
    Pequeña construcción, generalmente aislada, destinada a la oración. También, habitación que con el mismo fin se habilita en una casa particular.

    orchestra
    En el teatro griego, y luego en el romano, espacio destinado al coro, dispuesto entre la escena y el graderío.

    orden arquitectónico
    Combinación de elementos arquitectónicos que asocia sus formas y determina sus dimensiones relativas conforme a la proporcionalidad con un patrón o módulo (v.) tomado sobre uno de ellos. Responde a un concepto del edificio como unidad orgánica, e históricamente se concreta a través de un proceso de depuración que, partiendo de los edificios ya construidos, selecciona los más armoniosos y analiza sus formas y magnitudes en vistas a establecer un arquetipo. Son éstos unos planteamientos muy acordes con el espíritu griego y, por ello, aunque sin duda también en otras épocas y arquitecturas encontramos principios de ordenación semejantes, fueron los arquitectos griegos -y más tarde los romanos- quienes elaboraron una sistemática más precisa y completa a este respecto y quienes se atuvieron a ella con mayor rigor, sobre todo en los edificios que, como los templos, eran trasunto de la armonía percibida en el universo y sus leyes y alcanzable por el hombre en sus obras. Se comprende fácilmente que fuera en estos edificios, y particularmente en sus fachadas -es decir, en la parte más visible de ellos-, donde más se cuidaran las asociaciones y proporcionalidades a que nos referimos. Concretando todavía más, puede decirse que los elementos arquitectónicos sometidos a ordenación son básicamente dos: el elemento vertical sustentante -columna- y el sustentado horizontal o entablamento (v.). En ambos se diferencian partes: base, fuste y capitel en la columna, como sus elementos principales; arquitrabe, friso y cornisa en el entablamento.
    Históricamente, el primer orden que se configura es el dórico, a finales del siglo VII a. C. Un siglo posterior es el jónico, y bastante más tardío el corintio, del que nos consta su nacimiento en los últimos años del siglo V a. C. en circunstancias embellecidas por la tradición. Ya en Roma, en la época de Augusto aparece el orden compuesto, si bien cuenta con antecedentes en la época helenística. Roma, por su parte, elaboró una particular versión del orden dórico, llamada toscano, acaso de influencia etrusca. Y éstos son los cinco órdenes arquitectónicos clásicos.
    Salvo lo que se refiere al orden toscano, muy parecido al dórico, el elemento que más rápidamente permite identificar uno cualquiera de estos órdenes es el capitel (v.); consúltese esta voz, donde se han descrito con cierto detalle. Otros rasgos distintivos se resumen aquí brevemente.
    • compuesto. De gran riqueza ornamental. Es un orden híbrido, pues en su capitel se combinan las hojas de acanto del orden corintio con las volutas del jónico, en tanto que sus cornisas se adornan con dentículos y modillones.
    • corintio. Su capitel representa un cestillo rodeado de hojas de acanto. Su columna tiene 10 módulos (v.) de altura. Adorna su cornisa con dentículos.
    • dórico. Se caracteriza por su sobriedad: columnas robustas sin base, capitel sin ornamentación. La columna mide 8 módulos de altura. El friso se adorna con triglifos (v.) y metopas (v.).
    • gigante. Llamado también colosal. Se da esta denominación a cualquier orden cuyas columnas surjan del nivel del suelo y se eleven hasta una altura de dos o más pisos. Es decir, cuando las divisiones horizontales del edificio no interrumpen la continuidad de estos elementos verticales.
    • jónico. Caracterizado por su capitel adornado con volutas laterales. Su columna tiene 9 módulos de altura. Lleva dentículos en la cornisa.
    • rústico. No es propiamente un orden arquitectónico, aunque se le da tal título. Se caracteriza porque sus obras representan un aspecto inacabado, con una labra imperfecta -mejor dicho, pretendidamente imperfecta- de los sillares, de los tambores de las columnas, de los almohadillados, etc., en tanto que otros elementos o partes del edificio están perfectamente pulidos y acabados. Es, pues, un efecto de contraste, típico de algunos manierismos.
    • toscano. Interpretación del orden dórico griego en la arquitectura romana. Incorpora algunos elementos del jónico, como la preferencia por la columna estriada y los dentículos de la cornisa.

    orejeta u orejuela
    Pequeño saliente de un elemento, con el propósito de facilitar y asegurar su fijación.

    orientación
    Situación de un edificio o de alguna de sus partes en relación con los puntos cardinales. El adjetivo orientado u orientada se emplea a veces para expresar que determinada parte de un edificio -la cabecera de un templo, la qibla de una mezquita, por ejemplo- señala la dirección hacia el Oriente o, en particular, tratándose de edificios religiosos islámicos, la dirección hacia la Meca.

    orla
    Motivo ornamental con el que se rodea una cosa. A veces se emplea este término para designar la arquivolta (v.), es decir, la gran orla integrada por varias molduras concéntricas que decora el arco abocinado (v.) de una portada.

    ova
    Motivo ornamental en forma de óvalo o hueco. Suele emplearse en molduras, repitiéndolo en alternancia con dardos o flechas (v.).

    ovario
    Moldura adornada con ovas (v.).

    pabellón
    Edificio, normalmente aislado, que depende de otro o está contiguo a él. También se da este nombre a un resalto de una fachada, en medio de ella o en algún ángulo, que suele coronarse con un frontispicio. De su significado no arquitectónico como tienda de campaña de planta circular deriva otra acepción, que designa una cubierta a cuatro vertientes -o cubierta de pabellón- y, más en general, una construcción que cobija algo a manera de bóveda.

    pagoda
    En el Extremo Oriente, torre dividida horizontalmente en pisos -o imitación de pisos- mediante cornisas, aleros o balconadas.

    palafito
    Construcción o vivienda alzada en terrenos lacustres a pantanosos sobre postes clavados en su fondo.

    palenque
    Terreno cercado por una estacada para la celebración de algún tipo de acto público o competición.

    palestra
    En el mundo grecorromano, lugar destinado a gimnasio y, particularmente, a ejercicios pugilísticos.

    palmeta
    Motivo ornamental inspirado en la hoja de palma, más o menos estilizado.

    palladiano, motivo
    Puerta o ventana con tres aberturas, de las que la central es arqueada y más ancha que las otras dos. Posiblemente este diseño, de amplio uso ornamental, fue obra de Bramante, si bien fue Palladio quien hizo de él uno de los rasgos más característicos de su estilo. Se denomina también motivo serliano, por el tratadista Serlio, que lo reprodujo en una de las figuras de su célebre tratado de Arquitectura.

    pandeo
    Deformación curva de un elemento arquitectónico en su parte central -en un muro, una columna, etc. - por soportar un exceso de carga.

    panel
    Superficie resaltada o rehundida en un lienzo de muro, en un techo, en una puerta, etc.

    panelado
    Decorado con paneles (v.).

    panteón
    En 1a Roma antigua, templo dedicado a todos los dioses y, por antonomasia, el construido por Agripa en el año 27 a. C. y reformado por el emperador Adriano siglo y medio después.
    En otra acepción, construcción funeraria destinada a enterramiento de varios difuntos.

    panza
    Parte más abultada de un balaustre (v.).

    paño
    Lienzo de pared, paramento (v.). También, cada uno de los distintos planos que forman una armadura de cubierta.

