Compresión arterial

 

Si con la compresión directa sobre la herida ésta sigue sangrando, deberemos hacer una compresión arterial. Este método sólo puede aplicarse a las hemorragias de las extremidades.

Consiste en localizar la arteria principal del brazo (arteria humeral) o de la pierna (arteria femoral) y detener la circulación sanguínea en esta arteria, con lo que consigue una reducción (no eliminación) muy importante del aporte sanguíneo, pero manteniendo intacto el sistema de retorno venoso.

La compresión debe mantenerse hasta que llegue la asistencia sanitaria.

Esta maniobra de compresión es dolorosa dado que aplicamos fuerza con nuestra mano, y por ello debe explicársele a la víctima.

Cerrar