Johann Heinrich Füssli: Pesadilla.
 Johann Heinrich Füssli: Pesadilla. Johann Heinrich Füssli: Pesadilla.
1782. 76 x 64 cm. Óleo sobre lienzo.
Goethes Elternhaus, Frankfurt.


La sensualidad de muy mala gana sometida a las reglas del decoro artístico vigente es nota constante de la visión reconfiguradora de Füssli. Así lo vemos en dos obras tan parejas entre sí como Titania y Bottom y El sueño de una noche de verano: la hembra tentadora y el asno-varón inatento a sus roces y acosos carnales; las otras hembras no menos encandilantes, junto a las mujeres-libélula alrededor de los dos; en un clímax henchido del cálido sopor de la sexualidad femenina; con cada carnal turgencia modelada -insistida, sobada... - más de lo pictóricamente propicio; inmersos todos los personajes en un denso hálito, como de alcoba cerrada, brotado de febril fantasía erótica.

Por entre una extraña atmósfera sensual cuya inquietante desazón constituye todo un hallazgo precoz -de 1782...- de lo onírico, la Pesadilla (Nightmare); obra donde acierta a señalar una nueva senda en la que, de haberse concentrado en ella Füssli, quizá hubiera logrado acercarse a la tan reveladora exploración del tenebroso mundo de los sueños llevada a mucho mayor y terrible término por Goya. En la Pesadilla, una joven entrega tendida con morbidez de su completa sexualidad corporal a la opresión de la oscura sima de su mente. Yace dormida y convulsa hasta rebosar su lecho. Orgiásticamente arrollada por la subconsciente irrupción de la masculinidad bestial del caballo de ojos desorbitados e ímpetu frenético. Intensa y lúbricamente conmocionada también por el demoníaco endriago de orejas puntiagudas que ríe contemplándola y excita con su pánica música el estado pasional en que, estremecida, se siente derribada y poseída bajo el irracional e inconsciente ardor nocturno. Y es harto significativo que, coincidiendo con Füssli en el descubrimiento del inconsciente erótico femenino, Goya dibujaría y grabaría asimismo sendas versiones de otro frenético caballo; uno que mata a un hombre y rapta a una mujer para -ha de suponerse- violarla.

Bibliografía

Praz, Mario (1982), Gusto neoclásico. Barcelona. Editorial Gustavo Gili. 516 p
Henares Cuéllar, Ignacio (1992), El neoclasicismo. Madrid. Grupo Anaya. 96 p.
Honour, Hugh (1982), Neoclasicismo. Madrid. Xarait Libros. 248 p.
Morales, José Luis; Arias, Enrique (1996), Tardo barroco, neoclasicismo y romanticismo. Madrid. Espasa-Calpe. 264 p.:
Morales Marín, José Luis; Belda, Cristóbal; Rincón, Wilfredo (1996), Rococó y neoclasicismo. Madrid. Espasa-Calpe. 460 p
Tintelnot, Hans ; Martín González, J. J. (1983), El Neoclásico. Madrid. Ediciones Universitarias Nájera251 p.
Rococó y neoclasicismo (1998). Barcelona. Océano Grupo Editorial. 208 p.:




Percepciones | Historia del arte | Estética