    par
    En la armadura de cubierta (v.), cada una de las piezas o maderos que se disponen paralelas con la inclinación del tejado para formar su pendiente, y sobre las que se apoyan las piezas longitudinales.

    paramento
    Cualquiera de las dos caras de una pared o muro o, también, cualquiera de las seis caras de un sillar. Propiamente es el aspecto exterior, visible, de esa pared.

    parapeto
    Pared, antepecho o baranda, hasta 1a altura del pecho de un hombre, que se dispone en los bordes de puentes, escaleras, fortificaciones, etc., a manera de protección.

    pareadas
    Se dice de las columnas (v.) que se disponen en paralelo y que funcionan como un solo soporte.

    pared
    Obra de fábrica levantada a plomo, con grueso, altura y longitud proporcionados para cerrar un espacio y/o sostener una techumbre.
    • apiñonada. La que culmina en ángulo, como piñón (v.). Es la forma más habitual de las paredes testeras de una construcción cubierta a dos aguas: dos paredes así, dispuestas paralelamente, sirven de apoyo a las correas y a la viga cumbrera (v.) o caballete de la cubierta.
    • de carga. La destinada a servir de apoyo a las vigas o viguetas de los suelos.
    • horma. La construida en seco o a hueso, es decir, con sillares o piedras sin argamasa.
    • maestra. La que, en un edificio, desempeña una función fundamental en su estructura.
    • medianera. La que separa dos edificios contiguos.

    parhilera
    Dícese de un tipo de armadura de cubierta (v.) a dos aguas.

    parteluz
    Columna delgada que divide en dos el hueco de una ventana. Es sinónimo de mainel (v.).

    pasamano
    Pieza corrida que corona los balaustres o hierros de una barandilla de escalera, sujetándolos por sus cabezas y, a la vez, apoyándose en ellos.

    pastoforia
    Conjunto de dependencias o sacristías que, en la basílica paleocristiana, se situaban a los lados del ábside. Eran comúnmente dos: una, llamada prothesis, donde se guardaban las especies para la eucaristía -y donde en ocasiones se depositaban, una vez consagradas--, y otra, diaconicon, donde se recibían las ofrendas, se llevaban los archivos y se guardaban los vasos y ornamentos litúrgicos.

    patio
    Espacio descubierto en el interior de un edificio, cerrado lateralmente por las paredes del propio edificio o de otros adyacentes. Suele dejarse para ventilación e iluminación de interiores, a cuyo fin se abren en él galerías y ventanas.

    pavimento
    Revestimiento del suelo, con la doble finalidad de darle solidez y embellecerlo.

    peana
    Aparte de su acepción más común como base o pedestal de una estatua, designa, en general, todo lo que funciona como elemento de apoyo inferior de otro elemento arquitectónico. Más en particular, se llama así al elemento horizontal inferior del marco de una ventana.

    pechina
    Cada uno de los cuatro triángulos esféricos o curvilíneos que forma el anillo de una cúpula con los arcos totales sobre los que se apoya, realizando el paso de una planta cuadrada a otra circular.
    En otra acepción, sinónimo de venera (v.) o adorno en forma de concha.

    pedestal
    Base moldurada que soporta una columna o una serie de ellas. En principio se compone de un plinto como base, el cubo y un talón, coronado por una cornisa. Más en general, cuerpo que funciona como elemento de apoyo inferior de otro elemento arquitectónico.

    peinazo
    Travesaño o listón horizontal de un bastidor de puerta o ventana. En un panel de cuarterones (v.), el listón o madero que los forma al cruzarse perpendicularmente con otros llamados largueros.

    peldaño
    En una escalera, la pieza del escalón sobre la cual se apoyan los pies.

    pendolón
    En una armadura cubierta, la pieza vertical que une una hilera (v.) con el tirante (v.), es decir, la viga que une los extremos superiores de los pares, con la que enlaza los extremos inferiores de dos pares opuestos.

    pentafolio
    Rosetón (v.), tracería (v.) o motivo ornamental formado por cinco arcos o lóbulos inscritos en un círculo.

    pentástilo
    Dícese del edificio, y en particular del templo clásico, con cinco columnas en su fachada o frente.

    peralte
    Hablando de un arco o de una bóveda, lo que de su altura excede de su propia semiluz (v.).

    perfil
    Contorno de un cuerpo visto en sección por su plano más característico. Tratándose de una moldura, sección transversal de la misma.
    • laminado. Barra de acero laminado cuyo perfil o sección tiene diversas formas según los usos a que se destina en construcción. Las más comunes son en doble T, en U o en V. Se emplean para todo tipo de estructuras metálicas, como pies derechos y viguetas.

    pérgola
    Voz derivada de la italiana que significa pequeño balcón o galería. Básicamente es una estructura formada por columnatas paralelas, u otros elementos de apoyo semejantes, unidas en su parte superior por dinteles que soportan una estructura enrejada, a propósito para que en ella se enreden las plantas trepadoras. Es, pues, una construcción típica de jardines y parques, aunque en la antigüedad se dio también el mismo nombre a una estructura que, en algunas basílicas paleocristianas, separaba el presbiterio de la nave, como las barandillas que todavía podemos contemplar en algunas iglesias.

    períptero
    Dícese del edificio, y en particular del templo clásico, rodeado totalmente de columnas.

    peristilo
    Galería de columnas rodeando un edificio o un patio abierto.

    perla
    Motivo ornamental de forma esférica, dispuesto habitualmente en serie en las molduras.

    perpiaño
    Se dice de la piedra o sillar que, dispuesta a tizón, es decir, con su mayor dimensión perpendicular al plano del paramento, atraviesa todo el grosor de la pared. También se da este nombre al arco que, en una bóveda, la cruza totalmente en un plano perpendicular al longitudinal de la nave.

    pie derecho
    Elemento vertical de una estructura con función de soporte. Es un término más general que el de columna.
    • compuesto. El formado por el acoplamiento de varios perfiles laminados.
    • pasante. El que se prolonga más allá de una división horizontal del edificio, continuando por arriba o por debajo del techo o suelo.

    piedra
    Se define la piedra como una sustancia mineral más o menos dura y compacta, que no es terrosa ni de aspecto metálico. No es aquí -no puede ser- nuestro propósito pasar revista a todos los tipos de piedra que el hombre ha empleado para sus construcciones desde la antigüedad más remota. Simplemente se indican los significados de algunas expresiones usuales en que interviene este término, sin referencia concreta a la naturaleza de la piedra en cuestión.
    • angular. Sillar que forma esquina en un edificio y que asegura la trabazón de las dos paredes en ángulo.
    • artificial. Hormigón (v.) presentado en forma de bloques, como sillares, para la construcción.
    • berroqueña. Piedra de gran resistencia y dureza y, muy particularmente, el granito.
    • de tejar. Nombre que suele darse a ciertas pizarras que se dividen con facilidad en hojas planas y delgadas, lo que las hace muy aptas para cubrir los tejados de las construcciones.
    • de tope. Sillar que forma el vértice de un hastial (v.).

    pilar
    Elemento vertical de apoyo, de sección rectangular, poligonal o circular. Es un concepto más amplio que el de columna. A diferencia de ésta, el pilar no tiene por qué ser cilíndrico, ni sus proporciones han de estar sometidas a las reglas de un orden arquitectónico (v.). En otras palabras: sin proporción fija entre su grosor y su altura.
    • acodillado. Pilar compuesto (v.) cuyo núcleo central tiene forma de cruz y en las esquinas presenta un rincón o codillo.
    • cabero. Sinónimo de pilar total (v.).
    • compuesto. El que consta de un núcleo de sección poligonal o circular, al que se adosan otros elementos verticales de secciones menores y, habitualmente, distintas de la del núcleo.
    • fasciculado. Pilar compuesto que consta de un núcleo central al que se adosa un haz de elementos verticales de sección circular o semicircular, llamados baquetones (v.), los cuales tienen prolongación en los nervios de la estructura de la cubierta.
    • hathórico. En la arquitectura egipcia, pilar que lleva esculpida la imagen de la diosa Hathor.
    • mortido. Remate piramidal, pináculo.
    • osiríaco. En la arquitectura egipcia, pilar que lleva esculpida la imagen del dios Osiris.
    • toral. Aquel que recibe la carga de los arcos totales (v.), esto es, de los cuatro arcos que forman el crucero (v.). Suele ser más grueso y resistente que los demás porque sobre él recae la carga de la cúpula.

    pilastra
    Pilar entregado a un muro -es decir, que sobresale sólo parcialmente de él-- con función de soporte o decorativa. En la arquitectura clásica sigue las proporciones y las líneas correspondientes a cada orden arquitectónico (v.).
    • cajeada. La que tiene su frente perfilado por molduras en resalte.
    • dimidiada. La que, por encontrarse habitualmente formando esquina, tiene sólo medio fuste y medio capitel.
    • nicho. Elemento ornamental de la última fase del barroco mexicano, que corresponde al espacio entre dos estípites (v.), que es tratado -en su composición, capitel y basamento- como si fuera una pilastra.

    pilono
    Construcción maciza, de cuatro caras, que en el antiguo Egipto solía disponerse a ambos lados de la puerta monumental por la que se accedía al templo. Por lo común tenía forma de tronco de pirámide.

    pilote
    Madero rollizo, barra de hierro o pilar de hormigón armado, que se hinca en el suelo para transmitir una carga a capas inferiores más resistentes.

    pilotis
    Voz francesa que designa los pilares, pilotes o soportes de cualquier otro tipo que sostienen un edificio cuya base se encuentra a nivel de un primer piso, de forma que queda libre el nivel del suelo.

    pináculoSe utiliza esta voz en dos acepciones. En primer lugar, como parte superior y más alta de un edificio, siendo sinónimo de aguja (v.). En segundo lugar, para designar cualquier remate piramidal o cónico en la parte alta de un edificio, que suele disponerse en correspondencia con los elementos verticales de su estructura.

    pinjante
    Adorno o forma decorativa, generalmente esculpido, que cuelga de una bóveda o techo. Es frecuente que las claves de bóvedas y arcos se ornamenten de esta manera.

    piñón
    Parte superior de un muro que termina en punta. Es sinónimo de hastial (v.).

    pirámide
    Construcción en forma de ese sólido geométrico. Cuando se habla de las pirámides, se piensa inmediatamente en Egipto, donde se construyeron con función funeraria. Pero encontramos pirámides en muchas otras culturas: desde las de Mesopotamia, con sus zigurats o pirámides escalonadas, hasta el Extremo Oriente, sin olvidar Mesoamérica.

    piramidion
    Remate ornamental en forma de pirámide de amplia base y pequeña altura.

    piso
    Suelo pavimentado. También, cada una de las divisiones horizontales de un edificio o de un retablo, con excepción de la que está a nivel del suelo.

    plafón
    Galicismo por sofito, es decir, la superficie inferior de un techo plano.

    plano de parrilla
    Denominación con la que es conocido también el trazado hipodámico (v.).

    planta
    Figura que forma sobre el terreno la cimentación de un edificio -correspondiendo, pues, a la proyección vertical sobre éste de sus muros- y, asimismo, representación a escala de esa figura. Por extensión, representación de la sección horizontal de un edificio a un nivel o piso determinados.
    • baja. Piso al nivel del suelo.
    • central. La desarrollada en torno a un punto central, donde se cruzan al menos dos ejes de simetría iguales.
    • cruciforme de cruz. La que tiene forma de cruz (v.), con distintas variantes, de las que las fundamentales son la de cruz latina y la de cruz griega; nótese que esta última es una planta centrada.
    • de salón. Se dice de la planta de aquellas iglesias que tienen tres naves paralelas cubiertas a la misma altura.
    • elíptica. La que tiene forma de elipse.
    • longitudinal. La que se desarrolla en torno a un eje de simetría.
    • noble. Planta principal de una casa, que comprende los salones y habitaciones más amplias.

    platabanda
    Galicismo empleado para designar un dintel (v.) de sillería. También, moldura plana, lisa.

    platillo
    Se llama así, a veces, a la parte superior de una bóveda vaída, (v.), sin contar las pechinas (v.).
    plementería
    Conjunto de los elementos (v.) de una bóveda. Es sinónimo de casco (v.).

    plemento
    En una bóveda de crucería, cada uno de los espacios que quedan entre los arcos y nervios, y el relleno de piedras, dovelas u otros materiales con que dichos espacios se cierran.

    plinto
    Elemento cuadrado que forma la parte inferior de la base de una columna.

    podio o podium
    En una primera acepción, plinto (v.) común a varias columnas. Más en general, basamento de un edificio.

    porche
    Entrada cubierta a un edificio, adosada a él.

    portada
    Conjunto de elementos arquitectónicos y decorativos con que se adorna la puerta de la fachada de un edificio. Por extensión, la fachada en que se encuentra.

    portal
    Zaguán o primera pieza de la casa, por donde se entra a las demás y en la cual está la puerta principal.

    portalón
    Puerta grande por la que se accede desde el exterior del recinto al patio que tienen delante algunas casas.

    pórtico
    Espacio cubierto, total o parcialmente cerrado, que sirve de acceso a un edificio. Suele ser una construcción soportada por columnas, o bien una galería con arcadas. Se distingue de la portada (v.) en que ésta es parte integrante de la fachada misma, en tanto que el pórtico es, habitualmente, un cuerpo sobrepuesto.

    posta
    Motivo ornamental en forma de una cinta que se desarrolla en espirales o volutas.

    postigo
    Puerta que cubre, por dentro o por fuera, el acristalamiento de una ventana o puerta, para evitar el paso de la luz y ofrecer mayor protección. También, más en general, puerta pequeña practicada en otra mayor.

    poterna
    En una fortificación, puerta disimulada, abierta en la muralla a nivel del foso.

    poyo
    Banco de piedra o de fábrica que suele construirse arrimado a las paredes.

    presbiterio
    Zona que, en las antiguas basílicas, estaba reservada al clero y en donde hoy se sitúa el altar mayor. Suele hallarse más elevada que el resto de la planta, separada de ella por una cancela o balaustrada.

    presidio
    En su acepción clásica, ciudad o fortaleza dotada de una guarnición militar. Plaza fuerte.

    pretil
    Antepecho (v.) y, también, acera peatonal a lo largo de un puente, bajo el antepecho.

    pritaneo
    En 1as ciudades de la antigua Grecia, residencia del primer magistrado y lugar de reunión de los prítanes o magistrados. Solían alojarse también allí los huéspedes oficiales y aquellos a quienes pensionaba el Estado por sus méritos.

    pródomos
    Acceso al megarón (v.).

    pronaos
    Vestíbulo de los templos clásicos, cerrado por muros laterales y con columnas en su frente, precediendo a la cella (v.) y dando acceso a ella.

    propileo
    Entrada monumental o construcción con columnas por la que se accede a otro gran edificio o a un recinto de especial significación, como una acrópolis, un palacio, un templo, etc.

    proporción áurea
    La que se basa en la sección áurea, es decir, en la partición de un segmento de recta -que puede ser la medida de cualquier elemento arquitectónico- en dos partes tales que la mayor de ellas sea media proporcional entre el segmento total y la otra parte. Esta relación entre las partes de un todo, y entre el todo y sus partes, solía considerarse singularmente armónica.

    proscenio
    En el teatro grecorromano, zona situada entre la escena y la orchestra (v.) a un nivel intermedio entre ambas, donde se desarrollaba la acción teatral por ocuparla normalmente los actores. En el teatro moderno, la zona del escenario más próxima al público.

    próstilo
    Se dice del edificio, y en especial del templo griego, que tiene un pórtico con columnas en una sola de sus fachadas.

    prothesis
    En la basílica paleocristiana, una de las dos cámaras situadas junto al ábside y, en concreto, en la que solían guardarse las especies para la eucaristía, que a veces se conservaban también allí una vez consagradas.

    pseudoperíptero
    Dícese del edificio, y en particular, del templo clásico, que tiene pórticos columnados en sus dos fachadas menores -anterior y posterior- y columnas o palestras adosadas en los lados.

    puerta
    Dos son los sentidos que tiene este término, y obsérvese que, en cierto modo, contradictorios. De una parte es una abertura o vano de entrada; de otra, la hoja o armazón de madera y otros materiales que, sujeto al quicio del vano, se emplea precisamente para cerrarlo. Las puertas pueden dar acceso a un edificio, pero también a un recinto al aire libre; pueden estar practicadas en un muro, o erigirse aisladas como arcos de triunfo (v.).
    • cochera. La que, por su amplitud, permite el paso de carruajes. Cierra generalmente con dos hojas.
    • corredera. La que se abre y cierra deslizándose lateralmente.
    • de cuarterones. La formada por un bastidor cuadriculado con montantes (v.) y peinazos (v.), cerrado con tableros.
    • de librillo. Aquella cuyas hojas se pliegan corno un fuelle.
    • partida. La dividida horizontalmente en dos mitades, que pueden abrirse y cerrarse independientemente.
    • veneciana. Puerta con vidrieras laterales dentro del mismo bastidor.

    púlpito
    Plataforma pequeña, dotada de antepecho (v.) y, habitualmente, coronamiento en forma de dosel o abovedado, desde donde el predicador se dirige a los fieles en la iglesia.

    punta de diamante
    Ornamentación en forma de pirámide de ancha base y pequeña altura con que se labra a veces la cara visible de los sillares. Es un tipo de almohadillado (v.).

    puntal
    Pie derecho (v.) provisional.

    punto
    Tratándose de un arco, la relación entre su flecha (v.) y su luz (v.). Cuando la flecha y la semiluz son iguales, se dice que el arco es de medio punto.

    puzolana
    Roca volcánica que, pulverizada y añadida a la cal ordinaria, permite que ésta fragüe bajo el agua.

    qasba
    Voz árabe que se traduce por alcazaba (v.) o fortaleza.

    qibla
    En la mezquita, muro orientado hacia La Meca, en cuyo centro suele estar el mihrab (v.).

    quadratura
    Voz italiana que se refiere a la pintura trompe l'oeil (v.), esto es, a la representación pictórica en muros y techos de elementos arquitectónicos fingidos.

    quba o qubba
    Construcción de forma cúbica, cubierta con una cúpula o bóveda de media naranja (v.), típica de la arquitectura islámica.

    quebraja
    Grieta en una pared de mampostería.

    quicial
    Montante en el marco de una puerta o ventana, al que se sujetan con goznes o bisagras las hojas que la cierran.

    quicio
    Larguero del marco de una puerta o ventana en que se articula el quicial (v.).

    rábida
    En el mundo islámico, y en particular en el norteafricano, convento de monjes-guerreros.

    racimo
    Porción de mocárabes (v.).

    rafa
    Machón que se injiere en una pared para reforzarla o reparar alguna quebraja (v.).

    rafe
    Alero de tejado.

    rajuela
    Piedra delgada y sin labrar que se emplea en obras de poca importancia para rellenar grietas en los edificios o resolver juntas en pavimentos.

    rampa
    Talud que enlaza dos superficies a distinto nivel.

    rampante
    Cada una de las vertientes o lados de un hastiar (v.). Se dice también de aquellos arcos que tienen sus apoyos a distinto nivel y que reciben asimismo la denominación de arcos por tranquil.

    rasilla
    Ladrillo delgado hueco, utilizado comúnmente para tabiques.

    rastrillo
    Puerta levadiza construida con barras de hierro o gruesos maderos, que reforzaba la protección de la puerta de entrada a un castillo o fortaleza.

    rebajar
    Disminuir la altura o el nivel de algo y, en particular, dar a un arco o a una bóveda una altura menor que la correspondiente al semicírculo.

    recalce o recalzo
    Obra de reparación o consolidación de los cimientos de un edificio ya construido.

    recámara
    Habitación contigua a una alcoba o dormitorio, donde se guardan ropas y/o objetos de valor.

    recebo
    Tierra o arena que se añade a los firmes de grava para igualarlos y hacerlos compactos.

    recibir
    Fijar con yeso o con otro material un cuerpo que se introduce en la fábrica, como, por ejemplo, el marco de una puerta o ventana.

    recinto
    Espacio comprendido dentro de unos límites.

    reducto
    Obra cerrada de fortificación, que se dispone a veces en el interior de otra más amplia.

    refectorio
    En un monasterio, comedor.

    refractario
    Dícese de los materiales muy resistentes al calor y al fuego.

    regula
    En el entablamento (v.) dórico, moldura plana de la que penden las gotas (v.).

    repisa
    Ménsula grande, con mayor longitud que vuelo.

    retablo
    Obra arquitectónica, escultórica o pictórica que se dispone como decoración

    reja
    Cerramiento formado con barras de hierro, a menudo artísticamente trabajadas.

    rejuntado
    Terminación o acabado de las juntas exteriores de una fábrica de ladrillo o de piedra, que se rebajan para rellenarlas posteriormente con una mezcla resistente a la humedad.

    relicario
    Lugar o construcción donde se guardan y conservan reliquias.

    relieve
    Escultura no exenta.

    remate
    En general, figura, vaso, trofeo, cornisa y otras obras de escultura y ornamentos arquitectónicos que sirven de decoración a la parte superior de una fachada o de un edificio, o que coronan un elemento arquitectónico.

    repisa
    Ménsula grande, con mayor longitud que vuelo.

    retablo
    Obra arquitectónica, escultórica o pictórica que se dispone como decoración detrás del altar. Por extensión, cualquier obra que semeje un retablo -por ejemplo, algunas fachadas-, cualquiera que sea el lugar donde esté.

    retranqueo
    Retroceso de un muro de fachada respecto de la alineación del edificio, ya en planta, ya en alguno o algunos de los pisos.

    retundido
    Labor de acabado del paramento de una obra de fábrica después de concluida, alisando, igualando y repasando las juntas.

    revocar
    Cubrir de revoque (v.).

    revoque
    Capa de mezcla de cal y arena, u otros materiales a propósito, con que se cubren los paramentos exteriores de una obra de fábrica.

    ribat
    (v. rábida)

    riñón
    Cada una de las regiones de una bóveda o arco sobre la línea de arranque a una altura entre un tercio y dos tercios de la flecha.

    riostra
    Pieza que dispuesta oblicuamente asegura la indeformabilidad de una armazón o una estructura.

    ripio
    Cascajo o fragmentos de ladrillos, piedras, etc. con que se rellenan huecos. También, en una obra de mampostería ordinaria (v.), piedras pequeñas o fragmentos con que se rellenan las juntas.

    rocalla
    Decoración de estilo rústico, con imitación de rocas, caracolas, plantas, etc., característica del Rococó.

    rodapié
    Protección o revestimiento de pequeña altura en la parte inferior de las paredes.

    roel
    Motivo ornamental en forma de disco. Asimismo, cristal circular de una ventana.

    roleo
    Adorno en forma de espiral, caracol o hélice, frecuentemente a partir de estilizaciones vegetales. En particular, las volutas del capitel jónico.

    rollo
    Monumento de piedra labrada, generalmente en forma de columna, sobre un basamento escalonado. Comúnmente marca los límites de un territorio.

    rosa
    Ventana circular con decoración de tracería (v.) concéntrica. También, rosetón.

    rosca
    Grosor del arco o de la bóveda, o distancia entre la cara inferior y la superior de sus dovelas (v.).

    roseta
    Motivo ornamental con la forma estilizada de una rosa.

    rosetón
    Gran ventanal circular, con decoración calada y, frecuentemente, cerrado con vidrieras.

    rostrado
    Que remata o se adorna con adornos en punta semejantes a picos de ave o espolones de embarcaciones.

    rotonda
    Templo, edificio, sala o espacio de planta o configuración circular. Frecuentemente está rodeada por una columnata, y se cubre con bóveda.

    sabil
    En la mezquita islámica, fuente para las abluciones que solía situarse en el centro del patio. Estaba, a veces, cubierta con un templete.

    sacrarium
    Estancia de la casa romana donde se guardaban las imágenes de los dioses familiares y los objetos del culto doméstico.

    sacristía
    En las iglesias, lugar, habitualmente contiguo al presbiterio (v.), donde se guardan los vasos y ornamentos litúrgicos, y donde se revisten con estos últimos los oficiantes.

    saetera
    Aspillera, ventana alta y estrecha en los muros fortificados, por la que era posible disparar flechas manteniendo el cuerpo a cubierto.

    sagrario
    Voz que tiene dos acepciones fundamentales. Puede ser, en primer lugar, el tabernáculo, es decir, el lugar en la iglesia donde se deposita el Santísimo Sacramento. Y puede ser, en algunas grandes catedrales, una capilla aneja o próxima que funciona corno parroquia.

    sala
    Habitación o estancia de grandes dimensiones o de función de especial relieve.
    • capitular. Donde celebran los monjes su capítulo.
    • "de pasos perdidos". Sala de espera. En un palacio, antesala de la sala de audiencias. Dícese también de las antesalas de tribunales, parlamentos, etc.
    • "de profundis". En algunos conventos de la América hispana, antiguamente, sala contigua al refectorio donde los monjes se reunían brevemente para rezar el De profundis en sufragio de los difuntos, antes de comer o cenar.
    • hipóstila. En el templo egipcio, sala cerrada, de cubierta plana sostenida por numerosas columnas, situada entre el patio porticado y el santuario.

    saledizo
    Voladizo, vuelo; es decir, la parte de una construcción que sobresale respecto del plano de la pared maestra.

    salmer
    En un arco, la primera dovela inmediata al arranque. En una bóveda, la hilada inferior de ésta, colocada horizontalmente y ligada al muro.

    sancta sanctorum
    En el antiguo templo de Jerusalén, estancia donde se conservaba el Arca de la Alianza, a la que sólo tenía acceso el sumo sacerdote. Se dice también de la parte más sagrada de una iglesia o, en general, de un templo; es decir, en la iglesia cristiana, el lugar donde está el tabernáculo o sagrario (v.), y en otros templos, de ordinario, el lugar donde se encuentra la imagen de la divinidad.

    santuario
    Templo y, dentro de éste, la zona más sagrada o reservada.

    sardinel
    Obra hecha con ladrillos dispuestos en canto, de modo que coincidan o se adosen en toda su extensión sus caras mayores.

    scriptorium
    En los monasterios medievales, sala destinada a los trabajos de copia e iluminación de manuscritos.

    sebka
    Panel decorativo a base de una red de rombos, característico de algunas obras islámicas.

    sección áurea (v. proporción áurea)

    seco, obra en
    La que se realiza sin argamasa. Se dice también que los sillares o elementos están a hueso.

    serrallo
    En el palacio islámico, zona reservada a las mujeres, harem.

    shed
    Denominación con que se conoce la cubierta en dientes de sierra (v.).

    sikhara
    En los templos hindúes, torres sobre el santuario. Suele ser de planta cuadrada y consta de una serie de pisos en progresiva disminución, organizados con mera finalidad ornamental.

    silo
    Construcción, bien subterránea, bien sobre el suelo, destinada a guardar el grano preservándolo de la humedad que podría pudrirlo.

    sillar
    Piedra labrada adecuadamente para servir como elemento regular de una construcción.
    • de esquina. o esquinal (v.), es decir, el situado en una esquina de la construcción, ofreciendo visibles dos de sus caras y correspondiendo cada una de ellas a uno de los dos muros en ángulo.
    • de hoja. El que no cubre todo el grosor del muro, siendo visible sólo por uno de los dos paramentos de éste.
    • lleno. El que cubre todo el grosor del muro, siendo visible por ambos paramentos.

    sillarejo
    Sillar pequeño toscamente labrado.

    sillería
    Fábrica de bloques de piedra cuidadosamente labrados y escuadrados, dispuestos en hiladas perfectamente horizontales y con finas juntas. De no darse estas condiciones, debe hablarse más bien de mampostería ordinaria (v.).
    En otra acepción, conjunto de asientos unidos unos con otros, como en los coros catedralicios, salas capitulares, etc.

    simetría
    Correspondencia exacta entre las partes de un todo. A los efectos que aquí nos interesan, hay des formas de simetría en el plano, llamadas simetría central -esto es, respecto de un centro- y simetría axial -respecto de un eje-. Dos puntos se dicen simétricos respecto de un tercero llamado centro cuando este último está a la mitad de la recta que une a los dos primeros. Se dicen simétricos respecto de una recta llamada eje, cuando ésta es perpendicular y mediatriz del segmento de recta que los une. Pero en arquitectura no se trata de puntos, sino de figuras, ya se trate de la planta de un edificio, de una fachada, etc. Se dice que dos figuras son simétricas con respecto a un punto o a una recta cuando sus vértices y lados correspondientes son simétricos dos a dos.

    sobrado
    Tejadillo de protección de una ventana. Se emplea también corno sinónimo de desván (v.).

    sobreclaustro
    Piso alto de un claustro.

    socarrén
    Parte del alero (v.) que sobresale de la vertical de la pared.

    socarrena
    Hueco entre cada dos maderos de un suelo o un tejado.

    sofito
    Superficie inferior de un voladizo o de un elemento estructural, como un arco, un dintel, una cornisa, etc. También, cielo raso (v.).

    soga
    Sillar o ladrillo colocado en un muro con su mayor dimensión paralela al paramento.

    sogueado
    Decorado con una moldura labrada imitando una cuerda.

    solar
    Revestir el suelo con ladrillos, baldosas u otro material adecuado.

    solea
    En una iglesia paleocristiana o bizantina, camino elevado que conduce de la bema (v.), o banco corrido para los presbíteros, al ambón (v.).

    solera
    Madero colocado horizontalmente para que en él se ensamblen o se apoyen otros verticales, inclinados, etc.

    solería
    Material o materiales de revestimiento del suelo.

    sombrerete
    En la parte más alta de una chimenea, el remate en forma de caperuza que la adorna y que tiene por finalidad práctica evitar que las corrientes de aire impidan o dificulten la salida del humo.

    sopanda
    Pieza horizontal que se adosa a la cara inferior de una viga para reforzarla. Suele apoyarse, a su vez, en un pie derecho (v.) o unos jabalcones (v.).

    soportal
    Espacio cubierto que precede a la entrada principal en algunas casas. También pórtico que tienen algunos edificios o manzanas de casas en sus fachadas, delante de las puertas y tiendas que hay en ellas.

    soporte
    Todo elemento arquitectónico o estructura cuya función es servir de apoyo y contrarrestar los empujes de otros, manteniendo la estabilidad del conjunto.

    sótano
    Piso más bajo de un edificio, situado bajo el nivel del suelo.

    speos
    En el antiguo Egipto, y luego en general, templo excavado en una ladera.

    spina
    En el circo romano, muro bajo que dividía longitudinalmente el centro de la arena sin alcanzar los extremos.

    stoa
    En la arquitectura griega, pórtico o galería con columnas, dispuesto frecuentemente en torno al ágora (v.).

    stupa
    Movimiento religioso budista. Fue en su origen un túmulo sepulcral, derivado de las usuales sepulturas arias. Luego se concibió como relicario, y al fin pasó a ser símbolo de la Iluminación de Buda y del propio Buda. La primitiva forma semiesférica evoluciona para ganar altura estilizándose. Es característico su remate en forma de sombrillas superpuestas, simbolizando los diferentes grados o etapas de la Dominación.

    sumoscapo
    Parte superior del fuste de una columna y, específicamente, su diámetro allí.

    tabernáculo
    En el mundo romano, de donde viene la denominación, tienda de campaña o construcción militar con armazón de madera y cubierta de materiales asequibles en el lugar donde se instalaba. En el templo de Jerusalén, lugar donde se guardaba el Arca de la Alianza que contenía las Tablas de la Ley. Por último, en la iglesia católica, sagrario, es decir, lugar donde se deposita el Santísimo Sacramento.

    tabicar
    Cegar un vano con un tabique (v.).

    tabique
    Pared delgada construida con ladrillos o con rasillas (v.).
    • de carga. El que se construye con ladrillos asentados de plano porque ha de soportar alguna carga.
    • de pandereta. El que se construye con ladrillos asentados de canto, siendo su función meramente dividir espacios interiores.
    • sordo. El formado por dos tabiques de pandereta paralelos, dejando entre ambos un pequeño espacio como aislante térmico y acústico.

    tabla
    Pieza plana y de poco espesor de alguna materia rígida, principalmente de madera.

    tablero
    Tabla o conjunto de tablas unidas por el canto y aseguradas por una de sus caras con barrotes para evitar el alabeo, ofreciendo la otra cara una superficie lisa.

    tablinum
    En la casa romana, estancia situada al fondo del atrio, habitación principal y mejor decorada.

    tachonado
    Decoración basada en cabezas de clavos grandes -y a veces decoradas- dispuestas con cierto orden.

    tajamar
    Apuntamiento que se hace en la sección de los pilares de un puente para enfrentar a la corriente del río la menor superficie y resistir mejor su embate.

    tálamo
    Cámara y lecho nupcial en la casa romana.

    talayot
    Monumento megalítico balear, en forma de torre troncopiramidal o troncocónica. En su interior suele haber una cámara cubierta con falsa bóveda, que a veces se sustenta en un pilar.

    talón
    Moldura cuyo perfil consta de dos arcos de circunferencia unidos y contrapuestos, que terminan a escuadra con las rectas que limitan dicha moldura.

    talud
    Inclinación del paramento de un muro o de un terreno.

    tambanillo
    Frontón (v.) sobrepuesto a una puerta o ventana.

    tambor
    En una primera acepción, cada uno de los bloques cilíndricos o troncocónicos que, superpuestos, forman el fuste de una columna cuando ésta no es monolítica. También, muro de configuración cilíndrica, o próxima al cilindro, sobre el que se apoya una cúpula.

    tapia
    Pared que se construye con tierra arcillosa amasada y apisonada, rellenando un tapial (v.). También, en general, muro de cerca.

    tapial
    Molde o encofrado para la construcción de tapias, formado por dos tableros paralelos entre los cuales se vierte y apisona la arcilla. También, la tapia o muro así formado. La expresión muro de tapial se utiliza a veces como sinónimo de muro de adobe, pero la diferencia está en que los adobes (v.) se colocan uno a uno, mientras que el tapial se construye en grandes secciones.

    taula
    Monumento megalítico balear consistente en una gran losa de piedra dispuesta horizontalmente y soportada por un bloque vertical, formando como una gran mesa -de ahí el nombre- de un solo pie.

    teatro
    Construcción o edificio destinado a representaciones dramáticas. El teatro griego, que ofrece el primer modelo de estas construcciones, consta básicamente de tres partes: la escena, la orchestra y el graderío para el público. La escena -el espacio destinado a los actores- se encontraba a nivel del suelo; más tarde, en el teatro romano, cobrará mayor importancia y se elevará, estructurándose en un proscenio y un muro de fondo con una puerta central y dos laterales. La orchestra era el lugar destinado al coro, de planta circular; sus dimensiones y significación se reducen en el teatro romano. Finalmente el graderío, construido frecuentemente en la ladera de una colina, solía ser de planta ultrasemicircular, es decir, mayor que un semicírculo.

    tectónica
    En arquitectura, expresión visual de las relaciones entre forma y fuerza, entre carga y soporte, en un elemento arquitectónico o en las partes de un edificio.

    techo
    Superficie superior de una habitación.
    • falso. El separado de la estructura de la cubierta y que no tiene ninguna función constructiva.

    techumbre
    Cubierta de un edificio.
    • de artesa. La que tiene forma de una artesa invertida.

    teja
    Pieza de barro cocido, de forma tal que permite cubrir con ellas la superficie de un tejado imbricándolas entre sí y que, por otra parte, impide la penetración del agua de lluvia.

    tejadillo
    Tejado de una sola vertiente, adosado a una pared.

    tejado
    Parte superior y exterior de un edificio, que lo cubre y lo resguarda del sol y de la lluvia y que comúnmente está formada por tejas, láminas de pizarra, etc. Los tejados pueden ser planos, pero lo más común es que se dispongan en plano o planos inclinados, es decir, en una o varias vertientes.

    tejamanil
    Tabla delgada de madera con que en algunos lugares se forman los tejados de las casas.

    tejaroz
    Alero de un tejado.

    telar
    Superficie de las jambas (v.) de una puerta o ventana y, en concreto, la parte de ella que no queda tapada por el marco por ser más ancha que éste.

    témpano
    Cada uno de los entrepaños de una bóveda de arista o esquilada.

    templete
    Pequeña construcción que imita la forma de un templo clásico y en la cual suele colocarse una imagen o un altar. Frecuentemente está abierta por todos o por algunos de sus lados.

    templo
    Edificio consagrado a una divinidad. Es, prácticamente en todas las culturas, el edificio en que se han volcado los mejores recursos y el mejor arte de la sociedad que lo construyó. Sin los que han resistido el paso de los siglos, difícilmente podríamos escribir una historia de la arquitectura, que encuentra en ellos su cantera más amplia de conocimientos acerca de las técnicas y de los estilos.

    tenante
    Motivo ornamental que representa a un personaje sosteniendo un adorno.

    teocalli
    Voz azteca que significa templo y que hace referencia a sus características construcciones alzadas sobre grandes pirámides macizas, a las que se accedía mediante escalinatas.

    tepidarium
    En las termas romanas, sala destinada a los baños con agua templada.

    tercelete
    Nervio intermedio de una bóveda de crucería, que no la recorre totalmente pasando por la clave principal, sino que liga o une las claves secundarias.

    termas
    En la arquitectura romana, baños. Eran, comúnmente -y sobre todo en Roma-, grandes construcciones dotadas de todo lujo de comodidades, con salas para baños de diferentes temperaturas, vestuarios, bibliotecas, etc. Desde el punto de vista de la historia de la arquitectura, sus ruinas son interesantísimas, ya que en ellas encontramos resueltos multitud de problemas: no sólo arquitectónicos -como el del abovedamiento de grandes espacios-, sino también de orden técnico, como los relativos a la conducción y calefacción del agua.

    terrado
    Sinónimo de azotea (v.).

    terraplén
    Macizo de tierra apisonada con que se rellena un hueco o se levanta el terreno, muchas veces en torno a una fortificación, para mejorar su defensa.

    terraza
    Espacio descubierto, a veces elevado del suelo, que se dispone junto a algunos edificios y que de ordinario se cerca con una balaustrada. Se emplea también el mismo término corno sinónimo de azotea (v.).

    terrazo
    Obra de pavimentación de suelos, a base de pequeñas piezas de mármol y otras piedras de color, de formas irregulares, que se mezclan in situ con mortero de cemento y que luego se pulimentan finamente. También, baldosas fabricadas con esos materiales y procedimientos semejantes.

    tesela
    Pequeña pieza de piedra, cristal, mármol, etc. que, en unión con otras del mismo tamaño y de colores iguales o diferentes sirve para confeccionar un mosaico (v.).

    tesoro
    En la antigua Grecia, pequeño edificio -a veces con forma de templo- destinado a guardar exvotos. Solían construirse en zonas o recintos sagrados, como ofrenda de una ciudad, que de esta forma se encontraba allí perennemente representada.

    testero
    En un edificio, muro o pared opuestos al de la fachada principal. Es lo que, en una iglesia, se denomina más corrientemente cabecera (v.).

    tetrafolio
    Motivo ornamental consistente en cuatro ojivas inscritas en un círculo, en disposición radial. Cuando no son ojivas, sino lóbulos (v.), se habla con más propiedad de tetralóbulo.

    tetrástilo
    Dícese del edificio, y en particular del templo clásico, que tiene en su frente un pórtico con cuatro columnas.

    tezlonte
    Piedra de construcción muy ligera, de naturaleza volcánica, que abunda en algunas regiones de México. Su peso reducido y su excelente adherencia al mortero explican su uso en muchos edificios de la época colonial. Su color puede ser café rojizo, gris o negro.

    tholos
    Edificio circular, rodeado de columnas y cubierto de ordinario con una cúpula.

    tímpano
    En la portada de una iglesia, superficie comprendida entre el dintel de la puerta y las arquivoltas (v.).
    En un frontón (v.), la superficie comprendida entre las molduras que lo forman.

    tirante
    Madero horizontal de una armadura de cubierta (v.), que se coloca para impedir la separación de los pares. En general, toda pieza que trabaja a tracción.

    tiro
    Profundidad de un pozo. También, corriente de aire que produce el fuego de un hogar. Tratándose de una escalera, un tramo de ella.

    tizón
    Sillar o ladrillo dispuesto en el muro con su dimensión mayor perpendicular al plano del paramento.v.

    tondo
    Motivo ornamental de forma circular, rehundido, con molduras alrededor.

    tornapunta
    Madero ensamblado en uno horizontal para apear otro vertical o inclinado.

    tornavoz
    Coronamiento del púlpito (v.) en forma de dosel, cuya finalidad -aparte de servirle de ornamento- es evitar que la voz del predicador se pierda en la altura del templo, sino que se refleje en el citado coronamiento y llegue mejor a los oyentes.

    toro
    Moldura convexa de perfil semicircular o elíptico.

    torre
    Construcción cilíndrica o prismática, más alta que ancha, aislada o sobresaliente de un edificio.
    • albarrana. Cualquiera de las que se disponían a trechos en las murallas, a modo de baluartes (v.).
    • del homenaje. La más alta y más fuerte de un castillo, lugar donde el señor tomaba juramento de fidelidad a quien tenía que defenderla.
    • mocha. La que carece de remate.

    torreón
    En la práctica, sinónimo de torre, en especial si pertenece a una fortaleza y está almenada.

    toscano
    Correspondiente al orden arquitectónico (v.) del mismo nombre.

    tracería
    Ornamentación del espacio interior de la ojiva gótica, a partir de formas geométricas de piedra que normalmente la llenan por la parte superior y que suelen ser caladas.

    tragaluz
    Ventanuco abierto en un techo o en la parte alta de una pared.

    tranquil, arco por
    Sinónimo de arco rampante, es decir, de arco que tiene sus apoyos a distintos niveles.

    transepto o transeptum
    Sinónimo de crucero (v.).

    tránsito
    Pasillo, lugar por donde se pasa de un sitio a otro.

    trasaltar
    En una iglesia, espacio situado detrás del altar. También la cara interior del muro testero (v).

    trascoro
    En una iglesia, la zona situada detrás del coro. También, el elemento de separación entre el coro y la nave, visto por el lado de esta última.

    trasdós
    Sinónimo de extradós (v.).

    travesaño
    Pieza horizontal entre verticales o montantes.

    trazas
    Proyecto, líneas generales de una edificación, sin la precisión de un plano meticuloso.

    trebolado
    Que tiene forma de trébol. Dícese de algunas plantas de edificios y, en especial, de la cabecera de aquellas iglesias que tienen tres ábsides semicirculares contiguos.

    tribuna
    En una iglesia, galería que se construye sobre las naves laterales, abierta a la nave central.

    triclinium
    En la casa romana, sala destinada a comedor.

    trifolio
    Motivo ornamental consistente en tres arcos inscritos en un círculo, en disposición radial.

    trazado
    Diseño general de una población, de un edificio, de una fachada, etc.
    • ad quadratum. Disposición de un edificio de forma que sus partes tengan todas la misma altura. Se dice en particular de algunas iglesias, a propósito de sus naves.
    • ad triangulum. Disposición de un edificio de forma que su parte central sea la más alta, en tanto que las laterales decrezcan, progresivamente. Se dice en particular de algunas iglesias, a propósito de sus naves.
    • hipodámico. Trazado urbanístico siguiendo las normas ideadas por Hipodamo de Mileto (h. 500 a. C.). Llamado también plano en parrilla.

    triforio
    En la iglesia, galería abierta en el muro sobre las naves laterales, de menor anchura que éstas. Su nombre alude, más bien, a las ventanas de tres huecos o vanos (triforiadas) con que suele abrirse a la nave principal. Pero no se trata de las ventanas mismas, sino de la galería que las tiene. Y notemos, de paso, que puede haber triforios ciegos -sin ventanas- o con otro tipo de éstas.

    triglifo
    Elemento arquitectónico de carácter ornamental, en forma de paralelepípedo saliente surcado por tres canales o glifos, de disposición vertical. Es característico de la decoración del friso dórico.

    trilito
    Monumento megalítico consistente en tres grandes piedras, dos de las cuales, a modo de jambas, sostienen otra tercera dispuesta como dintel.

    trofeo
    Motivo ornamental que representa una panoplia o un conjunto de armas. También, monumento conmemorativo de una victoria, en el que suelen repetirse adornos de aquel tipo.

    trompa
    Bóveda voladiza fuera del paramento de un muro. Por medio de estos elementos arquitectónicos, dispuestos en los ángulos, se logra achaflanar su ochavar una construcción de sección cuadrada -esto es, hacerla octogonal-, de tal forma que sobre ella pueda apoyarse una construcción de base circular, como, por ejemplo, una cúpula.

    tronera
    Pequeña abertura practicada en un muro para disparar por ella flechas (saetera) o piezas de artillería. También, ventanuco alto, para ventilación e iluminación (respiradero).

    tufo
    Roca volcánica muy porosa, usada por los romanos en algunas construcciones.

    tumba
    Sepulcro, lugar donde se deposita un cadáver.
    • de corredor. Se llaman así algunas tumbas megalíticas a cuya cámara, cubierta comúnmente por una falsa bóveda, se accede a través de un pasillo formado por yuxtaposición de dólmenes, que solía cubrirse luego de tierra.

    túmido
    Se dice del arco que tiene mayor luz en sus riñones que en sus arranques, como es el caso del arco de herradura (v.).

    túmulo
    Montículo artificial, formado frecuentemente por acumulación de tierra sobre una construcción funeraria

    umbral
    Superficie inferior del vano de una puerta. También, madero que se atraviesa por la parte superior de un vano para soportar la parte de muro o de tabique que haya encima.

    vano
    Todo hueco abierto en un muro, rompiendo su continuidad.
    • adintelado. El protegido por un dintel (v.) en su parte superior.

    venera
    Motivo ornamental consistente en la reproducción de una gran concha, muchas veces en alusión simbólica al apóstol Santiago.

    ventana
    Vano practicado en un muro a cierta distancia por encima del nivel del suelo. También la hoja u hojas que cierran dicho vano.
    • angular. La que, por abrirse en una esquina del edificio, puede abarcar parte de los dos muros en ángulo, abriéndose a dos frentes.
    • basculante. La de una hoja que se cierra y abre girando sobre un eje horizontal situado hacia la mitad de su altura.
    • corredera. Si su hoja u hojas se abren y cierran deslizándose lateralmente.
    • de fuelle. La de hoja giratoria sobre un eje vertical situado en la mitad de su anchura.
    • de guillotina. La de dos hojas que se abren y cierran deslizándose verticalmente.
    • veneciana. La que tiene su vano dividido en tres partes: una mayor central y dos menores laterales.

    ventanal
    Ventana de grandes dimensiones.

    veranda
    Galería o porche que rodea parcialmente un edificio, adosada a él.

    verdugada
    Hilada de ladrillos en una pared de otro material.

    verja
    Enrejado que hace el papel de puerta, ventana o cerca.

    vertiente
    En un tejado, parte de él entre el caballete y el alero.

    vestíbulo
    Estancia, portal o patio de entrada a un edificio. Se usa también como sinónimo de antesala.

    vidriera
    Bastidor con vidrios utilizado para cerrar puertas y ventanas.
    • emplomada. Aquella en que los vidrios se unen y fijan mediante tiras de plomo, procedimiento habitual en la realización de las grandes vidrieras decorativas.

    vierteaguas
    Elemento arquitectónico cuya función es desviar el agua de lluvia, impidiendo que se deslice sobre el paramento.

    viga
    Elemento constructivo más largo que ancho que se dispone horizontalmente -a veces inclinado- para salvar una luz y soportar cargas.
    • maestra. La que soporta el peso de una pared y/o de otras vigas.

    víhara
    En la arquitectura budista, construcción con carácter monástico.

    villa
    En la antigua Roma, propiedad de un terrateniente romano; mansión señorial. También, propiedad de recreo.

    visera
    Parte del tejado en voladizo sobre el hastial.

    vitral
    Galicismo por vidriera (v.).

    voladizo
    Lo que sobresale horizontal u oblicuamente del plano de una pared.

    voltear
    Construir arcos y bóvedas.

    voluta
    Motivo ornamental en forma de espiral. En particular, los adornos típicos del capitel jónico (v.).
    La voluta, como la elipse, es también una forma muy característica de la arquitectura barroca, que la prodiga en sus construcciones y, en particular, en las fachadas de las iglesias, como elemento de unión entre la nave central, más alta, y las laterales más bajas. Gracias a ella la fachada cobra una unidad arquitectónica singular que distingue al Barroco.

    vomitorio
    En los edificios para espectáculos públicos, acceso al graderío desde las galerías interiores.
    Mientras que los teatros griegos se construían habitualmente aprovechando para el graderío una pendiente natural, los romanos lo elevaron en ocasiones sobre estructuras abovedadas, de forma que el acceso se realizaba por las galerías que desembocaban al nivel de las gradas en los vomitorios.

    vuelo
    Parte saliente de un elemento en voladizo (v.), respecto del plano del paramento en que se halla.


    yesería
    Labor ornamental en yeso o sobre el yeso.

    zaguán
    Espacio cubierto inmediato a la entrada de una casa, con función de vestíbulo (v.).

    zan
    Patio porticado en la mezquita, en cuyo centro suele haber una fuente.

    zanca
    En una escalera, la viga inclinada que da al hueco, en la que se apoyan las huellas y contrahuellas de los peldaños.

    zapata
    Pieza horizontal que se intercala entre un pie derecho y la viga que éste soporta, a fin de aumentar la superficie de apoyo. A veces se da también este nombre al cimacio (v.) hipertrofiado de algunos capiteles.

    zaquizamí
    Desván.

    zigurat
    Construcción mesopotámica en forma de pirámide escalonada con escaleras o rampas de acceso a la parte superior, donde solía alzarse un templo.

    zócalo
    Rodapié (v.), faja decorada en la parte inferior de una pared. Asimismo, cuerpo inferior de una construcción destinado a igualar el nivel de sus basamentos.